Ascenso de Trump evidencia deficiencias de ingreso a educación superior en México

El cambio en materia migratoria del mandatario estadounidense, Donald Trump, dejó al descubierto una serie de problemas asociados a la situación que afrontan los deportados para acceder al sistema educativo.

Foto Unimedios

Durante el foro “Las universidades mexicanas ante las amenazas en la era de Trump: las condiciones institucionales para el retorno de los jóvenes universitarios”, organizado por la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), el profesor Hiram Ángel Lara, dio a conocer un estudio realizado en 33 instituciones educativas del país centroamericano, que evidencia las deficiencias que existen para atender esta demanda.

De acuerdo con el docente, magíster en Gobierno y Asuntos Públicos de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Sede Académica de México (FLACSO), la situación ha tenido unos periodos de crisis debido a las deficiencias de la atención a la población que regresa entre 2008 y 2012, faltas que se han agudizado entre 2012 – 2016.

Además de las correspondientes acreditaciones de los estudios cursados en EE.UU., los aspirantes debían presentar documentos traducidos al español, y la mayoría de los jóvenes y niños que lograban acceder al sistema escolar comenzaron a ser objeto de un constante matoneo por parte de sus compañeros de clase.

Aunque dicha situación provocó que algunas instituciones comenzaran a facilitar el ingreso de estos estudiantes al sistema educativo nacional, de acuerdo con la investigación adelantada por el profesor Lara, se encontró que hasta el año 2016 no se había adoptado ningún tipo de medida para mejorar esta situación.

Paños de agua tibia

Pese al dramático escenario, tras el ascenso del magnate solo 12 de las 33 instituciones analizadas comenzaron a ofrecer algún tipo de información que permitiera establecer con claridad cuál sería el proceso a seguir para poder inscribirse a una carrera.

La gran ausente, sin embargo, era la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), considerada como uno de los centros académicos de educación con mayor reconocimiento en Latinoamérica y el mundo.

“Si alguien quería saber cómo estudiar allí, la información era inexistente, y conocer qué tipos de trámites debían hacerse podía ser muy complejo”, precisa el docente.

En general, la totalidad de las universidades evaluadas tenían grandes vacíos respecto a la información relacionada con el proceso de convalidación de estudios, y aunque en cada institución existe una reglamentación conocida como Ley orgánica, actualmente no hay oficinas capaces de atender estos procesos.

“Era práctica frecuente de estas instituciones enviar al estudiante retornado ante instancias federales o estatales, con los costos y tiempo que ello implicaba, para que luego pudiera hacer su proceso de ingreso”, destaca el profesor Lara, para quien muchas veces ocurría que el funcionario a cargo de atender estos casos, desconocía buena parte de los procedimientos de ingreso.

Si bien ha habido algunos avances por parte del Gobierno, como las medidas adoptadas el año pasado por el Senado de la República a través del acuerdo 286, en el que se exige una reducción de los trámites de ingreso y la documentación que debe presentarse, en la actualidad se registran algunos vacíos.

Por ejemplo, aunque la estrategia diseñada por representantes de la sociedad civil y la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación (ANUIES), ha sido crear un programa conocido como “Puente”, hasta ahora solo se encuentran inscritas 227 participantes sobre un total de 1.900 instituciones educativas de educación superior.

De continuar esta tendencia, será muy difícil que los jóvenes deportados puedan integrarse al sistema productivo del país en condiciones favorables, lo que concluirá en el agravamiento de la crisis social que deberá enfrentar México, por cuenta de las drásticas medidas económicas que ya ha comenzado a implementar su vecino del norte.

Fuente Alcaldía de Cali Por: Fin/JCMG/dmh/VPA

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.