Gastroscopia en caballos identifica úlceras gástricas

Este procedimiento se realiza en la Clínica para Grandes Animales de la Universidad Nacional de Colombia (U.N.), donde también se atienden casos particulares de endoscopias digestivas y respiratorias para los equinos.

Foto Unimedios

La úlcera gástrica es una enfermedad frecuente en los caballos y se produce porque su tracto intestinal es muy pequeño y susceptible a alteraciones de la comida. También se debe a una alimentación alta en grano, ya que ellos son herbívoros. Además el uso de concentrado rico en almidón cambia la fisiología del intestino y los predispone a sufrir cólicos.

Para identificar una úlcera en el equino se realiza la gastroscopia, que permite visualizar el esófago, el estómago y el duodeno para evaluar las molestias abdominales.

Olimpo Oliver, docente y médico veterinario de la Clínica para Grandes Animales de la U.N., explica que al año se realizan cerca de 50 endoscopias entre digestivas y respiratorias a los equinos que atienden él y su equipo de veterinarios.

El profesor Oliver señala que algunos de los factores por los que se presenta esta patología son la úlcera y la distensión del intestino, que se presenta cuando se fermenta la comida o cuando el intestino sufre un cambio de posición o se tuerce.

En el caso de la úlcera, algunas manifestaciones para realizar una gastroscopia son cólicos; bostezos; salivación y rechinamiento de dientes; disminución de apetito o pérdida de peso. El procedimiento puede durar entre media hora y una hora, según la experiencia del profesional.

Foto Unimedios

A dieta para la gastroscopia

Antes de iniciar el procedimiento es necesario que el animal ayune durante un tiempo determinado: en los potros son 6 horas, y en caballos adultos entre 12 y 16 horas.

Este procedimiento se debe realizar bajo sedación, por eso el profesor Oliver explica que en la Clínica usa una combinación del tranquilizante Xilacina con una dosis de entre 0,5 y 1,1 mg/kg y un opioide llamado Butorfanol con una dosis de 0,5 mg/kg. Si no se tiene este analgésico se puede usar Tramadol, empleado en la medicina humana para dolores de columna.

Después se usa el gastroscopio, que permite tomar fotos y video. Este consta de un telepack o monitor y la sonda de tres metros de longitud, que inicialmente pasa por la nariz hasta introducirlo en el esófago, y a través de la sonda pasa el endoscopio.

Una vez se llega al esófago, se sopla para distenderlo y poder ver la mucosa gástrica, que es la capa que reviste las paredes internas del estómago. A través de la sonda se hace un lavado para poder ver las lesiones y recorrer el estómago. Por último se intenta mirar el píloro, una abertura inferior que comunica con el intestino delgado para un mejor diagnóstico de la úlcera gástrica.

Tras el diagnóstico, estas afecciones son tratadas con antiácidos que mitigan la acción de los jugos gástricos en el estómago. También se trata con medicamentos que bloquean la acción de la histamina que estimula la producción del ácido del estómago.

Cabe señalar que el tratamiento con medicamentos también se debe alternar con una alimentación equilibrada en relación con el forraje y el concentrado.

Cortesía Unimedios Por: fin/DGH/MLA/LOF

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.