Integrante de TIP – Jóvenes Sin Fronteras se destaca a nivel nacional en judo

0
Foto cortesía Instituto Cisalva
Foto cortesía Instituto Cisalva

El judo llegó a la vida de Frank Ospina hace seis años, cuando en el colegio le propusieron practicar este deporte con el fin de invertir mejor su tiempo libre. Fue así como empezó a entrenar todos los sábados y domingos en el Coliseo del Pueblo. Incluso, algunas veces, cuando iba al medio día, le daban la oportunidad de entrenar con la Selección Colombia de judo.

“Más allá de aprender la técnica y tener buen estado físico, a través del judo adquieres valores importantes para ser una buena persona. El judo tiene una formación integral, por eso aprendes que es necesario respetar a tu contrincante, ser constante, noble, paciente y promover el juego

limpio”, asegura Frank, quien vive en el barrio Lleras Camargo, en la comuna 20, uno de los sectores con mayores índices de violencia en Cali.

El judo ha alejado a Frank de las calles. Anteriormente, solía recorrer el barrio en moto junto a sus amigos, una actividad que en un principio no tendría nada de raro, pero muchas veces estas salidas terminaban en enfrentamientos con otros ‘parches’ del sector. “En el barrio muchas de las muertes son producto de venganzas, ciclos de odio que parecen interminables. Entonces, así uno no le esté debiendo nada a nadie, si estás con malas compañías siempre vas a estar expuesto. En los talleres del proyecto TIP – Jóvenes Sin Fronteras tomé mayor conciencia sobre las consecuencias que tienen los malos hábitos, por eso he aprendido a alejarme de situaciones que me ponen en riesgo y a dedicarme más a lo que me apasiona: el deporte”, afirma.

A Frank se le presentó la oportunidad de trabajar como gestor de convivencia ciudadana al participar en TIP – Jóvenes Sin Fronteras, proyecto financiado por la Secretaría de Seguridad y Justicia y ejecutado por el Instituto Cisalva de la Universidad del Valle, en alianza con la Policía Metropolitana. Gracias al sueldo que ahora recibe por su trabajo puede pagar sus estudios en el Instituto Antonio José Camacho, donde estudia Licenciatura en Educación Física y Deporte. Una de sus clases preferidas en la universidad es pedagogía, en ella ha aprendido a crear metodologías para que los niños entiendan a jugar un deporte de manera divertida y efectiva.

“En el barrio la gente trabaja en cualquier cosa que les salga, pero yo no quiero eso, mi meta es ser profesional y hacer lo que de verdad me apasiona. Por eso lo que más deseo es ser profesor de judo en un colegio”, dice Frank, quien con 19 años no tiene miedo de proyectar sus sueños por lo alto.

Con el poco tiempo que le queda, en las noches, luego de trabajar y estudiar, Frank entrena judo en el Coliseo del Pueblo. Actualmente se está preparando para competir en los Juegos Nacionales de Bogotá que se realizarán en mayo, a la vez que planea competir en el Campeonato Nacional Universitario en la modalidad de judo. Frank es un joven que está trabajando para que su proyecto de vida sea una realidad, de tal manera que pueda vivir de lo que verdaderamente lo apasiona y no de lo que le imponga el destino.

Fuente: Instituto Cisalva

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.