Pana, un coatí juguetón y silvestre

0
Foto Alcaldía de Cali

Los I Juegos Panamericanos Junior que se realizan por estos días en Cali tienen como imagen oficial a Pana un coatí, conocido en nuestro país como Cusumbo Solo.  Se trata de un mamífero carnívoro de la familia de los mapaches y los olingos, del que existen varias especies y que en general habita en las selvas sudamericanas y la parte meridional de Centroamérica.

El biólogo Camilo Senior, del hogar de paso de fauna silvestre del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, DAGMA, confirma que “los coatíes machos adultos prefieren vivir en solitario y solo buscan al grupo para la reproducción, de allí su denominación Cusumbo Solo y que pueden llegar a comerse las crías de su propia especie. Son juguetones cuando están pequeños pero en la adultez pueden tornarse agresivos a causa del cautiverio o por causas hormonales y defenderse con sus filosos colmillos que usan para buscar insectos y comer pequeños animales como ratones y escarabajos, por esa razón no se recomienda alejarlos de su entorno ni convertirlos en mascotas”.

Los coatíes contribuyen con su dieta al equilibrio de los ecosistemas y pueden medir hasta más de 60 centímetros de largo de la cabeza a la base de la cola, tienen fuertes miembros para subir y cavar y pueden descender de árboles cabeza abajo gracias a sus flexibles articulaciones. Duermen en lugares elevados y en nichos.

Los coatíes llevan vidas tranquilas, y siempre dejan un vigilante como las suricatas. Cuando el vigilante emite un sonido como el ladrido de un perro, los coatíes huyen a los matorrales o a las copas de los árboles, aunque algunos se dan vuelta y enfrentan al agresor. Son animales curiosos, que a veces van a las zonas urbanas a robar cosas. En estado salvaje pueden vivir hasta 15 años.

“El coatí es una especie que pertenece a la fauna silvestre por esa razón su comercialización, transporte y tenencia es un delito castigado por las leyes colombianas”, confirma  el biólogo Camilo Senior, del DAGMA y recomienda que si se entra en contacto con uno de ellos se le deje en su hábitat o si se encuentra en peligro se informe al Hogar de Paso para que los expertos el den manejo profesional y lo puedan, si es viable, retornar a su espacio natural o entregar a lugares como bioparques o zoológicos donde se pueda garantizar su sobre vivencia.

El número de contacto del Hogar de Paso del DAGMA es el fijo 6530869 y la atención al público se presta de lunes a domingo entre las 7 a.m. y las 5:00 p.m. también está disponible el número de Avantel: 3505834545 y el correo electrónico: [email protected]

Fuente: Viviana Giraldo Ossa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.