Blanqueador biomimético evitaría daño del esmalte dental

El Grupo de Aplicación de Materiales a la Odontología (Gramo) de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.) desarrolló un blanqueador biomimético -similar a una crema dental blanca-, elaborado a partir de compuestos como fosfatos de calcio presentes de forma natural en la constitución del esmalte dental.

Foto Unimedios

Aunque el esmalte dental es el tejido más duro del cuerpo, los blanqueadores como el agua oxigenada (peróxido de hidrógeno) y el peróxido de carbamidasuelen afectar sus componentes –proteínas, calcio y fosfato-, y dañar de forma irreversible su estructura.

El profesor Édgar Delgado Mejía, afirma que “el espesor del esmalte es muy pequeño, y en las cúspides –donde es más grueso- puede llegar a tener 1,4 milímetros. Motivo por el cual es muy frágil”.

La autora de la investigación, Ingrid Suárez, estudiante de Maestría en Odontología de la U.N., señala que la sustancia creada “se deposita en la superficie del esmaltede tal manera que le da al diente una apariencia más blanca, tal como lo demostraron las pruebas realizadas en espectrofotómetro –usado para constatar el cambio-“.

El nuevo producto está elaborado a partir del  procedimiento biomimético, en el que se usan  fosfatos de calcio similares a los que componen el esmalte, y se desarrollan en condiciones parecidas a las de los cuerpos vivos.

 

Por ahora en labotatorio

Luego de realizar un ensayo piloto en dientes de vaca, junto con la aplicación en dientes extraídos de algunos pacientes, se obtuvo un producto más espeso con capacidad de impregnar y expandirse por la superficie del diente con mayor facilidad.

“Puesto que los procesos industriales para hacer este tipo de productos suelen trabajar a temperaturas de hasta 1.000°C  y nosotros los llevamos a cabo a una temperatura que no sobrepasa los 37°C, se requiere una infraestructura mucho menos compleja y más económica”, destaca el profesor Delgado.

Una vez se prepara la sustancia homogénea, a partir de la mezcla con agua destilada, se procede a aplicarla sobre la superficie de los dientes durante seis horas.

Aunque las pruebas solo han sido realizadas en laboratorio, los investigadores estiman que la saliva de una persona contribuiría a que el blanqueador biomimético sea más efectivo y actue  más rápido.

“Gracias a que los agentes que se encuentran en la saliva son fosfatos de calcio súper saturado similares a los que usa el blanqueador, es factible que el proceso se optimize en forma considerable”, subraya la magister Suárez.

Teniendo en cuenta que los blanqueadores de peróxido de hidrógeno son hasta 15 % más efectivos, se espera que al introducir mejoras en la homogeneidad del nuevo producto se llegue  a un estándar muy similar, con la ventaja de que el procedimiento desarrollado en la U.N. no comprometa  el futuro de los dientes y pueda hacerse con mayor frecuencia.

No obstante, puesto que investigaciones anteriores daban cuenta de que al aplicar el producto no había un resultado homogéneo y quedaban algunos parches, el proyecto también se concentró en modificar dos de sus propiedades –viscosidad y tensión superficial-, con el fin de optimizar el proceso.

Cortesía Unimedios Por: fin/JCMG/dmh/VPA

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.