Efraín, María y hasta el perro, entraron a cirugía

Después de seis meses de investigaciones y estudios, 45 días de elaboración de piezas y una semana levantando el andamiaje, el monumento a Jorge Isaacs y su obra cumbre ‘María’, llegó al proceso de reposición y estabilización estructural del único patrimonio arquitectónico cultural que existe en Colombia a cielo abierto y de 20 toneladas de peso esculpido en mármol de Carrara.

Foto Alcaldía de Cali

Para ello fue necesario que la administración del alcalde Maurice Armitage, a través de la Secretaría de Cultura, desembolsara $370 millones y contratara los servicios de la firma bogotana ‘Conservare’ (Conservación, restauración y mantenimiento arquitectónico) conformada por las restauradoras Ángela Pinilla, Margarita Acosta, Andrea Gutiérrez; el auxiliar John García, el director logístico Jorge Estupiñán y los escultores Teófilo Hernández y su hijo Raúl Elías.

Nada fue improvisado. Para proceder a colocar de nuevo la nariz de María, el hocico del perro Mayo, los dedos de Efraín, la rosa en la cabeza de la dama, las letras del pedestal y los pequeños detalles de la obra, los artistas debieron analizar la estructura, releer la novela, visitar la Hacienda El Paraíso, verificar la raza del perro, reproducir los cuadros y las fotografías de la época y dedicarse de tiempo completo al trabajo.  

Una vez realizados los análisis de soporte y absorción de agua, se procedió a la prueba de consolidación, la limpieza en seco, la limpieza mineralizada y la eliminación de manchas. Con un microscopio con aumento de 60 X se comprobó que los cristales del mármol estaban expuestos y que la estructura tenía la porosidad abierta, por lo que el material estaba susceptible al deterioro.

Con esa información llegaron al taller a sacar los moldes en plastilina y yeso tipo 4, a preparar el Cristalán americano para pegar el mármol, alistar la herramienta diamantada y los abrasivos para dejar el monumento impecable en su interior y presentable en su exterior, pues el haber estado al sol y al agua desde el año 1920 le ha ocasionado manchas imposibles de borrar, sobre todo en el rostro y el vestido de Efraín.

Según Andrea Gutiérrez, para ella ha sido un privilegio trabajar en esta obra por su gran calidad artística y plástica, aunque el reto es grande porque la estructura tenía muchos problemas debido al paso del tiempo, las variaciones climáticas, los traslados, la lluvia ácida que ha recibido y todo ello ha erosionado.

“La restitución formal es lo último que hacemos. Internamente quedó perfecta. Externamente hemos eliminado manchas y alteraciones cromáticas que adquirió la obra debido a que la han lavado con ácido, detergentes, manguera y esponjas, por lo que no quedará totalmente blanca, pero sí conservada para otros 100 años o más, siempre y cuando se le haga un mantenimiento profesional dos veces al año”, aseguró la restauradora.

Mientras que para el escultor Teófilo Hernández Barón -bogotano de 64 años que empezó a esculpir desde los 7 y ahora es docente de universidades como la Nacional, Tadeo Lozano, Externado, Pedagógica y el Sena- esta es la imagen más bella de Colombia por ser de una escuela italiana tallada en manos de un español como Luis Antonio Parera, que tuvo un análisis profundo de la forma, la novela y su historia.

“Yo restauré La Rebeca, en Bogotá, pero ni punto de comparación con ésta, donde el mármol de Carrara con su ingrediente básico de carbonato de calcio le da una belleza y calidad indescriptibles. Esta restauración es para que las futuras generaciones puedan conocer la información histórica que hay en Cali. Recomendaría que alrededor del monumento hagan un espejo de agua y un jardín para que la gente no se acerque tanto, pues me cuentan que la gente se sube a la estatua para tomarse fotos y esto es un atentado a una obra de arte”, dice Hernández.

Datos históricos:

El monumento a Jorge Isaacs y su obra ‘María’, fue creado por el escultor catalán, Luis Antonio Parrera, en el año 1920 con mármol de carrara blanco, tallado y pulido a mano.

Se construyó en Cali a iniciativa de un grupo de damas de la sociedad y los poetas Ricardo Nieto, Carlos Villafañe, Blas Scarpetta, Alberto y María Carvajal, para honrar la obra cumbre ‘María’ de Jorge Ricardo Isaacs Ferrer, escrita en el año 1867.

En ella se aprecian Efraín y María leyendo el libro de poesías de Atala, el perro Mayo, la fatídica Ave negra y el busto del escritor Isaacs en la parte superior.

Originalmente el monumento poseía escalinatas, ornamentos para su iluminación y verjas a su alrededor, las cuales se perdieron o retiraron en las sucesivas modificaciones y traslados.

Llegó de España en 1920 y fue ubicada en la casa en la que vivió el autor, carrera 4ª oeste # 1-33 del barrio El Peñón. En 1926 fue trasladada a orillas del río Cali en un parque bautizado Efraín y María. En 1971 se llevó al Puente Ortiz. En 1995 se trasladó a donde actualmente se encuentra: Plazoleta del CAM, contiguo a la pared del Concejo de Cali.

El mármol de Carrara es extraído de las canteras de los Alpes Apuanos en Carrara (Italia), universalmente conocido como uno de los mármoles más apreciados por su blancura (o con tonalidades azuladas-grisáceas), casi sin vetas y grano de fino aspecto harinoso. Preferido del escultor Miguel Ángel.

Fuente: Alcaldía de Cali / William López

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.