Una madre caleña exhabitante de calle que por fin está con su familia

Katherin Vidal de 33 años, solía vivir de manera normal entre el estudio y el trabajo, al mismo tiempo, cuidaba de sus dos hijas como madre soltera.

Foto Alcaldía de Cali

Hace más de cinco años conoció a un hombre que la invitó a probar toda clase de sustancias psicoactivas, alejándola de sus pequeñas amadas y sumergiéndola en las calles más oscuras de la capital vallecaucana.

Es por esto, que la Alcaldía de Santiago de Cali, a través de la Secretaría de Bienestar Social, trabaja por generar oportunidades que les permita a los habitantes de calle provocar un cambio positivo en sus vidas y gracias a ello, Katherin logró abrir la puerta que la sacó del asfalto frío.

“Para Maurice Armitage, trabajar por el bienestar de los habitantes de calle es vital,  por ello, la restauración en las relaciones familiares se convierte en una columna fuerte en sus procesos de resocialización, y que mejor oportunidad que el Día de la Madre”, expresó Carolina Campo Ángel, secretaria de Bienestar Social.

Ella como madre siempre tuvo la voluntad de salir de este estilo de vida por amor a sus hijas, pero el deseo de seguir consumiendo la ataba impidiéndole estar sobria por más de un mes.

“Esta vida no se la recomiendo a nadie, es horrible, esto es feo, porque cuando uno ha vivido bien y cae en la calle, uno se siente solo, todos los días lloraba por extrañar a mis hijas, la gente lo menosprecia a uno porque uno huele feo, además uno aguanta hambre” dice Katherin con un tono de superación.

Gracias al programa Habitante de Calle de la Subsecretaría de Poblaciones y Etnias  y a la Arquidiócesis, ella y muchas madres más de la calle reciben el apoyo profesional de psicólogos que les acompañan durante este difícil pero importante  proceso.

Katherin pertenece al Hogar de Paso Sembrando Esperanza ubicado en San Bosco, donde celebró el Día Nacional de la Madre junto a sus hijas Kimberly y Fernanda, al igual que al lado de sus compañeros participantes del mismo proceso.

Entre serenatas, detalles elaborados por los mismos participantes, declamaciones de poesías y carteleras hechas por los adultos mayores, Katherin y sus compañeros expresaron su sentimiento de amor hacia las dadoras de vida y la importancia del rol materno en la sociedad.

“A demás de celebrar el Día de la Madres, quisimos brindar un espacio de participación, diversión y esparcimiento donde con sus habilidades ellos pudieron expresar sus sentimientos para así soltar resentimientos”, dijo Johan Rubio, coordinador de Hogar de Paso Sembrando Esperanza.

Como parte del proceso de superación de vida en calle, el hogar de paso trabaja con los habitantes de calle desde área psicosocial para velar por el fortalecimiento de los lazos familiares y las experiencias al interior de sus  familias.

“Buscamos que se resignifique las relaciones familiares y se reconozca a las mujeres que son madres en la calle.  De manera conjunta reconocemos el valor importante que tiene la madre al interior de la sociedad”, expresó Diana Pereira, coordinadora del programa Habitante de Calle de la Secretaría de Bienestar Social.

Katherin terminó dando un mensaje a las madres que están en las calles y a las que no: “Quieran mucho a sus hijos, siempre estén con ellos, luchen por ellos y ámenlos, porque alejarse de ellos es la peor decisión.

Fuente: Alcaldía de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.