CVC busca mejorar prácticas productivas en zona rural de Palmira

La Corporación viene trabajando con líderes comunales y habitantes del corregimiento de Ayacucho, para mitigar las afectaciones ambientales por las prácticas productivas inadecuadas y otras actividades humanas en la zona.

Foto CVC

Reuniones y recorridos con líderes comunales y habitantes del corregimiento de Ayacucho en Palmira, hacen parte de las actividades que la Corporación ha venido trabajando en esta zona, para identificar las situaciones ambientales y mejorar allí las prácticas productivas.

Tal es el caso de la vereda Iracales donde algunos de sus habitantes se dedican a actividades porcícolas que producen olores ofensivos, vertimientos y proliferación de insectos. Los mismos productores buscaron asesoría y orientación de la CVC para mejorar sus prácticas lo que les ha permitido fortalecer a la comunidad en procesos de seguimiento y veeduría de estas actividades.

Al respecto Wilson Fernando Parra Africano, profesional especializado de la CVC, comenta que en visitas a predios donde se desarrollan actividades porcícolas se realizó una revisión de la parte técnica del proceso productivo y los posibles impactos ambientales que afectan a la comunidad aledaña.

Estas visitas y el trabajo comunitario durante el año anterior, sumado a la labor que ha adelantado el Acueducto de La Buitrera, los impulsó a ampliar el proceso a otras comunidades del corregimiento de Ayacucho y actualmente se está trabajando con líderes de las veredas de Gualanday, Arenillo, Iracales, Chontaduro, y La Buitrera y se han vinculado actores sociales como la empresa Palmaseo y la Policía Nacional.

Dentro de este proceso se han identificado situaciones como el vertimiento de aguas residuales domésticas al río Aguaclara y otros cuerpos de agua; falta de mantenimiento de pozos sépticos, manejo y uso inadecuado del agua potable; disposición inadecuada de residuos sólidos y residuos de construcción y demolición; construcciones sobre la franja forestal protectora y tala de árboles, entre otras.

En consecuencia se realizó un taller de cartografía social para ubicar y describir dichas situaciones y la construcción de un plan de trabajo que incluye propuestas para mitigarlas, la articulación con otros actores locales y regionales y el fortalecimiento comunitario para la participación en la gestión ambiental en el territorio.

Así mismo, se han concertado acciones para mitigar la disposición inadecuada de residuos sólidos. También se realizó una charla relacionada con el tema de la construcción de pozos sépticos y se aportó elementos para hacer un inventario de predios con sistemas de tratamiento de aguas residuales, si les falta mantenimiento o no, o si vierten sus aguas residuales al río Aguaclara u otras fuentes hídricas.

Adicionalmente se realizó una jornada ambiental en la VI Fiesta del Barranquero invitando a la comunidad a conservar y cuidar el agua, la biodiversidad y el suelo en su territorio, la cuenca del río Bolo y el ambiente en general.

Fuente: CVC

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.