Cerca de 250 autos antiguos y clásicos cautivaron las miradas en la Feria de Cali

La Chevrolet  Bel Air de 1955, convertida en patrulla de policía norteamericana, la Ford Thunderbird convertible donde se han grabado diversas películas colombianas y la Chevrolet Bel Air de1953, son vehículos que hacen parte de la tradición  de una familia caleña e hicieron parte del Desfile de Autos Clásicos y Antiguos realizado en el marco de la versión 61 de la Feria de Cali.

Foto Alcaldía de Cali

Entre la admiración y los aplausos de los asistentes al desfile, que logró recordar a los más grandes muchas vivencias y a los pequeños conocer un poco de la historia, se vivió este espectáculo donde brilló el carro de Jesús Herney Plaza, ‘el Sheriff’ quien a sus 70 años continua enseñando su Chevrolet  Bel Air 1955 para recrear esas películas del viejo oeste que han sido tan famosas a nivel internacional.

“Cuando tenía 10 años comencé a pensar que podía comprar algún día un carro con estas características, ya que solamente veía películas mexicanas  o americanas del oeste, me gustaban las patrullas y como se atrapaban a los pillos, por eso soy muy creativo y lo recreo también con el atuendo, lo he tratado de hacer lo más original posible”, expresó ‘el sheriff’.

Pero otro clásico, entre cerca de 250 participantes, que atrajo todas las miradas por su color amarillo fue la Ford Thunderbird convertible 1955 que desde hace 25 años hace parte de la familia Hugo Suárez, fundador y director de Caliwood, Museo de la Cinematografía.

“En el vehículo hemos grabado varias producciones colombianas entre ellas ‘Petecuy, La Película’, y un video musical del artista César Mora. Me parece muy importante participar en el desfile porque tiene un fin maravilloso, ya que convoca a los coleccionistas de autos clásicos y antiguos para que muestren las joyas automovilísticas que han preservado durante mucho tiempo, en todo el país”, manifestó Hugo Suarez.

Pero la magia  de este gran desfile también gira alrededor de las familias caleñas, ya que se ha convertido en una tradición que abarca las diferentes generaciones.

“Este Chevrolet Bel Air de 1953 es el niño de mi papá, le da todo el amor del mundo y  se ha convertido en una tradición familiar traerlo al desfile; cada año nos lo turnamos con mi hermano, ya  llevamos nueve”, dijo Sebastián Burgos, quien asistió con su esposa e hijo.

Para los asistentes fue un hermoso espectáculo poder ver desde carros militares, los bomberos y una gran variedad de clásicos.

“Hoy hemos disfrutado de este desfile con todos mis hijos. Lo mejor que nos puede pasar es ver esos carros cómo se conservan en su estado y podernos gozar la Feria de Cali”,  manifestó Leonardo Molina, asistente.
Fueron nueve kilómetros por donde se movilizaron los autos de más de 35 años de antigüedad y se contó con la presentación musical de la orquesta La Misma Gente.

Fuente: Alcaldía  de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.