Delirio estrena Aurora

El 27 de marzo la Carpa Delirio recibirá al público con una explosión salsera que inundará nuestras mentes con mensajes alusivos a la reivindicación de la diferencia como característica que nos hace únicos, el amor en la pluralidad, el orgullo de ser distintos.

Foto por: Delirio

El viernes 27 de marzo Delirio abre su Carpa a una nueva temporada que se extenderá hasta 2021 con el estreno de la obra Aurora, inspirada en la imperiosa necesidad que tiene el mundo de construir nuevas identidades incluyentes en un siglo fuertemente marcado por la diferencia y la pluralidad.

Esta nueva apuesta de Delirio busca reivindicar la diferencia como característica que nos hace únicos, enaltecer el respeto y el entendimiento de lo diferente, el orgullo de ser distintos, la grandeza de ser muchos para ser todos.

La obra ‘Aurora’:

Para Andrea Buenaventura, Directora de la Fundación Delirio, esta nueva puesta en escena “es un relato de reconciliación con la diferencia. De retomar los pasos para honrar la Historia. Aurora es un homenaje a lo inusual, a los únicos, al poder de la diferencia para hacernos mágicos”.

Aurora es un homenaje a lo excepcional, al camino recorrido por los pies que han escrito nuestra historia y que nos la entregan cargada de orgullo. Un relato imaginario que empezó hace 9.000 años con un cacique que se sacrifica para salvar la tierra, los animales y las semillas; su esposa principal, la reina sagrada de la cosecha, que le entrega a los campesinos esa herencia que es transportada y pasa por el litoral Pacífico recogiendo los frutos de la pesca, para llegar finalmente a la plaza de la capital donde se desarrolla el final de Aurora, el de un amor conjurado entre un negro pescador y una vendedora citadina. Es esta la travesía de un relato de pluralidad que nos hace únicos, porque todos vivimos a la Aurora de un despertar, el de los diferentes, los excepcionales, los que cargamos la historia en los hombros para que nuestros pasos sean firmes.

La aurora es aquella luz sonrosada que precede al amanecer, el momento donde la noche se rinde al día en un ciclo sin fin en el cual tenemos tanta luz que nos devela, tanta oscuridad que nos libera.

Los personajes que transitan por Aurora son como ella misma, llenos de luz y eternos: el Cacique líder de la tribu, la Reina Sagrada de la Cosecha (esposa principal del cacique), las 3 esposas secundarias del cacique, el Licántropo (hombre/murciélago/jaguar), los indígenas (culturas Llama, Yotoco y Sonso), los campesinos cargados con sus frutos, los pescadores y las tejedoras del Pacífico, los vendedores de la plaza y la vendedora blanca citadina. Ellos son los encargados de narrar a través de la danza este homenaje a lo excepcional. Una historia de muchos que contiene una pluralidad que nos hace únicos. Porque como lo afirma Andrea Buenaventura, “el Valle del Cauca es un prisma de esencias, de memorias, de historias de viajes, migraciones y reivindicaciones. Nuestro pueblo son más de 4 millones de corazones que destellan, que aprendieron a convivir, que entendieron que nuestra magia está en que llevamos dentro la paz de las llanuras, la serenidad de la sierra, el bravío de los ríos y mares, la cadencia de la ciudad. Y que demuestran en 22.145 kilómetros cuadrados cabe todo el universo”.

Para este nuevo montaje, el número 16 de Delirio, se contará con una colaboración invaluable, la del puertorriqueño Israel ‘Izzy’ Sanabria, más conocido en el mundo salsero como el Dalí de la Salsa, pionero del diseño gráfico en la música latina. Izzy fue maestro de ceremonias y diseñador de las carátulas más memorables de la Fania All Stars en su época de mayor apogeo. Él fue el encargado, en colaboración con el equipo de Cactus Taller Gráfico, de diseñar el sistema gráfico para la promoción de Aurora.

En el desarrollo de esta creación colectiva que tomó 1 año de investigación, conceptualización, producción y montaje, participó un equipo conformado por 12 personas a cargo de la escenografía, 14 coreógrafos de 4 escuelas de salsa y 1 escuela de circo, 25 personas del colectivo de vestuario que han creado y producido 300 prendas de vestuario de fantasía, diseñadas por Camilo Zamora y Wendy Elizabeth Perea.

La orquesta y el grupo de asesores musicales se han encargado de adaptar 25 composiciones para el cancionero musical que conforma Aurora’. La puesta en escena incluye a 200 artistas  y un total de 690 personas que conforman el Colectivo Delirio, entre personal logístico y de producción para las funciones que están agendadas durante el 2020.

Otra innovación y sorpresa para el público que visitará el complejo cultural de 23 mil metros cuadrados. Se trata del Lobby de bienvenida, concebido como un mercado mágico vallecaucano. Un encuentro con lo indígena inspirado en el oro Calima, lo mestizo con el laboreo del campesino, lo negro con la fuerza de los pescadores, lo vernáculo en los productos autóctonos, lo imaginable en lo que se ha construido y lo inimaginable en la riqueza mítica de las raíces vallecaucanas. Un Valle del Cauca plural que refleja el orgullo de ser distintos.

El próximo 27 de marzo, quienes asistan al estreno de ‘Aurora’ “van a descubrir que la historia solo la cambian quienes la conocen, y que la nuestra, la vallecaucana, ha sido una travesía de resiliencia, de los diferentes caminando a un mismo son bailado, guiados por la Aurora del honor campesino, de la fuerza del pescador, de la sabiduría Calima, del ritmo de Cali, nuestra capital”, dice Andrea Buenaventura, quien añade que Delirio como producto turístico patrimonial, continuará por la senda que se ha trazado, la de construir historias bailadas, producto de la observación e investigación de los saberes y tradiciones que forman la vallecaucanidad, de fortalecer el talento humano y de contribuir desde este universo a posicionar la región como destino cultural y creativo del turismo nacional e internacional con estándares de calidad.

Fuente: Delirio

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.