Rastros para seguirle la pista a la corrupción en América Latina

En un ejercicio de investigación, estudiantes de Comunicación de Colombia, Bolivia, Venezuela, El Salvador y México realizaron una serie de infografías donde se pueden ver las huellas que ha dejado la corrupción en estos países.

Especial CBN

Este domingo, los colombianos acudirán a las urnas para decidir si están o no de acuerdo con una serie de medidas con las que se pretende combatir la corrupción. El panorama en el continente sigue inmodificable en cuanto a las prácticas corruptas tanto de gobiernos como de empresas en el propósito de quedarse con los recursos que son de todos los ciudadanos.

Haga click en las imágenes para apreciar mejor la información

Las venas rotas de Venezuela

Varios sectores de la economía venezolana, incluido el petróleo, han sufrido los embates de la dirigencia bolivariana que por distintos mecanismos se ha apoderado de la riqueza de la nación.

Infografía de Mariana Ollarves (Venezuela)

Cuatro históricos en Colombia

De los innumerables casos de corrupción en Colombia, cuatro han sido significativos no sólo por sus consecuencias, sino por los personajes involucrados en los mismos

Infografía de Daniela Tobar (Colombia)

El “articulito” de Evo Morales en Bolivia

Los bolivianos dijeron “NO” a la reelección de Evo Morales, pero gracias a oscuras maniobras legales, el mandatario se alista para participar en las elecciones de 2019.

Infografía de Diego Ignacio Hernández (Bolivia)

Los más mediáticos en Colombia

Los medios de comunicación han tenido protagonismo en la divulgación de los más sonados casos de corrupción en Colombia. Aquí algunos de los más famosos

Infografía de Juan Diego Caicedo (Colombia)

Otro “cuento chino” de Evo

Los contratistas también han sido un arma política para Evo Morales en su afán por perpetuarse en el poder en Bolivia.

Infografía de Juan Rafael Márquez (Bolivia)

Historia clínica de la corrupción en Colombia

La corrupción tiene unos signos y unos síntomas que hacen que esta enfermedad se vuelva crónica en países como Colombia donde aún no se ha encontrado una cura para esta grave enfermedad de la sociedad.

Infografía de Laura Tamayo (Colombia)

La “partida secreta” de El Salvador

Cinco presidentes salvadoreños han usado recursos públicos guardados en una “partida secreta” que les ha permitido adueñarse de millonarias sumas.

Infografía de Laura Flores (El Salvador)

Top 10 en Colombia

Innumerables han sido los casos de corrupción a lo largo de la historia de Colombia. Aquí un Top 10 de los más sonados.

Infografía de María Camila Gómez (Colombia)

La “Casa Blanca” de Peña Nieto en México

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, construyó una casa avaluada en US$7 millones. Lo curioso es que los constructores del inmueble ganaron licitaciones públicas cuando el mandatario fue gobernador.

Infografía de Jesús Arturo Ortíz (México)

17 Responses to "Rastros para seguirle la pista a la corrupción en América Latina"

  1. Jesus Arturo   agosto 29, 2018 at 5:38 pm

    En México muchos pensamos que la corrupción es de los mayores problemas del país, sin embargo , al leer las infografias, me doy cuenta que es un cancer para América Latina , es lamentable como en los diferentes países, se repite el mismo patrón: La impunidad , el abuso de poder y las consecuencias para la sociedad. Considero que como futuros comunicadores es nuestra labor en primera instancia , contribuir con la difusión de información verídica y de casos sobre corrupción, pero también para contribuir a que exista un cambio, demostrando que con nuestra investigación podemos ayudar a que estos casos disminuyan y así, dar un aire de esperanzas a la sociedad.

    Responder
  2. Juan Diego Caicedo   agosto 29, 2018 at 5:55 pm

    La corrupción es quizás una de las problemáticas que mas azota a América Latina en general, es un común denominador en cada nación del continente americano, la sombra de este dilema. Cada infografía aquí presentada, es el reflejo de escándalos, datos y estadísticas que refuerzan la idea anteriormente dada, estamos en un espacio geográfico en donde los niveles de corrupción nos afectan directamente y nos quitan recursos que bien podrían ser aprovechados para el desarrollo de muchas áreas.

