Mapa Teatro, laboratorio de investigación permanente sobre artes vivas

Por medio de imágenes y textos de autores procedentes de distintas disciplinas y latitudes se recorre Mapa Teatro, laboratorio dedicado a la creación transdisciplinar, con sede en Bogotá desde 1986.

Foto Unimedios

Este laboratorio de artistas fue fundado en París en 1984 por Heidi, Elizabeth y Rolf Abderhalden, artistas visuales y escénicos colombianos. 

De su quehacer han surgido la Maestría en Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia y el evento Experimenta Sur, que reúne a creadores latinoamericanos vinculados a las artes vivas. 

Desde su creación, Mapa Teatro traza su propia cartografía en el ámbito de las “artes vivas”, un espacio propicio para la transgresión de fronteras –geográficas, lingüísticas, artísticas– y para la puesta en escena de preguntas locales y globales por medio de distintas operaciones de “pensamiento-montaje”.  

Marta Rodríguez, editora de la obra Mapa Teatro. El escenario expandido  publicada por la Editorial de la U.N., afirma que “el libro cuenta con la participación de autores extranjeros como Andreas Huyssen, Laymert Garcia dos Santos, Guilia Palladini, José Sánchez y Diana Taylor, esta última profesora de la Universidad de Nueva York”. 

Según la editora, en el trabajo de Mapa Teatro lo visual, el vestuario, el espacio y cada elemento que se incorpora a la escena tienen una fuerza enorme. Además llama la atención sobre el hecho de que dramaturgos como Samuel Beckett o Heiner Müller formen parte de los trabajos del laboratorio de artistas. 

Los Abderhalden 

La relación del profesor Abderhalden con la U.N. se remonta a 1987, año en el que, por su formación interdisciplinar, se vincula formalmente a la Escuela de Música (Facultad de Artes) y coincide con su radical  reforma curricular, liderada por la directora, profesora Mariana Varela. 

Como resultado de esta reforma académica fue posible que varios años después surgiera la Maestría en Artes Vivas de la U.N., pionera en Colombia y América Latina, y en la que ha sido fundamental el trabajo transdisciplinar desarrollado por Mapa Teatro desde sus inicios, en la medida en que sus obras están más emparentadas con las artes plásticas y visuales que con lo que hasta entonces se consideraba como un teatro de corte más clásico. 

Orestea Ex Machina (1985), por ejemplo, contó con la participación de estudiantes de Artes Plásticas, y además la presencia activa del espectador –que hasta entonces era percibido como un sujeto pasivo de cualquier representación artística– resultaba fundamental para el desarrollo de la obra.  

“De ahí que se hable de escenario expandido, puesto que era un trabajo muy transgresor, más cercano a la instalación y al performance que al teatro tradicional”, precisa la docente. 

Un laboratorio expandido 

Producto de la estrecha relación entre Mapa y la academia, surge Experimenta Sur, proyecto cultural encaminado a estimular el encuentro entre artistas y académicos de Latinoamérica y de otros lugares del mundo alrededor de las artes vivas, término acuñado por Rolf Abderhalden. 

En palabras del propio docente Abderhalden, la iniciativa busca “articular y confrontar en un espacio temporal y experimental las prácticas artísticas contemporáneas con el pensamiento, los discursos y las narrativas producidas en el mundo académico, además de problematizar su relación con la ética, la estética y la política”. 

Aunque el trabajo desarrollado por Mapa Teatro cuenta con la participación habitual de Heidi y Rolf Abderhalden, junto con frecuentes aportes de Elizabeth Abderhalden en el área de vestuario, no se trata de un grupo de trabajo permanente, puesto que suelen involucrar personas de otras disciplinas, y en tal sentido prefieren definirse como un laboratorio de artistas. 

Aunque el trabajo en torno a mitos es frecuente –Prometeo (2002) es un ejemplo de ello–, el proceso de creación alrededor de autores como Müller también es recurrente, además de la vinculación de personas y espacios de uso inesperado y poco frecuente, como el que tuvo lugar para el montaje de Horacio (1994) con participación de un grupo de internos de la Penitenciaría Central La Picota. 

“Trabajos como el de Prometeo, promovido por Antanas Mockus, quien para entonces se desempeñaba como alcalde mayor de Bogotá, Rocío Londoño (socióloga) y Ángela María Robledo (psicóloga), se hicieron para recoger las historias de vida y experiencias de 15 antiguos habitantes de El Cartucho”, destaca la editora. 

Según la profesora Rodríguez, por esa época se produce un viraje en el trabajo e intereses del grupo, de tal manera que desde entonces Mapa aborda la problemática del país, lo que da lugar a un cuerpo de obras que denomina Anatomía de la violencia, y en la que se involucran artistas y tradiciones de las regiones más olvidadas de Colombia. 

Prometeo también habría sido el inicio de una nueva etapa, en la medida en que a partir de entonces comenzaron a surgir una serie de instalaciones con un carácter específicamente espacial y la ausencia absoluta de parlamentos, son obras más cercanas a las artes visuales que también han expandido su campo de acción. 

La presentación del libro Mapa Teatro. El escenario expandido tendrá lugar el lunes 30 de abril a las 6:00 p. m. en el estand de la U.N., Pabellón 3, segundo nivel, en el marco de la Filbo 2018.

Fuente Unimedios Por: fin/JCMG/dmh/LOF

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.