Con colcha de retazos se aprende ciencia política

Estudiantes de grado décimo y once interpretan mejor los temas de ciencia política mediante la técnica interactiva Colcha de retazos, la cual permite develar formas de apropiación de la cotidianidad.

Foto Unimedios

La estudiante Rubiela Vanegas Cadavid, de la Maestría en Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Humanas y Económicas de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) Sede Medellín, afirma que “la ciencia política tiende a confundirse con la actividad de los políticos. Esa es la primera barrera con la que uno se encuentra, ya sea porque la información está sesgada o porque en el entorno familiar de los estudiantes siempre se hace crítica que no es constructiva”.

La investigadora analizó los factores sociales, culturales y pedagógicos que inciden en la enseñanza de la ciencia política. Su estudio lo desarrolló con un grupo de 25 estudiantes de décimo y once de la Institución Educativa La Asunción (femenina) en el barrio Santa Cruz de la Comuna 2 de Medellín, de estratos 1, 2 y 3. 

Allí se identificó que uno de los factores que influyen en el desinterés juvenil por temas relacionados con la ciencia política tiene que ver con que ellos no forman parte activa en las decisiones del hogar.

Además el desconocimiento de espacios de participación, con excepción de las juntas administradoras locales (JAL) y las juntas de acción comunal (JAC), y del abstencionismo a la hora de votar, “porque hacen parte de una comunidad que se siente afectada por las promesas incumplidas, lo que las lleva a relacionar la política colombiana con la corrupción”, afirma la investigadora.

Precisamente, según el Plan de Desarrollo Local de la comuna 2 de 2015, la zona se ha caracterizado por ser un territorio afectado por la pobreza, la exclusión social y económica, la falta de gobernabilidad representada en la presencia y el control de territorio por parte de grupos al margen de la ley.

La indiferencia también se refleja en procesos de participación escolar como en la elección de líderes estudiantiles: personera estudiantil, contralora escolar, representante de los estudiantes y líder de mediación. Cargos que deben ser asumidos por estudiantes de décimo y once.

“Estos ejercicios de poder se quedan vacíos si no existe una consciencia de participación, esta es una tarea que debe orientarse desde la ciencia política”, menciona la investigadora. En ese sentido las clases y los ejercicios pedagógicos tienen un rol fundamental, pero hay que explorarlos para garantizar su eficacia.

De esa manera expone que no toda la propuesta temática direccionada por el Ministerio de Educación es viable ni motiva a las estudiantes, a menos que se haga un acompañamiento con metodologías llamativas.

“A nivel pedagógico es fundamental el dinamismo en las clases. Hay mucha más participación cuando se llevan propuestas interactivas al aula, por ejemplo para trabajar temas de derechos humanos”, afirma.

Las técnicas que utilizó en los grupos fueron sociodrama y colcha de retazos. El primero se refiere a un instrumento de estudio que facilita el conocimiento de problemáticas sociales, por medio de la capacidad de entendimiento que muestran los participantes.

Por su parte, colcha de retazos tiene que ver con la construcción que cada estudiante hace sobre determinada temática, luego hace una exposición y finalmente se fijan mensajes o gráficas de manera colectiva en un tablero, para que puedan ser observados por los demás.

La técnica permite evidenciar conocimientos u opiniones en torno a las temáticas y también expresar intenciones a partir de la vida cotidiana de cada uno. A partir de esto, uno de los temas trabajados fue el de los partidos políticos tradicionales y la Constitución de 1991, cuyo ejercicio demostró gran interés por parte de las estudiantes.

Desde la experiencia con esta metodología, la investigadora reflexiona en que las alumnas “captan situaciones no solo locales, sino también nacionales, regionales e internacionales que nos afectan”.

Así mismo, Vanegas señala que si bien las metodologías novedosas son pertinentes, es necesario partir de saberes previos, porque permiten mejor orientación de la clase y provocan a que las estudiantes se involucren en la propuesta de trabajo, a la vez que generan consciencia crítica.

La investigación incluyó como metodología la observación participante, con el objetivo de lograr un acercamiento con las estudiantes. Para la interpretación hizo entrevistas y se aplicaron encuestas, en las que se les preguntó, por ejemplo: ¿qué concepto tienen de la ciencia política?

Ante este cuestionamiento, seis estudiantes mencionaron que temas fundamentales para la vida; cuatro, lo relacionado con el mercado y el comercio; dos hablaron de los ingresos; dos sobre los derechos de gobernar; tres puntualizaron en aspectos inherentes a los grupos humanos; otras tres lo hicieron sobre lo que pasa con el presidente, y otras dos dijeron que todo lo referente al país. Las tres restantes no respondieron.

Con el estudio la investigadora concluye que “hay barreras tanto personales como las que se han construido desde los entornos sociales, estas van menguando la posibilidad de que las estudiantes se involucren activamente en la democracia escolar”.

Fuente Unimedios Por: fin/KAGG/dmh/CLM

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.