Los beneficios de las manualidades es algo que numerosos expertos en infancia han puesto de relieve. Médicos, psicólogos y educadores avalan este tipo de actividades para fomentar su desarrollo y para un proceso de maduración más efectivo. En este artículo lo vemos con más detalle.

Juguetes y manualidades

Los principales beneficios de las manualidades son similares a los que aportan algunos juguetes tradicionales, especialmente aquellos que requieren cierta destreza manual e imaginación. Los dispositivos electrónicos como los celulares o tabletas también son interesantes, aunque no en el mismo sentido. Así pues, durante las primeras etapas de desarrollo, los niños deben estimularse mediante juguetes y manualidades sencillas, dejando de lado los entretenimientos virtuales, que pueden entrar en juego en etapas posteriores.

Así pues, los beneficios que aportan son los siguientes:

  • Estimulan altamente la creatividad y la imaginación gracias a la interacción física y a la falta de historias predefinidas.
  • Permiten el desarrollo de valores muy intensos, ya que el niño termina creando un vínculo personal con algunos de ellos y se predispone a colaborar en equipo de forma más efectiva.
  • Permiten el desarrollo de la autonomía. Esto ocurre especialmente con manualidades adaptadas a la edad del niño, ya que el pequeño tendrá que ir tomando decisiones y enfrentándose a posibles problemas mientras desarrolla la actividad.
  • Mejoran la agilidad mental y física, ya que el pequeño tendrá que trabajar de forma coordinada.

Claves para elegir estos juegos

Lo cierto es que una de las cosas más complicadas a la hora de ofrecer a los niños manualidades y juguetes es encontrar justo aquellos que son idóneos para su edad.

En cuanto a los materiales, es importante usar aquellos que se adapten a las habilidades manuales de los niños. Es importante saber elegir un adhesivo de fácil aplicación y que no sea peligroso para él y unas tijeras adaptadas o unos patrones que el niño pueda seguir de forma adecuada sin que resulten ni muy complicados ni demasiado sencillos.

En cualquier caso, lo mejor es seguir siempre las indicaciones de los fabricantes de los juegos y las manualidades. Y también es clave, como no, fijarse en el propio ritmo que lleva el niño. Hay que recordar que no todos los pequeños tienen las mismas necesidades ni habilidades. Por eso puede haber juegos y manualidades que se queden cortos para algunos y que resulten demasiado complicados para otros, por lo que no podrán sacar aprovecho de todos sus beneficios.

Por último, hay que pensarse muy bien el acompañamiento que se le va a dar a los niños. Estar con ellos mientras juegan o hacen manualidades es importante, pero tampoco hay que lastrar su autonomía. Es esencial que ellos sientan que son los protagonistas del proceso de juego y que son los que toman las decisiones, ya que esto es fundamental para que no terminen aburriéndose y desentendiéndose de la tarea.

En definitiva, las manualidades y los juguetes tradicionales son clave para hacer que un niño crezca sano y feliz. Eso sí, siempre hay que elegirlos de forma adecuada y ajustados a su edad y dejando que ellos sean los auténticos protagonistas del proceso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.