Así se vivió el ID