Así vivieron los territorios de Cali la fiesta del color con el festival Graficalia

Los caleños fueron los grandes protagonistas del Festival de Gráfica Urbana para la Paz Graficalia  pues se sumaron a las intervenciones y murales de los 13 artistas nacionales e internacionales invitados por la organización del evento.

Foto Alcaldía de Cali

Se intervinieron muros en los barrios Rodrigo Lara Bonilla, Petecuy, Antonio Nariño y en el corregimiento de Montebello. Además, intervenida por 11 de los artistas invitados, avanza en los alrededores de la Unidad Deportiva Jaime Aparicio la pintada principal, que cubre 280 metros cuadrados de murales.

En Rodrigo Lara Bonilla, el artista Jomag (Medellín) se inspiró en el tradicional juego infantil ‘Tingo, tingo, tango’ para motivar a niños y jóvenes a participar en la intervención mural en la Institución Educativa Omaira Sánchez.

“La idea con este mural es incentivar y hacer una gran repercusión de la acción de juego como una forma de resistencia, frente a todos los casos de reclutamiento y trabajo a menores de edad; como también es ver el juego como herramienta de aprendizaje y desarrollo de las personas”, expresó el artista quien, a su vez impactado por el trabajo realizado por la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana, la Subsecretaría de Territorios de Inclusión y Oportunidades y Biblioghetto, en la ‘Calle del color’ del barrio Petecuy, decidió obsequiar un muro más.

“Al llegar a Petecuy y encontrar la pared en la que proyectaban películas, me inspiré en una pantalla de cine y tomé la idea del teatro, usando las cortinas y los dos rostros de tristeza y alegría que explican todas las emociones que se pueden llevar a cabo en el escenario. Quería darle color y darle vida a esa pared para que los niños no tuvieran solo una pantalla en blanco, sino que alrededor de ello hubiera mucho color y que a los chicos les gustara mucho más el muro”, agregó Jomag.

El artista Paulo Ito (Brasil) también se tomó un muro del barrio Petecuy y sumó nuevos motivos para que niños y jóvenes que habitan los alrededores de la ‘Calle del color’ continúen resignificando este espacio como un entorno de inclusión pacífica.

“Con este muro el mensaje es que se pueden transponer las fronteras invisibles con el arte, con trabajo comunitario y creyendo en la comunidad”, manifestó el artista brasilero.

Los niños y niñas de la Institución Educativa Lisandro Franky también vivieron una grata experiencia en compañía del artista DjLu (Bogotá), quien con la técnica del stencil hizo partícipes a los miembros de la comunidad educativa en la ejecución del mural.

“Este mural hace parte de una serie que yo trabajo que se llama ‘Los niños del barrio’, en la que son protagonistas las fotografías de niños que encuentro mientras pinto o que veo jugando en la calle, que al igual que los artistas urbanos tienen relación directa con el espacio público como espacio de libertad. La temática se relaciona por la condición de la juventud en la que pueden entrar a hacer parte de las violencias que se generan en sus barrios y cómo existe la posibilidad de, a través del arte, reenfocar un poco ese camino de la violencia hacia la creatividad”, sostuvo el artista.

Además, por primera vez el Festival de Gráfica Urbana para la Paz realiza una intervención mural fuera del casco urbano de Cali. La comunidad beneficiada fue la del corregimiento de Montebello, que con gusto se sumó al trabajo realizado por los artistas británicos Friz y Emic, quienes plasmaron en la biblioteca pública Rumenigue Perea Padilla lo que consideran puede ser un escape a la violencia.

“La experiencia de Montebello fue inspirada en el trabajo que he realizado con los jóvenes, la idea es que este muro pueda reflejar una especie de santuario en el que ellos puedan ver identificadas todas esas actividades que realizan como cantar, bailar, pintar, tocar guitarra”, explicó Friz.

Emic, quien pintó en conjunto con Friz en Montebello agregó: “La inspiración de este mural vino desde la creatividad para crear caminos que alejan a los jóvenes de la negatividad y promover un mejor uso del tiempo libre, para que lo utilicen en cosas positivas”.

Finalmente, el subsecretario de Derechos Humanos y Construcción de Paz, Felipe Botero Escobar, concluyó que “a partir del arte urbano y con la participación de la comunidad nos hemos reapropiado y hemos resignificado los lugares que hemos intervenido, hemos invitado a la comunidad a eliminar el estigma y hemos buscado llenar estos espacios de color para poder generar transformaciones sociales. Finalmente, esta intervención en color, se vuelve la excusa perfecta para cambiar el estigma y la forma en la que entendemos nuestra ciudad y sus dinámicas”.

Este domingo ‘Graficalia, hablame en colores’ termina su segunda versión con un Grafitti tour, que se realizará de 10 a. m. a 12:00 m., en el que el equipo organizador enseñará a los caleños los murales que el Festival le entrega a Cali en los alrededores de la Unidad deportiva Jaime Aparicio. Además, a partir de las 2:00 p. m. en el Centro Cultural Comfandi, se llevará a cabo un versus de grafitti, break dance y rap, en el que los jóvenes mostraran sus destrezas en estas expresiones de arte urbano.

Son en total 408 metros los que se intervienen con gráfica urbana en Cali a través de Graficalia, un evento de la Alcaldía de Cali y la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana que cuenta con aliados estratégicos como el British Council, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el Organismo Internacional de Juventud (OIJ), MasterPeace y la Mesa de Gráfica Urbana de Cali.

Fuente: Alcaldía de Cali / Jessica Zaidens Santana

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.