Una paz que reconstruya la memoria

Desde el pasado miércoles se cumple  en Cali el Simposio Internacional 'Conflicto, Memoria y Justicia', que organizan la Universidad del Valle, la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, la Universidad Autónoma de Occidente y la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca ORIVAC

Profesor Sergio de Zubiría /Foto Univalle

“La sociedad colombiana está dejando atrás un conflicto, el más antiguo del hemisferio occidental, un conflicto político que algunos han catalogado como una guerra interna que ha generado muerte, llanto, lágrimas y mucho sufrimiento durante cerca de 60 años. Por fortuna, los diferentes actores de este conflicto, sobre todo el actor político y armado más importante como lo fueron las FARC, así como el Estado, se sentaron a negociar. Después de varios años de negociación se logró firmar el último acto de paz. Sabemos que los principales conflictos políticos internos del mundo contemporáneo han sido resueltos a través de actos de paz y la sociedad colombiana se ha involucrado en la construcción de la paz que tanto anhelamos”.

Con estas palabras, el profesor Luis Carlos Castillo Gómez, vicerrector administrativo con funciones delegadas de rector, dio apertura al Simposio Internacional ‘Conflicto, Memoria y Justicia’, que organizan la Universidad del Valle, la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, la Universidad Autónoma de Occidente y la Organización Regional Indígena del Valle del Cauca ORIVAC.

En el Simposio Internacional, que se realiza en el 9 en la Universidad del Valle y el 11 en la Autónoma de Occidente, se discute acerca de la restauración, tratamiento y papel de la memoria y sus víctimas dentro del posconflicto en Colombia.

“La sociedad colombiana quiere la paz, con justicia social, que ponga el énfasis fundamentalmente en las víctimas, una paz con justicia y reparación. Una paz que por supuesto reconstruya la memoria de las víctimas para que en este país no se vuelva a repetir el conflicto”, añadió el profesor Castillo Gómez.

Por su parte, Luis Hernán Pérez Páez, rector de la Universidad Autónoma de Occidente, sostuvo que “hoy más que nunca se requieren instituciones comprometidas con los retos de toda naturaleza que ha dejado más de medio siglo de lucha fratricida en este país y las universiades son las entidades llamadas a liderar los procesos de formación ciudadana en pro de una sociedad cada vez mpás justa e incluyente”.

Así mismo, el padre Luis Felipe Gómez Restrepo, rector de la Pontificia Universidad Javeriana, de Cali, señaló que “estamos en un momento de transición en el país y no podemos pasar agachados en este momento de la historia. Estamos en una transición, las cuales son siempre son muy complejas y tenemos que tomar riesgos. En este sentido, la universidad tiene que tener una palabra muchísimo más fuerte. La fuerza académica tiene que tener una palabra viva en el país, especialmente en esta región que fue un teatro de operaciones de la violencia y ahora debe ser un teatro de operaciones de la paz”.

El padre Gómez Restrepo terminó su intervención explicando que “si las universidades le damos autonomía a estas regiones que fueron escenarios de la violencia, a la paz no la detendrá nada”.

Como parte de la apertura del simposio, el filósofo y profesor de la Universidad de Los Andes Sergio de Zubiría Samper presentó la conferencia inaugural, ‘La recomposición de la memoria en el espacio de la historia nacional sobre el posconflicto’, en la cual hizo una serie de reflexiones sobre la memoria histórica del conflicto armado en Colombia.

Sergio de Zubiría Samper, filósofo y profesor de la Universidad de Los Andes.

Comenzó por reconocer la importancia del conocimiento de los sectores populares y entre éstos los de las comunidades indígenas y pobladoras de las zonas donde se vivió con mayor intensidad la violencia, a diferencia del modelo modelo eurocentrista, que ha primado en la academia y, desconoce los saberes ancestrales.

Zubiría Samper señaló que para el contexto actual, es más formativo preparar a los estudiantes para tramitar los conflictos que mostrarles un ‘paraíso de mermelada’, usando el término acuñado por Estanislao Zuleta. Hablar y pensar el posacuerdo y el posconflicto debe hacerse desde una mirada polifónica. La construcción de la memoria debe ser un proceso colectivo, intersubjetivo, que evite visiones homogeneizadoras y maneje diversos formatos y géneros, que sea construida por los olvidados y relegados y no construida por las élites, concluyó.

Arriba en la foto: De izq. a der. Delfín Ignacio Grueso, coordinador del simposio, modera el panel de apertura del Simposio.

Fuente: Agencia de Noticias de Univalle

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.