Cómo gestionar los cuadrantes de turnos de trabajo rotativos

0
trabajo

Foto de Magnet.me en Unsplash

Existen muchas empresas que abren sus puertas 24/7 durante todo el año. Por lo que siempre requieren de personal para que puedan cubrir cada sector en todo momento.

Es por ello que, las compañías suelen optar por diseñar cuadrante de turnos de trabajo rotativos. En especial, cuando son grandes organizaciones con una gran cantidad de trabajadores.

Se trata de un sistema que sirve para planear e indicar horarios de trabajo por turnos para cada empleado. Ya sea una jornada en la mañana, tarde o noche que, además, tiende a variar con el tiempo.

Si bien es un método que les permite a toda empresa funcionar de forma eficiente, puede resultar algo complejo de gestionarlo.

Pero no hay de qué preocuparse.

En el presente post te damos los puntos claves para que puedas organizar turnos rotativos de manera efectiva.

Define las áreas y turnos disponibles

En primer lugar, es importante determinar cuáles son las diferentes plazas de trabajo que posee la empresa.

De esta manera, podrás saber cuántas personas necesitas en cada una de ellas. Pero si quieres ser más preciso, también debes fijar los turnos que tienen disponibles.

Así como sus horarios con los días libres, de trabajo, periodos de descanso, entre otros.

No obstante, ten en cuenta que, mientras más turnos, mayor dificultad de cuadrarlos.

Por lo general, se realizan de tres a cuatro turnos, pero esto depende de varios aspectos. Como, por ejemplo, la cantidad de empleados, las horas que debe cumplir de acuerdo con el contrato o el tamaño de la empresa.

Establece la demanda de personal

Ya tienes concretado las áreas y turnos, ¿qué falta?, el número de trabajadores que necesitas en cada departamento.

Estar al tanto de cuántos empleados requerirán, te permitirá hacer una distribución adecuada de horarios.

Esto lo puedes averiguar conociendo los puestos que se deben ocupar por turno. O quizás averiguando el nivel de producción en los diversos horarios disponibles.

Especifica un patrón adecuado

Esto es, precisar cómo se repartirán las diferentes jornadas.

Cuando hablamos de patrones, nos referimos al modo en que se hará la rotación de turnos. Mismos que están diseñados por medio de esquemas y que permiten una gestión efectiva.

Entre los tipos más comunes de patrones tenemos:

  • 5X2: faena de cinco días y dos de descanso. Los turnos pueden ser divididos o rotar entre mañana y tarde, por lo general, de lunes a viernes.
  • 6×2: labor de seis días en turnos de mañana, tarde y noche, librando dos días.
  • 4×3: jornadas extendidas de 10 horas diarias para descansar tres días.

Una vez concretes las áreas de trabajo, los turnos, trabajadores y patrones, tienes lo necesario para gestionar los cuadrantes.

Sin embargo, es vital cumplir con ciertos requisitos a la hora de crear un plan de horario rotativo. Tales como:

  • Entre jornadas, se ha de respetar un descanso de por lo menos 12 horas.
  • No asignar turnos nocturnos más de dos semanas consecutivas. A menos de que el empleado y superior lo hayan convenido en su contrato.
  • Si el periodo de trabajo supera las 6 horas, se ha de otorgar un descanso al empleado.
  • Los horarios correspondientes se tienen que hacer públicos con antelación suficiente para que el trabajador lo conozca.

Utiliza un software para tus cuadrantes de turnos

Automatizar el proceso es lo mejor que puedes hacer para ahorrar tiempo y obtener un resultado eficiente.

¿Por qué?

Porque es una estrategia flexible que te dejará añadir o quitar información, crear y modificar horarios rotativos.

Así podrás planificar todos los horarios de una forma más simple, rápida y efectiva. Lo único que deberás hacer es agregar datos específicos y tener presente los detalles legales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.