    Mi opinión del tema es muy lógica, no hay manera de justificar la corrupción, es así y no creo que cambie. El hecho de que las personas usen sus influencias para robar, embaucar y estafar no sólo al Estado, sino también a los ciudadanos está mal, es algo inconcebible. Yo pienso que nuestro continente debe tomar cartas en el asunto y en particular, en nuestro país, debemos erradicar la idea de que las personas que son “vivas” y roban, son de admirar.

    Responder
  3. Verónica Hinojosa Irahola   agosto 29, 2018 at 6:25 pm

    La corrupción es un problema que todos los países lo sufren, pero más los de América Latina. No hubo, ni hay algún líder de gobierno que sea capaz de romper ese esquema. Todos quienes en su momento fueron o son parte del gobierno siempre velan por sus propios intereses, dejando de lado lo más importante, el bienestar común.

    Responder
  4. Diego Hernandez   agosto 30, 2018 at 2:23 am

    Evidentemente, la corrupción existe en diferentes países. Son de diferentes maneras, pero todas son referentes a la ambición y permanencia en el poder de algunos mandatarios. La mentalidad de manejar un país por beneficio propio y no por su progreso, sólo está deteniendo el desarrollo de América latina.

    Responder
  5. Daniela López   agosto 30, 2018 at 4:16 am

    La corrupción es una epidemia que debilita el verdadero e idealizado sistema político que hace a Colombia un estado social de derecho. En la mayoría de los casos esta desgracia nace a partir de los valores que cada persona adquiere en su formación ética y profesional.

    El que es corrupto le hace un mal a la sociedad y al Estado, este deterioro de las diversas esferas, se ha visto representado en los grandes escandalos de corrupción, como el caso Odebrecht donde fueron robados más de 11,5 millones de dólares y el sonado Carrusel de la contratación en Bogotá, donde más de 2,2 billones de pesos se vieron implicados con las manos equivocadas.

    Considero que, el estado desempeña un papel equivoco frente al manejo adecuado de las organizaciones y entidades públicas y privadas, tal y como lo muestran los indices de corrupción presentados por la Secretaria de Transparencia.

    Responder
  6. Rafael Márquez Campos   agosto 30, 2018 at 8:36 am

    La corrupción es un problema mundial, que llega a afectar a varios países, entre ellos latinoamericanos, que cambió la idea de política de algunas personas. Ahora la necesidad de poder y lucrar con los gobiernos perjudica y no ayuda en el desarrollo de los países, claro hay excepciones, pero son muy pocas, solo queda esperar que la nueva generación de políticos sea honesta o bueno siendo realistas no sean tan descarados como los actuales gobiernos corruptos que existen.

    Responder
  7. Laura Tamayo Cortés   agosto 30, 2018 at 12:30 pm

    Tras la realización de la lectura de cada una de las infografías publicadas en este artículo, concluyo que la corrupción es un tema que atraviesa la cotidianidad de los países de Latinoamérica y que el dinero y el anhelo de poder son los elementos principales que estimulan la aparición de los actos de corrupción.

    Por lo tanto, es vital que en las instituciones educativas y en las familias se fortalezca la educación de principios y valores que luchen por el bienestar y desarrollo común.

    -Laura Tamayo Cortés.

    Responder
  8. Laura Flores   agosto 30, 2018 at 9:23 pm

    La corrupción es un problema histórico en que ha encontrado tierra fèrtil en América Latina por los contextos complejos comunes en cada país.

    Uno de los patrones similares a este fenómeno es la impunidad. Las mismas leyes han sido la sombrilla que ha protegido a quienes han cometido este delito.

    Responder
  9. María Camila Gómez   agosto 31, 2018 at 11:03 pm

    Acaparan cámaras con descaro
    y, por detrás, se roban nuestra plata sin amparo.
    Camuflan alimentos de niños por joyas y arquetas.
    ¡Depravados! Corruptos y corrupción no son solo unas etiquetas.

    Tantas veces le dijeron a la gente “yo sí soy decente”,
    y, en la ignorancia, se les permitió ser presidentes.
    Pero, tan solo es que acreditarse del trabajo ajeno les tiente,
    que sale a relucir el vil delicuente.

