El rastro de “los pájaros” en la memoria gráfica de Stephanía Mera

Setenta años después, la nieta de un ferroviario cuanta como fue la noche que su abuelo entró a hacer parte de la historia de la ciudad y de Colombia.

Collage de Stephanía Mera en el que aparecen Darío Bermúdez y Jorge Eliécer Gaitán/ Foto Jorge Manrique Grisales/CBN

Por Jorge Manrique Grisales
Director de CBN

El 9 de abril de 1948, no hubo grandes tragedias en Cali, luego del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, ocurrido en el centro de Bogotá. La muerte llegaría al año siguiente, el 22 de octubre de 1949, a un solar ubicado en la carrera cuarta con calle tercera, donde se encontraban reunidas varias personas.

Era sábado por la noche y Darío Bermúdez, un hombre que trabajaba en el Ferrocarril del Pacífico, le dijo a su esposa que se quedaría en la reunión que había en la Casa Liberal de Cali y que ella se fuera para la casa. Obediente, la mujer se fue a cuidar los niños.

Así informó El Relator sobre la masacre de la Casa Liberal en Cali / Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Ya había pasado más de un año de El Bogotazo y en el país se respiraba zozobra por la guerra no declarada, pero evidente, entre los partidos conservador y liberal. Colombia se asomaba a otra violencia más que se sumaba a las incontables desde cuando decidió convertirse en república independiente en 1810.

El ambiente en la Casa Liberal de Cali era el de personas que sacaban un tiempo para conversar y comentar los últimos acontecimientos derivados de la tensa situación que se vivía en muchas partes del país debido a la conformación de fuerzas oscuras apoyadas por el gobierno para acabar con la oposición. Se hablaba entonces de “los pájaros”, que fueron inmortalizados en la novela Cóndores no entierran todos los días, del vallecaucano Gustavo Alvarez Gardeazábal. Se trataba de hombres con licencia para matar en nombre de las buenas costumbres.

La Casa Liberal, que no existe, tenía entonces una sola entrada. Allí, los asistentes escuchaban la charla de un dirigente de la colectividad cuando de repente varios hombres entraron disparando. Eran civiles que no preguntaron por nadie en particular. Despavoridos, los asistentes buscaron refugio detrás de puertas y muebles. Otros, entre ellos, Darío Bermúdez se fueron hasta el fondo del solar intentando saltar las tapias. Allí el ferroviario fue alcanzado por las balas de “los pájaros”.

La diseñadora gráfica Stephanía Mera Bermúdez, nieta del ferroviario Darío Bermúdez /Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Veintidós muertos y 70 heridos fue el saldo de la masacre que se produjo en momentos en que a pocas cuadras de allí el general Gustavo Rojas Pinilla, quien años después se convertiría en presidente de facto de la república, recibía las insignias como nuevo comandante de la Tercera Brigada del Ejército con sede en Cali.

Todas estas imágenes se revivieron 70 años después en el Centro de Memoria Cultural de Cali, en la voz de Stephanía Mera Bermúdez, nieta del ferroviario asesinado en la Casa Liberal. Esta joven diseñadora hizo de la historia de su familia su trabajo de grado en la Universidad del Valle.

Recordó como su abuela le contó los instantes dolorosos cuando la llamaron a contarle que su esposo había muerto en la Casa Liberal y que fue él mismo quien le dijo esa fatídica noche que se fuera para la casa, salvándole prácticamente la vida. Por eso le guardó luto permanente.

En su cabeza, Stephanía tenía muchas imágenes y como diseñadora resolvió armar un relato gráfico en que se entremezclan la historia del país, los archivos de periódico y las fotos del álbum familiar. Las piezas construyen una memoria enriquecida con la historia personal.

Asistentes a la exposición del Centro de Memoria Cultural de Cali/ Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

El salón se llenó y hubo que habilitar sonido en otro espacio que también fue colmándose de personas de todas las edades que querían revivir este episodio de la historia caleña, a pesar del apocalíptico aguacero que cayó esa tarde en el centro de la ciudad.

En la pantalla del videobeam aparecieron mapas, planos, fotos y recortes de prensa de El Relator, que fue el único periódico que informó sobre la masacre. La foto de Gaitán cargando a su hija se funde con la imagen del ferroviario cargando también a su pequeña hija. Ambos sintieron el paso de la muerte a la velocidad de las balas.

Las piezas que pueden verse en el Centro de Memoria de Cali son retazos de memoria que 70 años después le cuentan a Cali que 22 personas murieron inermes en la Casa Liberal, pero que gracias al trabajo de Stephanía esto no quedará simplemente como el cuento de la noche en que “los pájaros” pasaron por Cali.

Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

One Response to "El rastro de “los pájaros” en la memoria gráfica de Stephanía Mera"

  1. Maria Adiela Molina   abril 16, 2018 at 2:15 am

    Mi infancia fué en Buga Valle y mis abuelos siempre hablaban de los pájaros. “Cuidado! Pueden pasar por aquí y hacer otra matanza “decían. Además recuerdo también un cuadro enmarcado de Jorge Eliécer Gaitán en el cuarto de mis abuelos. Hablaban muy bajito de liberales y conservadores. Que interesante esta historia de la diseñadora. Un año después del bogotazo, semejante matanza! Que bien ! Profesor.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.