Fotosensibilización afecta ganado en los Llanos Orientales

En 127 de las 148 fincas visitadas en el oriente de Colombia, específicamente en los municipios de Aguazul, Acacías Cumaral, Maní, Granada, Yopal, Villanueva y Villavicencio, las reses mostraron lesiones en la piel, posiblemente ocasionadas por una enfermedad hepática tóxica.

Foto Pixabay

La fotosensibilización o fotodermatitis provoca grietas y fisuras en la piel de reses y caballos, a causa de la exposición al sol tras el consumo de plantas tóxicas como el Enterolobium cyclocarpum o carocaro y las del género Brachiaria spp, que se encuentran en Casanare, Meta, Arauca y otros departamentos de la región oriental del país.

Sin embargo la fotodermatitis no es la única afección que puede presentar el ganado por el consumo de plantas tóxicas, también se han dado casos de muerte súbita, fracturas, timpanismo y debilidad muscular. Así lo señala un estudio realizado por veterinarios y biólogos de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.).

El grupo liderado por la profesora María Constanza Lozano, doctora en Ciencias de Salud y Producción Animal de la U.N., visitó 148 predios –con cerca de 40.420 cabezas de ganado- de los municipios de Meta y Casanare, y se observó que las reses estaban afectadas por la fotosensibilización.

Dicha afección se caracteriza por la presencia de úlceras en la piel despigmentada o en algunas zonas sensibles, es ocasionada por pigmentos fotodinámicos que circulan en la sangre después de contraer una enfermedad hepática tóxica por la ingesta de plantas nocivas para  el hígado del animal.

La profesora Lozano explica que después de realizar una encuesta a los encargados de las fincas, se estableció que una de las posibles razones de la gran cantidad de ganado afectado es porque “el 41 % de la población al mando de los hatos ganaderos desconoce la existencia de las plantas tóxicas para los animales, al igual que los efectos que ocasionan”.

No obstante, el 29 % de la población encuestada indicó que una de las plantas que causa más efectos fotosensibilizantes al consumir sus frutos es el Enterolobium cyclocarpum o carocaro, un árbol que se da en regiones tropicales o templadas-cálidas.

Otra de las plantas consideradas tóxicas es el Pasto Brachiaria spp, que está en el 93 % de los predios visitados. El consumo de alguna de las especies de este pasto, además de causar problemas de fotosensibilización, ha provocado intoxicación con nitrato, conocida como nitritotoxicosis, e incluso pueden contener sales tóxicas (oxalatos) que causan alteraciones óseas en los equinos.

Fotosensibilización por Brachiaria

La investigadora Lozano menciona que “se hizo un muestreo de las cinco especies de pasto Brachiaria, en dos fincas de las 148 visitadas. Se buscó identificar qué factores influían en la acumulación de compuestos tóxicos en estas especies, durante cuatro épocas climáticas que comprenden tiempos de sequía y lluvias,”.

Para la investigación se tomaron muestras de B. brizanthaB. decumbensB. dictyoneuraB. humidicola y el híbrido B. ruziziensis x B. decumbens x B. brizantha, que se encontraron en los dos terrenos ubicados en Villavicencio y San Martín de los Llanos, a orillas del río Ariari.

Las muestras de materia vegetal se recogieron en dos fases de crecimiento de la pastura: a los 14 días y a los 28 días tras un periodo de descanso, tiempo en que los animales aprovechan los nutrientes del pasto.

Dentro de los compuestos tóxicos acumulados que producen la fotosensibilización están las saponinas, cuantificadas a partir de la protodioscina y la diosgenina. Con este análisis se comprobó que el compuesto de protodioscina se ve influenciado por factores climáticos de época seca, mientras que la diosgenina, que está en mayores concentraciones en B. decumbens y en el híbrido, aumenta en épocas lluviosas.

De igual manera se demostró que para el momento de la investigación, el 72 % de los pastos presentaban niveles de nitrato superiores a 2.000 partes por millón, considerado como un límite para evitar desórdenes reproductivos en los animales, sobre todo en las hembras.

La investigadora recomienda que se le dé más importancia a reconocer las plantas tóxicas y sus efectos en la salud de los animales, así como la dinámica de producción de sus compuestos.

 Cortesía Unimedios Por: fin/DGH/dmh/CLM

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.