    Se derrama sangre de un proletariado,
    por el lujo del dirigente contrariado.
    Triste es que la corrupción no rima con razón y corazón,
    sin embargo, a muchos la ambición nos roba la porción.

    ¿Usted está feliz por vivir en democracia?
    ¡Quéjeses! ¡Reclame! Y verá qué esconde la burocracia.
    Usted, como yo, ha cometido un grave error:
    permitió al superior, verle como inferior.
    ¿Tenemos una democracia avanzada? O
    ¿estamos en una corrupción tolerada?

    Responder
  10. Nathalia Gómez   septiembre 6, 2018 at 9:40 pm

    Es triste ver de qué manera la corrupción, en diferentes países, se ha llevado gran parte de la cultura que tanto ha luchado por instaurarse en ellos. Los datos no mienten: el deseo por lo fácil se tragó a la honestidad.

    Responder
  11. Mariana Ollarves   septiembre 6, 2018 at 10:39 pm

    En Venezuela la corrupción ha sido algo que he vivido y visto desde que tengo uso de razón. Como muchos saben mi país esta atravesando una de sus peores crisis, en todo sentido, de su historia y la corrupción no ha sido un elemento que han dejado por fuera. Desde la llegada del ex-presidente Hugo Rafael Chavez Frías, el gobierno se ha encargado de hacer de la corrupción su mayor arma. Desde promesas absurdas y poco efectivas, hasta ejemplos como que la hija de Chavez, es una de las mujeres más adineradas del mundo. Claro está que lo logró con un dinero que no le pertenece, que es sucio y que es del pueblo Venezolano.

    La corrupción en Latino América ha sido predominante y lo seguirá siendo por mucho tiempo. Es deber de nosotros, los jóvenes intentar que algún día esto no ocurra, o en su defecto, que sea en la menor cantidad posible.

    Responder
  12. Daniel Camargo   septiembre 7, 2018 at 12:13 am

    Cuando se compara la situación de la corrupción en diferentes países de latinoamérica, es evidente que es un mal compartido. En este sentido, difícilmente se puede esperar que no suceda, pero lo que sí sorprende es cuando hay iniciativas para promover que no suceda. En Colombia, una de ellas fue la Consulta Anticorrupción.

    Quisiera creer que muchos países latinos desearían tener aquella oportunidad para minimizar ese sangrado de dinero que baña a unos cuantos que abren heridas en la economía de nuestro país. Quisiera creer que en estos momentos deben estar tildándonos de idiotas por no haber alcanzado el umbral. La corrupción es un cancer que se puede generalizar, pero la desinformación definitivamente parece ser un mal terriblemente peor que escuda a la corrupción. Los medios de comunicación tienen una responsabilidad tan grande como la de los dirigentes del país, pero en realidad toda ese dinero que ganan los últimos podría estar en mejores manos si los primeros se dedicaran a informar mucho más eficientemente.

    Responder
  13. Nathalia Henao G.   septiembre 7, 2018 at 12:21 am

    Para los países latinoamericanos, que son en su mayoría países en estado de desarrollo, la corrupción es el peor mal, pues afecta a la población en su mayoría vulnerable al responder a la ambición de unos pocos.

    En Colombia, la pasada consulta anticorrupción, nos dejó nuevamente en luto a aquellas personas que a conciencia votamos por ponerle fin a este mal. Sin embargo, era una realidad que se veía llegar, pues se requiere más que una consulta para ponerle fin a la corrupción.

    Se requiere de educación que permita la formación de líderes colombianos que piensen en el bien común y a su vez, la formación de un pueblo informado que no trague entero y sea capaz de manifestarse en contra de las injusticias sociales.

    Responder
  14. Laura Satizabal   septiembre 7, 2018 at 12:23 am

    En Colombia nos solemos quejar de los corruptos que se toman el poder del país y nos disgustamos por estar siempre en manos de los mismos; sin embargo, aquí se puede apreciar que no es el caso solo de Colombia, sino también de otros países latinoamericanos.

