El slackline está autorizado para volver a entrenamientos al aire libre en Bogotá, según IDRD

El slackline es un deporte urbano que gana adeptos porque implica el fortalecimiento del cuerpo, la mente y el espíritu, mientras penden de una cuerda.

https://unsplash.com/photos/rWHp452M4yU
https://unsplash.com/photos/rWHp452M4yU

El slackline ya se puede volver a practicar en los espacios públicos, de acuerdo con el cronograma del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD). En esta disciplina se trabaja prácticamente todo el cuerpo como: piernas, espalda, abdominales, brazos, pero sobre todo la concentración en la mente.

Sin embargo, en Colombia se había detenido su práctica a causa de la pandemia. El slackline es una disciplina emergente que es practicada en muchas partes del mundo y no cuenta con federaciones ni reglas. Actualmente hay países que trabajan en el establecimiento de regulaciones, incluidas las medidas de seguridad y la señalización.

A pesar de todo el esfuerzo físico que implica no califica como deporte, por lo tanto, solo se le denomina deporte urbano o tendencia urbana. Sin embargo, se logró una clasificación de las distintas posiciones, como: classic line, donde el practicante se mantiene sobre la línea (caminando hacia adelante y hacia atrás), yoga slackline se trata de realizar posturas y acrobacias. También destaca el trickline que consiste en una modalidad de trucos en donde se salta y se hace una mezcla de acrobacias.

Los practicantes de esta actividad continúan en el desenvolvimiento de sus hazañas, a pesar de no contar con reglamentaciones. Incluso han logrado metas grandes como el grancanario Kevin Vega, quien rompió récord en España al cruzar con una cuerda el barranco de Moya a 200 metros de altura y  300 metros de longitud.

Estas hazañas son posibles mediante el uso de una cuerda floja que también recibe el nombre de slackline que permite hacer acrobacias en una longitud de hasta 25 metros (22,5 de cuerda y 2,5 de cinta de carraca). Ellas son adaptables al nivel del usuario porque su longitud es variable, pero se deben sostener desde dos árboles o puntos de anclaje fijos.

Formalidad deportiva

En Colombia se establecieron escuelas de entrenamiento para enseñar a todos los interesados, como el caso de la Escuela de Slackline Bogotá que tiene el concepto de que todos los miembros son una tribu. Bajo el slogan “Vive el equilibrio”, guían a los participantes mediante una metodología sencilla y concreta.

“Tenemos un propósito, contribuir al mejoramiento de los procesos de interacción y comunicación en la sociedad con una herramienta única y poderosa. El slackline y el equilibrio del ser, que es aplicable a la vida y a la práctica de esta actividad”, señalan en su página web.

Esta es considerada como una nueva visión que se ha introducido a la disciplina, donde se involucran “cuerpo, mente, espíritu y lenguaje”. Pero desde su origen en Estados Unidos en los años 80 comenzó con ese sentido, ya que un grupo de escaladores del Valle de Yosemite pretendían tener la conciencia de su cuerpo.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.