Los papeles olvidados de Gabo

Nuevos secretos del escritor colombiano más laureado en toda la historia se revelaron en el Festival Gabriel García Márquez que se realizó hace unos días en Medellín.

Gonzalo García Barcha / Foto Jorge Manrique-Grisales-CBN

Por Jorge Manrique Grisales
Director Cali Buenas Noticias
Medellín

Con toda la tranquilidad del mundo, Gonzalo García Barcha confesó que junto a su hermano Rodrigo cumplió un oscuro papel en la obra literaria de su papá, Gabriel García Márquez. Eran los encargados de romper los borradores de las novelas y cuentos con los que su papá sedujo al mundo y se ganó el Premio Nobel de Literatura en 1981.

Durante un conversatorio en el Festival Gabriel García Márquez, el hijo de Gabo recordó algunas facetas de su padre con motivo de la donación que su mamá, Mercedes Barcha, hizo de 46 cajas con unos 3000 libros impresos de sus obras en muchos idiomas y varios papeles que se remontan a la época en la que el celebrado escritor se desempeñaba como periodista en los diarios El Universal y El Heraldo.

En 1948 Gabo llegó a Cartagena luego de que la pensión en la que vivía en Bogotá fue quemada durante los acontecimientos de El Bogotazo. Desanimado con la idea de continuar sus estudios de Derecho, conversó con el escritor Manuel Zapata Olivella quien lo animó a escribir en el diario El Universal. Ya le habían publicado un cuento en El Espectador y para su amigo eso era prometedor.

Con un terror indescriptible por su timidez, llegó a la sede de El Universal y se asomó desde la puerta. Al fondo vio a un hombre de saco y corbata que corregía papeles con un lápiz. Era Clemente Manuel Zabala, quien sería su primer editor y en cuyo homenaje hoy se entrega el reconocimiento a un “editor colombiano ejemplar” cada año en el Festival Gabo.

Eran también los tiempos de la mítica “Cueva”, el sitio mágico donde Gabo y otros de sus “compiches” como Alvaro Cepeda Samudio y Alejandro Obregón soñaban con la música, el cine, la literatura y la pintura.

Muchos años después, frente a un nutrido escenario, Gonzalo García Barcha, se reencontraría con esas hojas amarillentas que sobrevivieron al terremoto que provocaba con su hermano Rodrigo en los papeles de su papá. Se trata de 66 folios, algunos con notas a puño y letra del Nobel y que hoy tienen gran valor.

La colección privada de Gabriel García Márquez donada por su esposa Mercedes Barcha puede consultarse hoy en la Biblioteca Luis Angel Arango

Ver la presentación de la colección

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.