Los nuevos egresados de Univalle, ejercerán en un país distinto

El nuevo grupo de 1.119 graduandos que recibieron título en la más reciente ceremonia de grados de la Universidad del Valle, tendrá la oportunidad de ejercer sus saberes y conocimientos en un país distinto.

Foto Univalle
Foto Univalle

Una Colombia que logró superar más de 50 años de una guerra interna entre el Estado y las guerrillas de las FARC, según lo recordó durante su intervención en la ceremonia de grados de posgrados, Alejandro Éder Garcés, actual director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico FDI Pacífico, quien fue además uno de los vallecaucanos que, por designación del Gobierno Nacional, ejerció como alto consejero para la reconciliación nacional y miembro del equipo que lideró el acuerdo general de La Habana de 2012 entre gobierno y FARC que luego de cuatro años se convirtió en el retiro de esa agrupación de la lucha armada.

Éder Garcés, recordó cómo su propia biografía ha estado desde muy niño marcada por hechos violentos que han afectado a su familia dada la confrontación armada del Estado con la más antigua guerrilla del mundo -su abuelo, quien murió en cautiverio, fue uno de los primeros secuestrados en Colombia por el grupo de las FARC, – por situaciones como esta debió salir del país a temprana edad a inicios de los años ochenta. “ya en 2010 mi sueño, cuando me fui a estudiar mi posgrado al exterior, era contribuir a la paz y he podido realizarlo” destacó el dirigente empresarial.

Durante su intervención hizo un llamado al selecto grupo de graduandos de posgrado para que trabajen desde sus ámbitos laborales por una Colombia mejor en el camino de lograr la paz para el país y completar la labor que se inició con la guerrilla de las FARC.

Uno de los aspectos de mayor significación entre los aportes que realiza la Universidad a través de la formación de miles de vallecaucanos y de jóvenes provenientes de distintas zonas del país, en especial de Cauca y Nariño, es la inclusión social que se logra al educar a jóvenes de orígenes humildes, así como a indígenas de distintos pueblos y población afrocolombiana, quienes reciben apoyo con distintas formas de subsidio y programas de bienestar.

El hoy director del programa presidencial Somos Pacífico, Luis Alfonso Escobar, recordó durante su conferencia ofrecida a los 788 egresados de pregados y a sus familias, que él fue, al igual que muchos de ellos, un estudiante de origen popular que surgió gracias al esfuerzo propio y el apoyo familiar a través de valores como la responsabilidad y el sentido del deber inculcados por su señora madre.

El alto funcionario, doctor en economía ambiental, uno de los más destacados egresados de la Universidad, dado su descollante rendimiento académico, y quien además ha sido profesor en el Alma Máter, recalcó la necesidad de promover en la comunidad universitaria el respeto por lo público. Invitó a que los recursos humanos, financieros, físicos y de todo orden que ofrece la Universidad sean valorados y respetados por toda la comunidad universitaria para que tengan la más alta vocación y se les dé el mejor uso.

Para muchos, a la necesidad de obtener buenas notas, se sumaba la preocupación por la subsistencia personal y familiar, y lo resolvieron. Las reflexiones de Escobar, quien hoy por hoy figura entre los más importantes líderes afro en Colombia, realizadas sobre sus propias vivencias, arrancaron en varias ocasiones los aplausos del público. Recordó que después de salir de Tumaco con su familia y llegar a Cali, una ciudad que temía, no podría lograr conocer en su totalidad. “Nos aferrábamos al sueño con mis padres y familia, de mejorar nuestra calidad de vida”. Destacó que tuvo los mejores profesores y también hubo un docente que por varios semestres le insistió en que retirara pues no creía en su capacidad, pero en cada asignatura que tomó con él le demostró que sí era capaz. “Solo cuando un individuo adquiere la capacidad de deliberar, puede soltarse de las cadenas reales o imaginarias que lo atan y eso lo logran personas que como ustedes han recibido formación en esta universidad” señaló.

Luis Alfonso Escobar cumplió recientemente un importante papel como negociador entre el Gobierno y los líderes de los paros en el Chocó y en Buenaventura, gracias a la confianza con que goza, tanto dentro del gobierno nacional como entre las comunidades del Pacífico de las cuales es unos de sus principales dirigentes.

Las ceremonias de grado de Univalle entregan un promedio anual de 2.300 graduandos en las más diversas disciplinas del saber y en los distintos niveles de formación superior. Para el rector, Edgar Varela Barrios, la importancia y el impacto social de este evento hizo que él tomara la decisión de que se dispusieran los grados en dos ceremonias: uno pregrado y una de posgrado, y que además se dispusiera de una completa muestra de la oferta académica y de servicios de la Universidad tales como el de publicaciones del Programa Editorial para que fuesen exhibidos los días del evento en inmediaciones del Coliseo Betancurt, así como contar con la orquesta universitaria para que amenice los momentos posteriores al cierre de la jornada. La más reciente ceremonia de grados se cumplió el 24 de junio pasado y en ella 27 doctores recibieron sus títulos para convertirse en la más calificada mano de obra en el país y competir internacionalmente con saberes que la Universidad conjuga a base de la formación de docentes en universidades de los cinco continentes.

La formación doctoral en la Universidad es una de sus más grandes fortalezas, por cuanto solo las universidades de Antioquia, Nacional y Los Andes, le ofrecen al país un número similar de graduandos en el máximo nivel de formación superior. Este factor, junto con la calidad de las investigaciones que se realizan y que han situado a Univalle como la de mayor obtención de patentes en el año inmediatamente anterior, hacen que se sitúe como uno de los cuatro centros de formación superior más importantes de Colombia.

Los grados en Univalle representan uno de los más importantes eventos para la ciudad y la región, dado el impacto que generan entre miles de familias que logran, junto con los graduandos, culminar años de esfuerzos y sacrificios por alcanza la meta de un título en formación superior.
La decoración del escenario con los símbolos y colores representativos de la Universidad, la mesa principal con casi 20 directivos y decanos, la presencia del coro y de las orquestas, Los colores diversos de las estolas, clasificados por facultad para lograr su distinción, y el aliento de miles de familiares en las graderías colmadas del coliseo Alberto León Betancourt, situado en una zona de bosque y guaduales, le dan un sello de grandeza y belleza a estos eventos, de los cuales propios y visitantes se declaran maravillados.
 
Fuente: Agencia de Noticias de Univalle

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.