Método diagnostica enfermedades crónicas en las uñas

Con el clipping ungueal, que se utiliza para detectar infecciones superficiales en las uñas como la onicomicosis, también se evalúan los cambios clínicos causados por la psoriasis.

Foto Unimedios

La psoriasis es una enfermedad crónica que causa lesiones escamosas engrosadas e inflamadas en la piel y afecta al 3 % de la población mundial, cerca de 120 millones de personas. En Colombia no se tiene un registro exacto del impacto de esta patología, que puede ser precipitada por varios factores como piercings, tatuajes, irritantes químicos, quemaduras solares y estrés, entre otros. 

A diferencia de la biopsia ungular, que es dolorosa y podría alterar la superficie de la uña, el clipping ungueal permite hacer una prueba rápida, económica y menos invasiva, pero que no ha sido explorada en el estudio de enfermedades inflamatorias en las uñas o aparato ungueal. 

Según la investigación adelantada por Shirley Ariza, especialista en Dermatología de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), los datos de los hospitales Simón Bolívar y Militar Central de Bogotá señalan que en 2004 un 3 % de las consultas a especialistas fueron por esta enfermedad. 

La investigadora realizó un estudio piloto en el Hospital Universitario de La Samaritana de Bogotá con 14 pacientes atendidos entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre de 2017, para analizar las muestras de corte ungular (de la uña) por medio del clipping ungueal y diagnosticar la psoriasis. 

Efectos en la uña 

La severidad de la enfermedad en las uñas de las manos se calculó en pacientes de entre 22 y 71 años con el Nail Psoriasis Severity Index (Napsi), un instrumento de medida de la afectación ungueal. 

Después, con un cortaúñas quirúrgico se tomó una porción de la lámina ungular, de una longitud mínima de 5 mm y un ancho mínimo de 3 mm. En los pacientes que presentaron cambios clínicos producto de la psoriasis se tomó un muestra de la uña más comprometida. 

Las muestras se envasaron en un frasco de formol y luego se embebieron en una muestra de parafina para realizar el corte de dos láminas por cada muestra de 2 micrómetros. Una de las láminas fue teñida con hematoxilina y eosina, compuestos empleados en pruebas médicas, y la otra lámina se humedeció con coloración de PAS para evaluar la presencia de hongos. 

Las dos muestras fueron analizadas en el microscopio por un dermatopatólogo, para evaluar los signos tempranos de la aparición de cambios ungulares causados por la psoriasis. Con el examen físico y el interrogatorio se evidenció que el tipo clínico más común es la psoriasis en placas (78,6 %) y la artritis psoriásica (28,6 %). 

Los signos clínicos más frecuentes en la muestra fueron la leuconiquia o manchas blancas en las uñas (71,4 %), seguida de los hoyuelos o depresiones circulares en la lámina de la uña (51,7 %) y las hemorragias en astilla (50 %). 

En todas las muestras se detectaron hallazgos microscópicos sugestivos de psoriasis, de los cuales el más frecuente es la paraqueratosis subungueal o la persistencia anormal de células inmaduras por debajo de la lámina de la uña (100 %). 

La psoriasis, que no es considerada como contagiosa y ocurre por una acumulación de células muertas en la superficie de la piel, puede ser difícil de tratar según la gravedad de la enfermedad y de la manera como afecta la calidad del paciente.

Cortesía Unimedios Por: fin/DGH/MLA/LOF

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.