Cali aprovechó dos expulsiones del América y ganó el clásico

En el clásico vallecaucano 290, Deportivo Cali derrotó al América y mantiene el invicto en la Liga. Fue un clásico intenso con tres goles y una serie de expulsiones que desacomodaron la pizarra del conjunto americano a quince minutos del final.

Foto cortesía Samir Rojas

Por Jacobo Rivera
Cortesía Reporteros Asociados del Mundo (ARM)

El resultado en el estadio Deportivo Cali fue de 2-1 a favor del Cali, que en el último aliento ganó el juego con un gol de Lizarazo, impulsado más por los gritos de la gente y la ventaja numérica que por su fútbol.

Triunfo que le sube el ánimo a los jugadores dirigidos por Arias que llevaban dos partidos seguidos sin poder marcar y hoy sufrieron bastante para vencer a un rival que antes de las dos tarjetas rojas dominaba el juego a placer en una cancha que siempre le ha sido complicada, como ninguna otra en Colombia.

A los tres minutos el extremo Jhon Vásquez, realizó una buena jugada desde la banda derecha para filtrarse en el área con peligro,y fue cuando Jaramillo lo derribó y provocó un penal claro. Al frente del cobro se puso un Palavecino para sentenciar el 1-0 de derecha.

El gol, sin embargo, no cambió el ajedrez que tenía previsto el América de Guimaraes, con su línea de tres volantes y con un Adrian Ramos, que fue el mejor de la visita, retrasando su posición para generar juego, y que, así la ‘Mecha’ creó opciones claras que terminaron en las palmas de González. La más clara del primer tiempo, quizá, una de Sierra a quemarropa.

El empate rojo llegó en el segundo tiempo gracias a una jugada en donde Ramos mostró su experiencia y calidad. Bajó hacia atrás un balón que la había lanzado Carrascal desde el medio para dejárselo servido a Vergara, quien con un remate exquisito bañó a González para el 1-1.

A esa altura del partido, América dominaba a un Cali que se mostraba impreciso con la pelota, pero llegaron las dos expulsiones, la primera para Rangel por doble amarilla, y la segunda, de Carrascal, por protestarle al árbitro.

El juego se desconfiguró y Cali aprovechó que tenía en cancha a dos hombres de más y a más de 10mil almas en las tribunas para buscar los tres puntos y fue sobre el final, cuando apareció Lizarazo, para cachetear de zurda un balón que le puso Arroyo para poner a delirar a la grada en Palmaseca.

Cali hizo la tarea de ganar frente a un rival destruido por las expulsiones, y ahora lo mira desde arriba en la tabla de posiciones.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.