La música sana las heridas que le dejó el conflicto armado

Diego Preciado, es un joven de 23 años nacido en Santiago de Cali, quién a su corta edad pertenece al segundo grupo poblacional, que, de acuerdo con el Registro Único de Víctimas, cuenta con mayor cantidad de personas que han sido afectados por parte del conflicto armado.

Foto Alcaldía de Cali

Él recuerda con nostalgia cómo hace cuatro años lo privaron de la libertad cuando iba a Barbacoas, Nariño, a recoger a su tía que necesitaba atención médica y debía ser trasladada a la ciudad de Cali. Lastimosamente no alcanzó a llegar, ya que en el camino unos hombres armados abordaron el vehículo en el que se transportaba, le pidieron su identificación y se internaron en una zona selvática de esta zona del país.  

Una noche, mientras sus captores estaban descuidados en una fiesta, Diego logró escapar del campamento en el que se encontraba. Corrió hasta llegar a un río donde encontró una lancha, se camufló debajo de esta con el miedo de ahogarse, pero con la firmeza de no volver atrás. Contó con suerte, el Ejército Nacional se encontraba cerca, lo que provocó que el dueño de la lancha se retirara del lugar y él pudiera ser rescatado, “ellos se acercaron apuntándome con sus armas, preguntaron mi nombre y revisaron en sus listas, al ver que yo aparecía como secuestrado, procedieron a darme ropa, agua y comida”.

Con esta historia es cómo Diego inicia su declaración ante el Ministerio Público, para la activación de la ruta de atención integral a víctimas la cual se brinda por parte del Municipio de Santiago de Cali, en articulación con las otras entidades del Sistema de Atención y Reparación Integral a las Víctimas (SNARIV), como es establecido en la ley 1448 del 2011.

Actualmente, es uno de los contratistas que presta su servicio en la subsecretaría de Atención Integral a Víctimas adscrita a la Secretaría de Bienestar Social, en donde echa mano de su experiencia para brindar apoyo y orientación a otras personas que vivieron en carne propia alguno de los hechos victimizantes del conflicto.

Diego también ha sido parte de los proyectos que se han dado para esta población por parte de la municipalidad. Con la Secretaría de Cultura, tuvo la oportunidad de materializar uno de sus sueños, la música, pues grabó una de sus canciones titulada “Y qué pasó”.  Por este medio encontró la alternativa de contar su vivencia y de sanar las secuelas que le dejo el secuestro “cuándo estoy en el estudio de grabación, siento que puedo volar, siento que puedo olvidar”, dijo.

Fuente: Alcaldía de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.