Cali recuerda el fusilamiento de Joaquín de Cayzedo y Cuero  

0
101
Foto Alcaldía de Cali

Por haber guiado el proceso separatista de Cali, cuando en noviembre de 1810 se reunió la población y se firmó un acta el 3 de julio en la Hacienda Cañasgordas, que reconocía la formación de una Junta de Gobierno igual a las erigidas en España, fue fusilado un 26 de enero de 1813 el antepenúltimo alférez real que tuvo Cali: Joaquín de Cayzedo y Cuero.

Hoy, 208 años después, se recuerda al dirigente caleño que fuera emboscado en Pasto por las guerrillas Patianas en 1812 junto con su ejército, los cuales fueron reducidos a prisión. Al saberlo Toribio Montes, presidente de la Audiencia de Quito, escribe al Teniente de Gobernador de Pasto, Tomás Santacruz, la orden de que se fusile a los jefes presos, la cual se cumple al siguiente año.

La ejecución se llevó a cabo en la plaza principal de Pasto, no obstante la negativa del Fraile Dominicano Vicente Rivera, quién insistía en que por la enfermedad que tenía, Caicedo estaba ya a las puertas de la muerte. En ese día se fusilaron a siete soldados de la tropa juntista en la plazuela de la Iglesia de San Sebastián.

Para conmemorar su centenario, el 26 de enero de 1913 se erigió un monumento de 2.50 metros de altura en su honor en la Plaza Mayor, consistente en la imagen del prócer, de pie, abrazando la bandera patria.

La escultura fue realizada en bronce fundido por el escultor francés Charles Raoul Verlety, la cual descansa sobre un pedestal de cemento y mármol. Sobre el pedestal, elaborado por el italiano Pascual Bergaglio, se encuentra una placa en mármol con la leyenda del monumento. En la parte trasera del pedestal se encuentra el Escudo del Valle del Cauca. Y desde aquel entonces se conoce como la Plaza de Cayzedo. Han sido 108 años de historia.

Para el historiador Carlos Mario Recio, el prócer Joaquín de Cayzedo y Cuero se convierte en un referente de la independencia temprana de Santiago de Cali, por lo que la Plaza que lleva su nombre evoca la relación del espacio y su entorno con lo que él significó para la ciudad.

“Su monumento es un ícono que transformó la Cali del siglo XX creando imaginarios colectivos que no son solo referentes históricos sino también centros de discusión por lo que significó Cayzedo y Cuero con el alférez real y la independencia, su fusilamiento como criollo, pensando la relación del espacio público con el prócer, dentro de la historia de la ciudad” dice Recio.

El gerente de la Plaza de Cayzedo, Bryan Hurtado, se refirió a este espacio como el kilómetro cero de la ciudad, donde se funda Cali en el año 1536, por lo que se viene trabajando en un proyecto para reivindicar su historia y dignifique el lugar, por lo que 11 organismos de la administración del alcalde Jorge Iván Ospina están articulando acciones para hacerlo posible.

Se trabajarán ejes como el social, de infraestructura, ambiental, cultural, turístico y educativo. El eje prioritario será social debido a que en este sector deambulan entre 150 y 170 mujeres trabajadoras sexuales, entre 100 y 110 vendedores ambulantes y un sinnúmero de habitantes de calle; mientras que para la recuperación ambiental es necesario empradizar los islotes, recuperar los jardines y hacer un trabajo fitosanitario con las palmas; sin dejar de lado la iluminación, el adoquinamiento del entorno, la intervención de la calle real y la semi peatonalización de la 4ª y la 5ª.

El subsecretario de Patrimonio de la Secretaría de Cultura, Leonardo Medina, manifestó que sobre la Plaza de Cayzedo se está trabajando con comerciantes del sector, miembros de la academia de historia, la Sociedad de Mejoras Públicas y fuerzas vivas de la ciudad para convertir este ícono en el centro histórico que representa, con un plan de manejo y protección recuperando zonas públicas, vías y fachadas aledañas.

Fuente: Alcaldía de Cali

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.