Potrero Grande le jugó a la paz en el Día de la Madre

Al escucharse el pitazo inicial, bajo un sol intenso, niños, niñas y jóvenes del barrio Potrero Grande de la comuna 21 de Cali, iniciaron el partido por la paz y la sana convivencia, 90 minutos que representaban un objetivo claro de la administración del alcalde Maurice Armitage: disminuir la violencia en este sector de la ciudad en el Día de la Madre.

Foto Alcaldía de Cali

Aproximadamente 40 niños hicieron parte de las actividades lúdicas y deportivas en la mañana de este domingo 12 de mayo, la idea, era disfrutar de un espacio de unión familiar y recreación para dejar a un lado las diferencias e intolerancia y convertir esa cancha, cubierta con polvo y pasto, en un escenario de transformación de dinámicas de paz.

“La jornada fue positiva, con los niños hicimos un partido, pudimos tener un espacio de esparcimiento, trayéndoles un mensaje claro de construcción de paz a través del deporte y el trabajo en equipo”;, resaltó Juan José Quintero, líder del equipo de Culturas Urbanas de la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana.

“Queremos jugar siempre en paz”;, se escuchaba decir a los niños que corrían sin parar detrás del balón, mientras buscaban embocar la pelota en los tres palos que, aunque inmensos para los más pequeños, no borraba las enormes ganas por demostrar su esfuerzo y empuje.

Se acabó el tiempo de juego, el árbitro señaló el final del partido. El empate sin goles no era suficiente, y desde el punto penal se defino el ganador. Un niño de 7 años con la camiseta número 10 en su dorsal lideró con personalidad y liderazgo la estrategia junto a su equipo, esa, que los llevaría al triunfo.

Corrían los minutos y, entre atajadas, cobros errados y los tantos marcados, por fin uno de ellos cantó victoria. Se escucharon gritos, cantos y felicitaciones, chicos y grandes se abrazaron sin importar el color de la camiseta y allí, justo en ese momento, ganaron todos en Potrero Grande: familias del sector, la convivencia, el tejido social y cayeron derrotadas la violencia, la intolerancia, las fronteras invisibles, el desasosiego por las riñas y esos panoramas de ilegalidad.

El objetivo cumplido, ahora, ganadores a luchar por seguir construyendo paz y reconciliación, apostándole a la sana convivencia, que no puede quedarse en la coyuntura del hoy, sino que debe transformarse en una manera de vivir: jugar siempre el partido de la paz.

Fuente: Alcaldía de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.