    En las infografías evidenciamos la repetición de patrones como: la manipulación, las mentiras, la impunidad, la falta de presencia de las cortes, el engaño ante los ciudadanos etc. Pero, la solución no está en creer que es algo común y resignarse, debemos concientizarnos, y documentos con este nos ayuda a abrir los ojos antes estas realidades. Está en nuestras manos difundir la información y hacer que otros vean los casos para que unidos tomemos fuerzas y luchemos por la democracia y la anti-corrupción permanente en los lugares donde vivimos.

    Responder
  15. Laura Satizabal   septiembre 7, 2018 at 12:31 am

    A menudo en Colombia nos quejamos por nuestros dirigentes y aquellos corruptos que permanecen en el poder y por la ineficiencia de altas cortes quienes deberían encargarse de ellos y sus casos. Al ver estas infografías me doy cuenta que no es algo que pasa sólo en Colombia, sino que es un fenómeno latinoamericano que repite los mismos patrones como lo son: la manipulación de información, del pueblo, desinformación, robo de las obras que se realizan, impunidad, desigualdad, la permanencia de los gobernantes, etc. Sin embargo, no es un tema para dejar de lado y llevarnos a la resignación, luego de conocer otros casos, y que no somos los únicos que vivimos esta realidad. Depende de nosotros informarnos y darnos cuenta de la realidad, además difundir y compartir la información para que otras personas tomen conciencia y seamos todos quienes luchemos por el cambio de la corrupción y una paz en el lugar donde vivimos.

    Responder
  16. Daniela Tobar   septiembre 7, 2018 at 2:52 am

    Uno de los asuntos más mencionados en los últimos días es el de la lucha contra la corrupción, poniendo fórmulas mágicas, ideas ingeniosas, promesas electoreras, castigos, etc. Todos estos se desaparecen al menor soplo del viento. Muchos de los casos mencionados en las infografías anteriormente expuesta, se encuentra problemas relacionados con la educación, la salud, la cultura, esto es bastante preocupante, porque se esta violando los derechos fundamentales de los ciudadanos por el beneficio económico de unos cuantos y es aun mas preocupante y creo que se debe reflexionar en el hacho que desde muchos años este problema esta sucediendo pero miramos hacia otro lado, mientras las elites corruptas saquean y acaban nuestro país. La corrupción interrumpe la maximización de la economía, el impulso al progreso y el desarrollo económico, y profundiza la desigualdad o el conflicto social y la miseria sobre la mayoría de los pueblos. Pero para poder medir y valorar la peligrosidad de este monstruo es necesario conocerlo y entenderlo en profundidad. Encontrar una solución a este problema no es fácil y menos solo con buenas intenciones o propuestas ligeras para ganar las próximas elecciones. Se requiere una reflexión a fondo de la organización de la sociedad y su comportamiento. Al igual que unos cambios bien pensados sobre todos estos temas que están íntimamente ligados y deben ser objeto de una serie de acciones coordinadas, mirando el futuro para que no ocurra lo de siempre, porque en este país se dictan leyes y se realizan reformas solo pensando el momento, o peor aún, pensando en el bienestar de algunos en particular, quitándoles y dándoles poder.

    Responder
  17. Valeria SG   septiembre 7, 2018 at 5:05 am

    La corrupción es un mal que ha perjudicado el crecimiento no solo económico, sino también cultural, intelectual, etc de nuestros países. Esto se lo atribuyo a la filosofía de “el fin justifica los medios”, poniendo en este caso el dinero y el poder como fin. Es increíble que como ciudadanos constantemente nos quejemos por las condiciones en las que vivimos como resultado de las acciones de los gobernantes políticos a quienes en su momento apoyamos en las urnas, y aún así no hagamos nada para enmendar la situación. Por esto digo que nuestros países no solo los mata la corrupción, también lo hace la indiferencia y la falta de memoria. Una vez entendamos que como pueblo tenemos verdaderamente el poder de transformar aquello que no nos tiene satisfechos y pongamos de lado nuestro individualismo para pensar en el bien colectivo, ese día la situación cambiará. ¿utopía? ¿idealismo?, no, es posible y el cambio debe ser de todos. Por lo tanto, si no queremos corrupción no seamos corruptos nosotros, no nos excusemos en el discurso de la malicia indígena para evadir responsabilidades y ejerzamos nuestro derecho al voto cada vez que sea necesario, hagámonos sentir.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.