El mejor puntaje de las instituciones rurales del Valle del Cauca en las Pruebas Saber 11 lo logró La Leonera

0
Foto Alcaldía de Cali

Por César Leandro Zamora Pérez
Secretaría de Educación de Cali

Todos los días se despertaba a las 5:30 de la mañana. Tomaba una ducha con agua fría y un vaso de chocolate con pan o arepa que le preparaba su mamá. Luego de desayunar, Brian Andrés salía de la casa a las 6:10 a. m. uniformado y con el morral en la espalda.

Una caminata de 15 minutos por la vereda El Pajui, ubicada en el corregimiento de La Leonera, lo llevaba hasta el lugar donde los estudiantes tomaban el transporte. Cuando llovía, el camino se ponía agreste y el acceso difícil para el bus escolar. Entonces, tenía que caminar 30 o 40 minutos más para salir hasta la vía principal. Allí lo recogía la ruta en tiempo de invierno. Unos minutos más tarde estaba en el salón de clases del colegio que lleva el mismo nombre de aquel corregimiento ubicado en el occidente de la Cali rural.

En la Institución Educativa Oficial La Leonera cursó todo su proceso formativo: preescolar, primaria, básica secundaria y media técnica. Luego de varios años de esfuerzo, en diciembre de 2020, Brian Andrés Matasca Dagua recibió su título de bachiller técnico con énfasis agroambiental. Y en enero pasado recibió los resultados de las pruebas Saber 11 que presentó en noviembre.

Unos días más tarde se enteró que los 437 puntos que obtuvo en el examen, de 500 posibles, eran el resultado más alto entre los estudiantes de grado undécimo de las 92 instituciones educativas oficiales de Cali. Brian, un joven de 17 años de edad y proceder sereno, había obtenido un importante triunfo académico que va a cambiarle su futuro. “Me siento muy orgulloso de haber alcanzado este logro. La verdad fue un reto difícil, pero sin duda esto representa que todo el esfuerzo que hice valió la pena”, señaló emocionado.

Una historia de disciplina y perseverancia

La rutina de varios años cambió radicalmente para Brian Andrés y para millones de estudiantes de todo el país en marzo de 2020, cuando Colombia se declaró en cuarentena debido a la emergencia sanitaria ocasionada por la covid-19. La educación presencial fue interrumpida y en su lugar aparecieron las guías impresas, la radio, la televisión y las TIC para convertirse en herramientas mediadoras durante el proceso de aprendizaje en casa de niños, niñas, adolescentes y jóvenes.

Muy pronto la pandemia hizo evidente una de las mayores dificultades que enfrenta el sistema educativo oficial en todo el país: la brecha digital. Sin duda, la falta de conectividad, especialmente en las zonas rurales, ha limitado el proceso de aprendizaje de miles de estudiantes. Pese a ello, Brian nunca se dio por vencido. “No me podía frenar, tenía una meta clara y la quería lograr. Hoy puedo decir que la disciplina y la perseverancia fueron la clave para llegar donde estoy ahora. Con estas dos cosas puedes lograr lo que te propongas y llegar muy lejos”, afirmó el joven. ¡Y sí que tiene razón!

Pues, precisamente, su proceso de preparación para las pruebas Saber 11 duró dos años. Cada sábado, Brian llegaba hasta el casco urbano de Cali, tomaba transporte y viajaba hasta el municipio de Santander de Quilichao, en el Norte del Cauca. Allí se reunía con Éibar Guzmán, un docente y amigo de su familia, quien se encargó de explicarle la metodología del Examen de Estado. Después de un año y con la llegada de la covid-19, estos encuentros de fin de semana se volvieron virtuales.

El anhelo de Brian de obtener un buen puntaje en las pruebas Saber 11 era tan grande que recurrió a otras herramientas para continuar su preparación. “Empecé a buscar por mi cuenta y encontré el canal de YouTube Clases con Juan, el cual se dedica a apoyar a los estudiantes del país para estas pruebas. Algo me llamó la atención cuando estaba observando un video porque Juan mencionó unos grupos de estudio. Y yo dije: ‘vamos a ver qué es eso’. Y fue así como ingresé a un grupo de WhatsApp”, mencionó.

Allí conoció a jóvenes de todo el país que se preparaban juntos para presentar con éxito el examen del Icfes. Las jornadas de estudio se desarrollaban en la mañana, la tarde y la noche, de tal manera que cada estudiante pudiera elegir el horario de su preferencia. Dayana Caropresse, una de las integrantes del grupo de WhatsApp, se encargaba de preparar clases sobre diferentes temas para socializarlas a través de la aplicación.

“Me gustó bastante su forma de enseñar. Hice un horario para organizar mi tiempo y comencé a tomar todas sus clases. Entre todos los que estábamos en el grupo nos ayudábamos para alcanzar esa meta que teníamos en común. Yo estaba reforzando bastante mis conocimientos. Después de todo esto me sentía más seguro para afrontar esta prueba y solo me faltaba esperar que llegara el día final.”

