La calle del color que borró fronteras en Petecuy I

La calle 80 con carrera 2c y 2d, en Petecuy I, en el nororiente de Cali, ha pasado de ser un sector gris a ser la ‘Calle del Color’. Allí, en donde por años prevaleció la violencia, ahora en las paredes de las casas sobresalen los colores que han borrado las fronteras, desterrando el miedo y sembrando la vida.

Foto Alcaldía de Cali

Esta calle hace parte de una de las tres etapas de Petecuy, barrio, que cuenta con 8.165 habitantes. Un sector que está sobre el jarillón del río Cauca , colinda al norte con el barrio Calimio, al sur con la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Cañaveralejo (PTAR-C), y al occidente con el canal de aguas negras.

Los vecinos recuerdan con sinsabor que en el sector se enfrentaban grupos como  “los buenaventureños” y “los rastrojos”, un escenario donde se disputaban la guerra por el micro tráfico, luego de unas capturas que hace la Policía Nacional y la SIJIN, el territorio queda libre, con oportunidades para el progreso.

“En el momento en que queda libre el territorio, es cuando nosotros nos empoderamos para traer el desarrollo humano de la comunidad”, menciona Gustavo Gutiérrez, habitante del barrio, enlace TIO y líder de la comunidad.

Desde el 2017 se está resignificando ese espacio, esta semana se han pintado 8 murales con el apoyo de la comunidad, subsecretaría de Territorios y Oportunidades TIO, Secretaría de paz y cultura ciudadana, Secretaría de Cultura, la Mesa gráfica urbana y estrategia de Resiliencia, completando 14 murales que transformaron lo que antes eran 6 fronteras invisibles, en espacios de arte, juego y lectura.

Sus murales pasan de contar o reflejar el conflicto que vivieron durante el 2010, la relación que tiene la comunidad con la naturaleza, la convivencia y cómo quieren recuperar el jarillón como un espacio abierto, de recreación, y un futuro lleno de esperanza. Cerca de 200 personas participaron en la jornada desde el domingo 2 de diciembre hasta este martes 4.

Juan Camilo Cock, subsecretario de TIO, menciona que “la esencia de los territorios de inclusión y oportunidades, TIO, es cambiar las condiciones de vida las personas, mejorar la calidad de vida en los barrios más vulnerables de una forma integral, transformar el espacio físico y de cambiar esos lugares donde la gente ha experimentado violencia por tantos años y que producen miedo todavía en estas comunidades”.

En Petecuy 1, la alcaldía de Maurice Armitage aplica varias estrategias que van desde la iluminación con luz blanca, que mejora la percepción de seguridad, mejorar la infraestructura del polideportivo para que la gente tenga recreación y deporte, abrir un comedor comunitario, traer oportunidades como el programa de generación de ingreso y empleabilidad. Durante la semana, en el barrio se realizan talleres de lectura y proyección de cine.  “Lo importante es vincular a la comunidad, estos murales reflejan la historia de Petecuy, su presente y cómo se visualizan”, agrega Cock.

Algunas puertas de las viviendas del barrio aún tienen las balas que intercambiaban los grupos delincuenciales. Gustavo Gutiérrez vive hace 33 años en Petecuy, año y medio se convirtió en enlace TIO, para él, “TIO es una oportunidad de resignificarnos en el territorio, de entendernos alrededor de la responsabilidad del estado, es una oportunidad para que la comunidad entienda que el trabajo mancomunado sirve y es posible”.

Fuente: Alcaldía de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.