De las aulas de clase a Buenaventura

Estudiantes de las carreras de Derecho y Ciencia Política de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali realizaron la primera jornada de atención jurídica del año, conocieron el espacio humanitario ‘Puente Nayero’ y visitaron el comando naval en el Puerto.

Foto Pontificia Universidad Javeriana

¿De qué vale aprender si esos conocimientos no se aplican para ayudar los demás? Conscientes de la realidad social del país, la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales se ha trazado como compromiso acercar a los estudiantes a experiencias que permitan una mayor concientización de su rol frente a su entorno a través de diferentes actividades fuera de las aulas de clases.

Entre las que están las jornadas de atención jurídica en poblaciones lejanas. El pasado 5 de mayo se llevó a cabo en Unión de Vivienda, zona urbana de Buenaventura, la primera del año como parte del programa de extensión de Consultorio Jurídico de Javeriana Cali.

Un total de 61 bonaverenses, de las cuales el 90% eran víctimas del conflicto armado, recibieron asesoría de abogados en formación y profesores en una jornada que fue apoyada por el servicio de Jesuitas Refugiados (SJR).

El equipo interdisciplinario estuvo conformado por 10 estudiantes voluntarios, docentes del consultorio y una estudiante de Javeriana Bogotá, quienes estuvieron acompañados por los directores de la carrera de Derecho de Cali y Bogotá, Alejandro Ariza y María Clara Jaramillo, respectivamente, y por la decana de la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Alba Luz Rojas.

“Estoy agradecida con la Universidad, el Consultorio Jurídico y docentes de este último por permitirme asistir a esta importante jornada, donde aprendí que somos afortunados de estar donde estamos y que todos estos años de sacrificios académicos y formativos traen como resultado que aportemos y ayudemos a los demás cuando lo necesitan. Y es más satisfactorio cuando lo hacemos frente a las personas más vulnerables de la población, en este caso, la población de Buenaventura”, comentó Daniela Izquierdo, estudiante de Consultorio Jurídico de Javeriana Cali.

Le dijeron basta a la violencia

En esa visita a Buenaventura, estudiantes de Ciencia Política, por su parte, tuvieron la oportunidad de conocer dos experiencias de construcción de paz, también proclamadas por sus líderes como estrategias de resistencia para la permanencia en el territorio. 

El primer encuentro de los javerianos fue con Leonard Rentería, representante legal de la Asociación Cultural Rostros Urbanos y el segundo con Orlando Castillo, Isabel Castillo y Pompilio Castillo, miembros del Comité Coordinador del Espacio Humanitario Puente Nayero, ubicado en el barrio La Playita, que por años fue azotado por grupos criminales hasta que en el 2013 las cerca de 300 familias que allí habitan se unieron para hacerle frente a la violencia a través de acuerdos de convivencia que ellos mismo plantearon, firmaron e hicieron valer.

Estas experiencias sociales hacen parte de las actividades programadas en la cátedra Teorías del Conflicto de la profesora Ángela Cadavid y cuentan con el apoyo de la carrera de Ciencia Política en la alianza con la Regional Buenaventura de la Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento –CODHES.

La profesora Cadavid expresó la relevancia de este tipo de espacios para la formación de politólogos javerianos.

¿Cuál fue el mayor aprendizaje que se llevaron los estudiantes de Ciencia Política con esta visita?

Necesitamos politólogos que puedan reflexionar y actuar desde sus saberes sobre las realidades de injusticia, exclusión y discriminación en la región. Que estén comprometidos con la transformación de los conflictos desde perspectivas pacíficas, que reconozcan caminos posibles en estrategias no violentas para el cambio social, no solo porque hemos visto que es posible y deseable en los libros y en videos de experiencias lejanas, sino porque protagonistas de estas iniciativas que se encuentran tan cerca nuestro, han creído en estas acciones políticas, las defienden y las implementan.

En esa medida, el mayor aprendizaje está en comprender la importancia de la educación para afrontar las necesidades del país, desde el ejemplo que nos dan quienes no han tenido las mismas oportunidades que nosotros y a quienes podríamos acompañar en sus luchas desde la formación, la investigación y el servicio con el sello javeriano.

¿Cómo funciona el espacio humanitario Puente Nayero?

La Asociación Cultural Rostros Urbanos es una organización liderada por jóvenes bonaverenses que creen que en un contexto en el que hacer parte de grupos armados hace parte de las escasas oportunidades que tienen los jóvenes en Buenaventura para pertenecer, para ser reconocidos y para resolver la economía familiar. El arte y la cultura constituyen una salida, una forma de enganche para reconstruir la identidad de las generaciones que no han experimentado las formas, costumbres, prácticas y saberes ancestrales de las comunidades negras y afrodescendientes, debido a los daños culturales resultado de la violencia en el pacífico colombiano. 

Por su parte, el Espacio Humanitario Puente Nayero es una iniciativa de paz que fue constituido el 13 de abril de 2014 en una de las calles del Barrio La Playita. Consistió en la presión que la comunidad unida con alrededor de 40 personas de diferentes ONGs colombianas e internacionales que se instalaron de manera permanente por unos 5 meses en el espacio, lograron ejercer en los grupos armados que se encontraban en la calle, para que salieran de allí. 

Se han sostenido fortaleciendo sus procesos comunitarios, reforzando la solidaridad, el reconocimiento, la organización y las alianzas con otros que, como ellos, consideran que se debe y se puede vivir en paz.

¿Cuándo hablan de acciones no violentas, a qué tipo de estrategias se refiere puntualmente?

En clase abordamos acciones políticas llevadas por ciudadanos que buscan transformaciones sociales, pero han optado por estrategias que no implican violentarse a sí mismos u a otros. Así, encontramos acciones que buscan movilizar la opinión pública para presionar al gobierno a actuar sobre un tema, como el Paro Cívico en Buenaventura, otras más continuas como el Espacio Humanitario, en el que una comunidad se rehúsa a estar sometida por los grupos armados y como las de Rostros Urbanos, que recuperan las esquinas para que no sean espacios de consumo y violencia, sino de expresión artística y cultural. 

Fuente: Pontificia Universidad Javeriana de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.