Emru puso en marcha el plan