“El periodismo se hace a pie”: Jesús Abad Colorado

En un emotivo conversatorio el reportero gráfico Jesús Abad Colorado, contó los entresijos de un oficio que lo llevó a las entrañas de la muerte pero que le enseñó también a no perder la esperanza.

Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Por Jorge Manrique Grisales
Director de CBN
Medellín

Cuando estudiaba en la Universidad de Antioquia, Jesús Abad Colorado vio como la muerte se llevó a un hombre bueno que luchó por la salud y la dignidad de los antioqueños más pobres, el médico Jesús Abad Gómez. La dimensión de esa muerte le marcó un camino que sigue recorriendo y que se puede apreciar en su Exposición Fotográfica “Testigo” que se exhibe por estos días en el Museo La Tertulia, de Cali.

Temprano, en el Festival Gabo que se cumple en Medellín, saludamos a Jesús Abad. Faltaban 10 minutos para que comenzara su intervención y por eso apuraba los sorbos de un café que sostenía en sus manos. “Mucho gusto… Jesús Abad”, dijo extendiendo la mano. Se le notaba un tanto inquieto por la hora. En el escenario principal del Jardín Botánico lo esperaban María Teresa Ronderos y María Belén Sáenz de Ibarra.

La escena semejaba la antesala a una sala de autopsias. Nos imaginábamos que el tema obligado de la charla eran esas fotos suyas que le han mostrado al mundo la crudeza de nuestras guerras.

Sin el afán de los cierres de periódico de antes, Jesús Abad decidió renunciar al diario El Colombiano de Medellín, para hacer como el mismo dice “un periodismo a pie” y sin afán, como lo hizo hace varios meses cuando en solitario fue a cubrir el funeral de Aquileo Mecheche, un profesor asesinado en un pueblo olvidado del Chocó. “Nadie quiso ir hasta allá…Ni periodistas, ni Cruz Roja, ni Naciones Unidas… De lo que estoy seguro es que esa muerte no valía una foto, lo verdaderamente valioso era estar con la gente”, dijo visiblemente emocionado.

Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Este fotógrafo registró con su cámara muchos episodios de violencia colombiana, pero con el tiempo fue construyendo su propio relato, ese que sale de las imágenes y se mete por los ojos, al corazón y a la conciencia de quienes ven sus fotos. “La clave está en contar otras historias, volver al lugar de las fotos y devolverle a la comunidad eso que un momento nos compartieron”, explicó.

Cuestiona la indolencia de quienes cubren el conflicto y sólo hablan con los que están armados. “Colombia está llena de gente sencilla, de campesinos, que le ponen nombres a sus vacas o cuentan los brotes de una mata de naranjo como me mostraba mi papá”, recuerda.

“Defender la paz, es defender al campesino. La paz no la hacen los políticos o los combatientes… La paz es una construcción colectiva”, recalcó el periodista.

Una de las interlocutoras de la charla con el reportero gráfico, la curadora María Belén Sáenz de Ibarra, contó que durante las exposiciones de Jesús Abad se reúnen familias de víctimas y a veces cantan como una manera de exorcizar el miedo. “Es también una forma de acabar con la fábrica del odio”, dijo.

“El periodismo es mucho contexto y mucha memoria… Hay que entender las cosas pequeñas de la vida… La palabra es necesaria y hay que aprender a caminar con el otro”, son algunas frases de ese evangelio que construyó este Jesús paisa que piensa que el periodismo debe hacerse a pie y debe servir para transformar vidas”.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.