Molano aumentó en casa la fiebre del Tour Colombia 2.1

Los aplausos, el batir de banderas, la avalancha popular recibiendo el primer triunfo en línea del Tour Colombia protagonizado por  el paipano Sebastián Molano en la llegada masiva que mantiene al ecuatoriano Johnatan Caicedo al frente de la lista con la camiseta naranja, es el reflejo de la pasión  que raya en locura colectiva haciendo visible la fiebre de ciclismo que vive Boyacá por estos días.

Foto cortesía Acord

Por Jairo Giraldo Jiménez
Cortesía Acord Colombia

Molano arrancó gritos de cientos de aficionados apostados detrás de las vallas al filo de la 1.30 de la tarde y provocó la euforia colectiva de una multitud que  aguantó la fuerte canícula del medio día. Es que esa pasión estaba viva desde primeras horas de la mañana, cuando muchas caravanas de ciclistas recreativos desde Tunja, Sogamoso, Dutiama, Nobsa, Aquitania y media Boyacá se volcaron a Dutiama para tener la oportunidad de tener cerca a Bernal, a Carapaz, Aru, Martínez, Higuita…y a quienes abren temporada ciclistica en Colombia.

“Soñaba con este triunfo de etapa aquí en la puerta de mi casa. Muy feliz por poder ofrecer la victoria a esta bella afición”. Fueron las primeras palabras de Molano luego de su contundente victoria.

En tanto Caicedo vestía su segundo suéter naranja en el podio, una avalancha rodeó a Rigo y Egan, que se abrían paso entre nubes de fotógrafos, camarógrafos, celulares y público, tratando de llegar a sus vehículos acompañantes.

Coinciden los visitantes en que aquí aman el ciclismo, tienen mucha pasión y eso lo aprecian. “Es increíble ver cómo se vive cada etapa, para nosotros en condiciones muy diferentes a las de Europa, donde se tiene gran respeto y admiración por el ciclismo colombiano”. No sólo lo dicen sino que lo demuestran entregando todo su potencial y espectáculo como este medio día en la raya de Duitama donde se sumergió el grupo de los 161 en competencia, detrás del embalaje dominado por Molano.

No hubo bajas ni diferencias en la llegada, pero si salieron con raspaduras las víctimas de caídas como el campeón del giro Sub 23, Camilo Ardila.

Las figuras pasaron la prueba llana…”Superamos este primer escollo y no podíamos ir como locos en el llano quemando energía pues hay que tener paciencia y aprovechar el momento oportuno.. si bien es cierto que este no es el objetivo comenzando año, en todas las competencias vamos al 110 por ciento, pero somos ciclistas, estamos en la tierra y vamos a darlo todo, incluso en la última etapa donde se va a esclarecer todo”, dijo Bernal

Nadie tocó al líder y el EF pudo controlar la carrera en la que Caicedo es hoy el orgullo de los ecuatorianos, dijo Carapaz. “Estamos contentos con lo de Johnatan porque es muy valioso llevar esta camiseta aquí en Colombia”.

El ganador de la Vuelta a Colombia 2018 y hoy líder del Tour Colombia está cómodo con su vestimenta naranja. “Voy a disfrutarla hasta cuando se pueda y vamos a seguir atentos en estas etapas llanas, pendientes de fugas y atentos a los percances o caídas para lograr el objetivo de ganar la carrera bien sea conmigo, Higuita o Martínez”.

Al final todos quieren estar en el podio pero esto apenas comienza, aseguró el campeón del Giro de Italia, recordando que “Es una carrera que puede pasar de todo”.

La gente joven de la carrera se lanzó a conseguir puntos y vitrina. Una oportunidad que no se puede desaprovechar como lo hicieron Brayan Sánchez del Team Medellín, líder de los sprints intermedios y dos nombres que no son familiares en Colombia, el del ecuatoriano Bayron Guamá y el del noruego Lars Urianstand, protagonistas del espectáculo intermedio en las carreteras boyacenses.

Un hombre entrado en años, de pelo cano y mirada profunda, pero sin ocultar una sonrisa de satisfacción por lo que está viviendo el ciclismo dijo de manera contundente: “Lo veíamos venir desde hace muchos años y que bueno que puedo disfrutarlo”. Es Migue Angel Bermúez, el polémico presidente de la Federación de Ciclismo de los años 80, que tuvo la osadía de pedir a los jeques del Tour de Francia, un cupo para los “escarabajos” de la época. Pasó entre la afición y los ciclistas, repartiendo abrazos y saludos en el cierre de la segunda etapa del Tour Colombia, mientras a lo largo de la vía, un grupo de chiquillos batía pañuelos saludando la caravana.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.