Ruta del bordado en Cartago: Del costurero a la moda

El pasado seis y siete de agosto, estuvimos en la ruta del bordado en Cartago, en medio de guayaberas, vestidos de baño, trajes y kimonos bordados, observando como una elaboración elevada a arte logra posicionarse en la industria de la moda.

Foto: Ramiro Rayo

Por César Escobar
Enviado especial de CBN

Alguna vez un tío me dijo: ¡Ni se acerque por allá que eso es un costurero! Y siempre me causó una  sensación encontrada cuando oía esa frase para calificar una reunión de familiar.

El pasado seis y siete de agosto, estuvimos en la ruta del bordado en Cartago, en medio de guayaberas, vestidos de baño, trajes y kimonos bordados, observando como una elaboración elevada a arte logra posicionarse en la industria de la moda. Percibiendo como transforman camisas y blusas en piezas únicas del diseño.

Este legado artesanal es la carta de presentación de un municipio como Cartago, que con el pasar de los años va abandonando esa estigmatización de violencia que significaba el narcotráfico, para transformarse en esa bella ciudad que exporta arte a través de la moda.

Aunque esta ruta fue diseñada con el propósito de fomentar el turismo en la ciudad, también se convierte una gran experiencia para la industria textil y cultural con las artesanas del bordado. De hecho, la industrialización de los procesos, los llevan a ser más eficientes y con mejores calidades para el medio ambiente y la sostenibilidad.

“Nosotros en realidad no estamos en el negocio de la moda sino en el negocio del arte, así como un pintor hace su marco para su pintura aquí hacemos una prenda para el bordado. Nadie compra un bordado para vestirse sino para lucirlo” nos cuenta Carlos Perea, propietario de la marca Frixio.

Agregó que “la máquina no ha logrado hacer lo que logran los bordadores y bordadoras, pero tenemos adelantos tecnológicos como el uso del plástico hidrosoluble remplazando a el papel, logrando más eficiencia y cuidando el medio ambiente”.

Foto César Escobar-CBN

El adaptar las nuevas tendencias de la moda hace que exista un gran interés por todas las prendas en el mercado y se deje de lado el concepto de que el bordado es ropa para gente mayor.

La zona de experiencia, los desfiles y actividades logran agrupar 150 empleos directos y cerca de mil indirectos. Desarrollos de bandas presidenciales y demás artículos con los que han mostrado un arte por el mundo es incomparable, pero uno de los eventos que más sorprendió fue la maratón del bordado con la participación de jóvenes y niños, mostrando que es una tradición con perdurabilidad en el tiempo, además trabajando semilleros del arte con ellos y mostrándoles esto como opción de vida, ya que se ha demostrado que con la remuneración pueden ayudarse a pagar sus estudios.

Viendo como adultos, jóvenes y niños participan en actividades como estas, viendo como niños y niñas disfrutan tomar un bastidor, agujas, hilos y telas para crear obras maravillosas.

Creo que mi tío se equivoca cuando cree que un costurero es solo chisme y charla sin trascendencia alguna; todo lo contrario, es la economía, es el arte, es la tradición de una sociedad, pero sobretodo es el futuro de una actividad artesanal con mucho que contar todavía y con un mercado próspero de proyección internacional.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.