Maury Possú, el futbolista que volvió a vivir

Milagrosamente, Maury Fabián Possú Díaz, sobrevivió a un fatídico accidente de tránsito ocurrido en enero pasado, cerca a Candelaria, Valle del Cauca. Habla de su recuperación y del vuelco que tomó su vida.

Foto cortesía ACCFA

Por Silvio Zamora Ramírez
Periodista Acord
Comunicaciones ACCFA

Maury Fabián Possú Díaz,  19 años, quien se forma en el club de fútbol aficionado Aston Villa, asociado en Accfa, la vida le dio otra oportunidad de continuar activo en este mundo,  con la  ilusión de jugar balompié  profesional. Tuvo la gracia divina de ser el único  que sobrevivió  entre  los cinco jóvenes que se accidentaron  en un vehículo el 21 de enero de este año  en inmediaciones de Candelaria, Valle del Cauca, cuando se dirigían a entrenar.  

Es un episodio  que  al recordarlo  sacude el alma y  comprime el corazón  de quienes en acción reflexiva evocamos  con aflicción a  cuatro jóvenes quienes  llenos de ilusión la fatalidad los apartó  del camino  hacia su gran sueño, aunque los condujo a la patria celestial donde seguro disfrutan a la diestra del más grande.

Seguramente Juan José Hurtado, Carlos Román, Felipe Usuriaga y Kevin Escobar, quienes tuvieron el inesperado stop en la vida  terrenal, ayudarán  desde el cielo  para que Maury quien no les acompañó en el viaje eterno se convierta en su  embajador  en el mundo del fútbol   y sea quien los representante  en el  sueño proyectado y no alcanzado.

Aquel  21 de enero, día cuando  los jóvenes futbolistas emprendieron  el viaje final desde  Villa Rica y Puerto Tejada Cauca  a su inalcanzable entreno en Aston Villa donde buscaban quedar registrados, debe convertirse para  Maury en una fecha de inspiración y motivo de buenos recuerdos de sus amigos para que esto le  impulse a lograr sus objetivos en homenaje a ellos.

El hecho que causó gran  dolor en su momento,  siete meses después se tradujo en alegría  para  la familia genealógica y  deportiva en Aston Villa, al observar cómo Maury Fabián llegaba a la cancha a retomar sus entrenamientos, como  una acción  Divina que movió  las fibras en lo más recóndito del alma, mientras se recordaba el espeluznante episodio donde pudo acabar  todo,  igual que sus cuatro compañeros en el  fatal viaje sin regreso. 

Fueron siete interminables meses de incertidumbre en su  proceso de recuperación,  intentando por recuperar su memoria y la motricidad  corporal. Fue a comienzos de  septiembre cuando el ambidiestro y  veloz delantero,  en su renacer para el fútbol y la vida, se reintegró con sus compañeros y profesores de Aston Villa,  quienes lo recibieron con sonoros aplausos, gran alegría y  disposición de ayudarlo para que haga realidad su sueño de jugar balompié profesional y aproveche su nueva oportunidad divina.

Maury Fabián Possu Díaz, el  joven futbolista de Villa Rica Cauca, no cesa de mencionar la frase: “Gracias a Dios estoy en pie”. Así lo hizo al  iniciar un pequeño relato sobre  lo sucedido.

¿ Qué piensa al volver a entrenarse?

“Pienso que gracias a Dios estoy de pie, pero muy triste por mis amigos, que el Señor los tenga en su Santa Gloria. Agradezco mucho a mi familia por todo lo que han hecho por mí, mis padres Héctor Fabio Possú y Janeth Díaz, mis hermanas María Janelly y María Belén, también a mi abuelo con quien vivo. Igualmente  a mi entrenador Cristian González de Aston Villa. Todos me han ayudado a mejorar, madurar, cambiar mis pensamientos y  tener mucha fuerza mental  para lograr mis metas.  

¿Qué nos puede contar sobre el accidente?

 No recuerdo nada sobre el accidente y le pido a Dios que me ayude a no recordar  eso porque de verdad es muy duro. Solo  tengo en mi memoria que llegamos a Puerto Tejada y con mis amigos fuimos a desayunar, después en la estación de gasolina paramos, hablamos un poco y hasta ahí me acuerdo. Yo iba en el puesto de atrás sobre la puerta derecha y no se más. Después supe que sufrí un fuerte impacto en la cabeza tal vez con la parte que separa  la puerta delantera y trasera.

¿Dónde estaba cuando retomó el conocimiento?

Mi reconocimiento lo tomé como en marzo después de varios días ya en la casa. Antes yo no reconocía a nadie, ni podía caminar. Cuando comencé a reconocer pensaba que me había pasado algo jugando fútbol, tal vez un golpe en la cabeza y me habían llevado al hospital, mi familia no me decía nada porque aún no estaba bien y sabían que era una noticia que me iba a poner muy mal.

¿Cómo y quién le contó la realidad de lo que sucedió?     

Cuando ya comencé a recordar algunas cosas y pude caminar,  un día mi padre me llevó a la Iglesia y en el camino pasamos por la casa de mi amigo Kevin Escobar; entonces yo le dije… “Pa” aquí vive mi amigo Escobar,  él me dijo, sí mijo y seguimos, yo no sabía nada, nadie me quería contar. Después ya en la casa mi mamá fue quien tuvo el valor de contarme que habíamos tenido un accidente y mis amigos habían fallecido. Fue algo muy duro, nadie  entendía lo que yo sentía en ese momento, pero bueno, gracias a Dios lo he ido superando.

¿Llegó a pensar que no podía jugar más al fútbol?

Afortunadamente Dios me dio una nueva oportunidad de vivir y seguir afrontando mi carrera como  siempre lo he hecho y con mi anhelo de ser futbolista  profesional. Nunca pensé en  dejar el fútbol, al contrario tengo muchos deseos de seguir creciendo y por eso inicié mis entrenamientos con muchas ganas, unas veces con Aston Villa y otras en mi pueblo Villa Rica, con un equipo que se llama Boca Villa donde me dejan entrenar cuando no puedo viajar por el tema del virus.

Maury Fabián Possú Díaz, es un delantero extremo muy completo, de 1.80 mts de estatura; rápido,  habilidoso, con  destreza en las dos piernas, pero  además  buen pasador y tiene gol. Con  familia en el fútbol profesional; su primo Cristian Lasso, milita en el equipo Cortuluá. 

Maury, es consciente que la vida le dio otra oportunidad y la quiere aprovechar.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.