El aguacate Hass de Colombia se vuelve internacional

El aguacate es reconocido por ser una fuente natural de energía gracias a su elevada cantidad de vitaminas y grasas saludables. Adicional a estos beneficios nutricionales, el aguacate es uno de los productos de la canasta agroexportadora no tradicional con mayor impacto en Colombia.

0
Foto cortesía

En el mundo existen más de 20 tipos de aguacate, siendo el Hass el más atractivo para el mercado internacional gracias a su textura, tamaño y calidad. En Colombia, de acuerdo con cifras del Ministerio de Agricultura, el aguacate Hass se consolidó en 2020 como el segundo producto de la canasta agroexportadora no tradicional llegando a sumar US$144 millones en ventas al exterior y participando con el 11% dentro del total de las exportaciones no tradicionales.

Por su parte, Procolombia encontró que entre enero y noviembre de 2020 las exportaciones de aguacate de Colombia crecieron un 50% vendiendo más de 120 millones de dólares. Los principales países importadores de este producto son Países Bajos, España, Reino Unido, Francia y Estados Unidos. Además, los principales departamentos exportadores son Antioquia, Risaralda y Caldas.

Eduardo Cerón, gerente de País para Soluciones de la Agricultura de BASF, afirmó que “Colombia logró consolidarse como el tercer país en el mundo en producción y área cosechada de Aguacate Hass y este logro es muy importante para el agro colombiano. Esto responde a un proceso de trabajo continuo, a partir de métodos innovadores y soluciones amigables con el medio ambiente, que han permitido expandir el interés del aguacate en los consumidores de todo el mundo”.

Soluciones sostenibles para mejor calidad de exportación

Una de las grandes problemáticas que el país enfrenta para el desarrollo y crecimiento efectivo de la producción de aguacate Hass son las enfermedades y las plagas que afectan el cultivo. Por esto, la industria ofrece soluciones innovadoras, sostenibles y de origen natural que no afectan la calidad de la cosecha y garantizan la seguridad de los productos que se exportan.

“En BASF hemos desarrollado un producto elaborado a partir del extracto de un árbol nativo en Chile. A través de un proceso industrial, se obtienen de este árbol sustancias llamadas acaricidas y nematicidas. Al ser orgánico puede aplicarse en el cultivo de aguacate en cualquier etapa, incluso durante la cosecha sin dejar residuos indeseados por los consumidores ni rechazo de  cosechas. El beneficio para el agricultor es cosechar frutas exportables de mayor valor”, dice Cerón.

Otro de los retos en los que el país se ha concentrado para impulsar esta variedad de aguacate es lograr una producción tecnificada e industrial que permita producir una fruta homogénea de alta calidad que perdure por más tiempo en perfecto estado, tal como lo exigen los mercados internacionales. Esto requiere de una alta inversión y un cuidado extremo de los detalles en todas las fases de su desarrollo. Si el aguacate que se exporta llega con un residuo de un producto no permitido por el mercado destino, entonces es rechazado. Sin embargo, no solo el producto afectado, también todo el contenedor que está en dicho lote.

Por estos motivos, “cuidar de la alta calidad del aguacate Hass es hoy uno de los objetivos más importantes que el país tiene para los próximos años. Esto significa vigilar de manera estricta todo el proceso de desarrollo de la planta y el control de plagas y enfermedades. Para esto, el agricultor debe contar con herramientas para un buen trabajo fitosanitario del cultivo y de esta manera garantizar los estándares internacionales de un producto que ha sido considerado durante los últimos años como una de las frutas más deseadas a nivel mundial”, concluye el experto.

Fuente: Laura Cepeda

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.