Así se vivieron la paz y la reconciliación en el segundo Festival ‘Cali Convive vé’ de Potrero Grande  

Las calles del barrio Potrero Grande fueron testigos de que la paz en los territorios sí es posible, luego de que la comunidad se uniera para derrotar las fronteras invisibles en esta zona del oriente de Cali.

Foto Alcaldía de Cali

El segundo Festival ‘Cali Convive vé’ fue una jornada en la que jóvenes y familias se dieron cita en el parque principal para desarrollar actividades culturales, feria de servicios, peluquería y un gran concierto, organizado por los jóvenes, quienes alzaron su voz para decirle no a la violencia.

Entre la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, la Secretaría de Seguridad y Justicia y la Vicaría para la Reconciliación de la Arquidiócesis de Cali, llegaron acciones y mensajes para resaltar que el deporte, la recreación y las acciones de reconciliación unen y salvan vidas, especialmente, a grupos de jóvenes que han decidido cambiar su proyecto de vida y que ahora le apuestan a la construcción de paz desde los territorios.

“Tenemos una apuesta muy grande por la prevención y eso es lo que estamos haciendo, mostrando que, desde los jóvenes, desde la promoción del deporte y la cultura, podemos crear entornos seguros para que específicamente los jóvenes lleguen y estén en estas actividades, se empoderen y promuevan estos espacios, nosotros acudimos a su llamado”, aseguró Felipe Botero, subsecretario de Derechos Humanos y Construcción de Paz.

De acuerdo con Jonathan Arará Gómez, integrante del Consejo de Paz Comuna 21, los jóvenes de Potrero Grande están comprometidos en recuperar la paz y en convertir su barrio en un espacio de reconciliación.

“Tratamos de mitigar el tema de las fronteras invisibles que tanto dolor nos ha causado en nuestro territorio y también atraer a los jóvenes para convertirlos en artesanos de paz, queremos dejar toda la violencia atrás, ser personas de bien, para contribuir a la comunidad”, explicó Arará.

“Todo es con el objetivo de hacer visible a Cali, que aquí en Potrero también se respira paz, acciones reconstructivas, en la comunidad queremos vivir en paz y aprender a convivir con acciones positivas”, manifestó Marcela Urrutia, habitante de Potrero Grande.

Vestidos con el color de la esperanza, los habitantes de Potrero reflejaron su unión por un solo objetivo, dejar atrás las dinámicas de violencia y convertirse en un territorio que sanó sus heridas luego de la guerra urbana por las fronteras invisibles.

Fuente: Alcaldía de Cali / Natalia Perea Escobar

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.