La huerta comunitaria que se convierte en un paraíso

0
Foto: Alcaldía de Cali

En la Unidad Residencial Santiago de Cali, ubicada en el barrio Tequendama al sur de la ciudad, se encuentra una huerta comunitaria que constituye un verdadero paraíso de lechugas, cilantro, perejil y cebolla, rodeada de uno de los bosques urbanos más bellos que posee Cali y que constituye uno de sus principales pulmones. Hasta  este lugar fue invitada la ingeniera Francy Restrepo, directora del Dagma, para conocer de primera mano de esta hermosa iniciativa.

Los participantes de esta huerta comunitaria consideran que tienen un gran compromiso ambiental  y que es importante replicar esta iniciativa en otros conjuntos residenciales de la ciudad para combatir los efectos del cambio climático, proveer alimentos sanos, fomentar la conciencia ambiental y construir tejido social.

Nelly Marín, coordinadora de la huerta ‘URESA’ considera respecto a esta iniciativa que “es un proyecto auto sostenible, con la cual se  brinda una enseñanza a la comunidad en el cultivo de plantas de consumo. Llevamos 2 años en el cuidado y preservación de la huerta con trabajo integral de la comunidad niños, niñas, adultos mayores y jóvenes. Actualmente contamos con una diversidad de plantas medicinales, las cuales aportan una ayuda a muchos de los habitantes de la unidad. En este momento tenemos unas plantas con madurez  como son la yuca, aguacate, jengibre, albaca y  zanahorias. Además, nuestro gran objetivo como comunidad es que las plantas crezcan y den una buena cosecha en mediano plazo de tres meses poder consumirlas y dentro la comunidad”, expresó.

Francy Restrepo Aparicio, Directora del Departamento Administrativo y de Gestión del Medio Ambiente (DAGMA), expresó que “es un honor conocer este tipo de iniciativas que nos invitan a volver a la tierra, hacer un alto en el camino y reflexionar sobre la importancia de conectar de nuevo con la naturaleza y como desde nuestros entornos podemos construir espacios más verdes, llenos de vida. A nivel de ciudad, las huertas enriquecen los paisajes urbanos, también se vuelve una evidencia de que este tipo de iniciativas si son posibles de realizar, que tener acceso a una alimentación limpia no es difícil. También se vuelve un acto pedagógico mantener un huerto porque permite transferir este tipo de prácticas a las vecindades, con un sentido comunitario desde sus acciones educativas con sus cercanos, con sus allegados y su comunidad inmediata”.

Esta iniciativa se inscribe en el propósito de la actual administración: convertir a Cali en una de las principales biodiverciudades de Colombia a través de estrategias que consideren aspectos ambientales, productivos, sociales y económicos. Esto para promover el acceso a zonas verdes y espacios públicos seguros, inclusivos y accesibles, de modo que se le apueste a la reducción del impacto ambiental negativo y al fortalecimiento los vínculos sociales y ambientales positivos entre las zonas urbanas y periurbanas.

Fuente: Edith Perdomo Estrada / Alcaldía de Cali

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.