El momento llegó. Y, como es natural, Brian sentía un poco de nervios. Pero iba con la tranquilidad de haberse preparado durante los últimos 24 meses para ese día. En noviembre pasado presentó las pruebas Saber 11°, que evalúan cinco áreas del conocimiento en una escala de 0 a 100 puntos. Cuando el Icfes publicó los resultados y el joven vio los suyos, lo embargó la emoción: logró un puntaje perfecto en Matemáticas y en Ciencias Sociales y Ciudadanas; 80 puntos en Ciencias Naturales; 74 en lectura crítica y 73 en Inglés.

Brian, un joven que toca guitarra en sus ratos libres, y a quien lo apasiona la tecnología, obtuvo el resultado más alto de la Institución Educativa La Leonera; pero también logró el mejor puntaje entre todos los estudiantes de grado 11° de las 92 instituciones educativas oficiales de Cali, así como el mejor puntaje entre las instituciones educativas oficiales del sector rural en el Valle del Cauca.

“Independientemente del resultado, esto me deja una gran enseñanza para mi vida ya que todo lo que hice para obtener este puntaje lo puedo aplicar para mis diferentes sueños y aspiraciones. Por eso considero que lo más importante de este logro es lo que aprendí en el camino”, afirmó con la madurez propia de las personas que tienen claros sus propósitos de vida.

La ingeniería, un sueño que está en camino

A Brian le gusta la programación, por eso su deseo es convertirse en ingeniero de sistemas. Gracias a su buen resultado en las pruebas Saber 11°, la ingeniería es un sueño que está en camino porque recibirá una de las becas Mario Galán Gómez que entrega Ecopetrol a los mejores bachilleres del país.

“La beca cubre el 100 % del valor de la matrícula en universidades o programas acreditados por el Ministerio de Educación Nacional; un auxilio semestral con el fin de sufragar costos de transporte, textos, útiles y demás gastos educativos en los que deba incurrir el estudiante; y un auxilio para aquellos beneficiarios que adelanten estudios fuera del municipio de residencia de sus padres”, explicó Juliana de Castro Patiño, profesional de la Gerencia de Prosperidad Social de Ecopetrol.

Sin duda, haber ocupado el primer lugar en el rango de mejor bachiller rural en el Valle del Cauca impactará positivamente el futuro de este joven disciplinado y perseverante. Henry Almendra, docente de Ciencias Sociales, manifestó que “Brian es un estudiante que desde la primaria se destacó por su excelente rendimiento académico; pero más allá de eso, por el gran sentido de respeto hacia sus compañeros y demás miembros de la comunidad educativa”.

Hoy, en la Institución Educativa La Leonera están orgullosos de Brian y de todos los jóvenes que han pasado por sus aulas. Sin duda, en las zonas rurales los maestros están ayudando a transformar la vida de cientos de estudiantes que buscan un porvenir de progreso.

“Las instituciones rurales ofrecemos resultados, hay que mirar con otros ojos a este sector, estamos comprometidos con nuestras comunidades en ofrecer una educación de calidad y proyectar a esta juventud para que tenga un futuro promisorio”, expresó el rector del plantel, Antonio Valencia.

Amor por el campo

Cuando sea profesional Brian quiere retribuirle al campo todo lo que les ha dado, pues allí sus padres han encontrado el sustento para toda la familia. El arraigo de este joven por el entorno rural es auténtico.

“Yo siempre he vivido en el campo y me gusta mucho la agricultura. No es un mito que el campo está un poco abandonado y en realidad no debería estarlo considerando la importancia que tiene para toda la humanidad. Siendo así buscaré reducir estas brechas implementando la tecnología. Pienso que hay que encontrar un mecanismo que llegue a todos los agricultores del país, que sea accesible a todos para alcanzar una mayor productividad agrícola”, señaló.

Además, agregó con voz firme que “estamos enfrentando un gran cambio tecnológico y el campo no se puede quedar atrás, siento que esa es mi vocación: ayudar a miles de personas como yo, que viven del campo, a mejorar su calidad a través de la tecnología y satisfacer la gran demanda de alimentos que hay hoy en día.”

Con la seguridad que lo caracteriza, Brian ya eligió la institución donde quiere cursar su carrera. “La Universidad ICESI es la que más se acopla a lo que yo busco, ya que su enfoque es el desarrollo de software a gran escala, la inteligencia artificial y la analítica de datos. Es así como me puede ayudar a desarrollar diferentes habilidades personales para construir, por medio del software y tecnologías avanzadas, soluciones para diferentes problemas a los que se enfrenta la sociedad”, manifestó.

La convicción con la que Brian pronuncia cada palabra es admirable. Sin duda, la disciplina y la perseverancia que les imprime a sus objetivos lo llevarán muy lejos. El deseo profundo de mejorar su calidad de vida y la de su familia y el propósito de llevar la tecnología al campo son el combustible que alimenta el motor de sus sueños.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.