Innovando en la educación sexual

El estudiante Juan Pablo Guzmán creó juego para fortalecer la comunicación familiar frente al tema de la sexualidad. ¿Crees que te la sabes todas? Te retamos a jugar Consexuados.

Fuente: PUJ Cali

¿Hablás de sexo con tus papás? ¿Te da pena? Papá y mamá, ¿cada cuánto dialogan de sexualidad con sus hijos? ¿falta de tiempo?

Poner este tema sobre la mesa ha sido por años un desafío familiar.

Con la idea precisamente de romper ese ‘hielo’ entre padres e hijos cuando se habla de sexualidad, Juan Pablo Guzmán, estudiante de Comunicación, creó Consexuados, un juego para dialogar sin tabúes.

Basta con poner a rodar la ruleta para poner a prueba los conocimientos sobre sexo que tienen los adolescentes y adultos, resolver dudas y compartir experiencias entre las dos generaciones. Lo que plantea Consexuados es que los padres no juzguen la forma como sus hijos viven su sexualidad, sino que se permitan participar, escuchar y dialogar con ellos mediante este juego sin que sean percibidos como entes de autoridad. “Que la educación sexual sea recíproca entre los participantes y esto lo permite la igualdad de condiciones que tienen los participantes, sus respuestas y testimonios tienen el mismo valor, lo que lleva a la construcción conjunta de conceptos entre padres e hijos a partir de lo que cada uno comparta”, explica su creador.

En Colombia, una de cada cinco adolescentes entre 15 y 19 años ha estado alguna vez en embarazo, según el Dane. Cada año en el país se presentan alrededor de 6.292 embarazos en niñas entre los 10 y 14 años, y 154.707 en adolescentes entre los 15 a los 19 años. Las zonas con mayor presencia de estos casos son Antioquia, Valle del Cauca, y la ciudad de Bogotá.

Basado en estos datos y la necesidad casi que inmediata de retomar el papel de los padres como actores fundamentales en la educación sexual de sus hijos, Juan Pablo materializó su estrategia de comunicación, requisito para su trabajo de grado, en un juego.

“De acuerdo con autores, como Paula Chacón en el 2008, los momentos de acción reflexiva, simbolización y apropiación abstracta desde la comunicación individual y grupal diseñados en el juego, permiten que los contenidos propuestos penetren en la realidad de los participantes”, explica el próximo comunicador javeriano.

Creación mutua

Cuatro meses tardó la construcción y el diseño de Consexuados. Su primera versión surgió en abril del 2017 para los pilotajes con los grupos de la investigación y en junio de ese mismo año se presentó su segunda versión, con algunas mejoras a partir de comentarios y sugerencias recibidas.

Su nombre se deriva de las palabras contexto, sexo y consenso, y es apto para jugarse a partir de los 13 años.

“Consexuados está inspirado en dos juegos: ‘LudiSex’, el cual tiene un carácter similar, y ‘Ratos, Retos y Ritos’, un juego erótico, que busca la estimulación de las fantasías de las parejas. Pero con la diferencia de que esta versión ‘made in’ javeriana está fundamentada en las cuatro dimensiones de la sexualidad expuestas por el doctor en sexualidad humana, Eusebio Rubio: erotismo, género, vínculo afectivo y reproductividad.

En la parte gráfica, como en la estructuración del juego, Juan Pablo contó con la asesoría de la profesora de PsicologíaLinda Teresa Orcasita, y el diseñador de Comunicación Visual, Robinson Castellanos.

Inicialmente, se ha pensado que el juego se venderá por pedido y a organizaciones que trabajan en pro del bienestar de la salud sexual y reproductiva en Colombia. También se ha contemplado su donación para futuras investigaciones sobre sexualidad desde diferentes campos del conocimiento, con el objetivo que permita un acercamiento a los posibles participantes.

¡Atrévete a jugar!

juego.jpg
Foto: PUJ Cali

Consexuados está compuesto con 150 preguntas, las cuales permiten a los participantes dialogar democráticamente sobre conocimientos y opiniones que tienen de sexualidad tanto en adolescentes como padres, o quienes asuman ese rol en cada familia, dado que para el diseño del juego se tuvieron en cuenta los diferentes tipos de familias: nucleares, las cuales cuentan con uno o más hijos y ambos padres; ensambladas, donde no hay madre ni padre biológico, pero hacen las veces de estos; monoparentales, a la cabeza solo de la madre o del padre, entre otras, tal.

Las preguntas de Consexuados están divididas tres categorías: ¿Qué sabemos?, ¿Qué hacemos?, ¿Qué hablamos?, con un total de 50 por cada una, y divididas  para hijos y padres. La regla del juego es que las preguntas dirigidas a los jóvenes deben ser leídas por los mayores y así de forma contraria. “Esto permite que los participantes sí traten los temas relacionados con la sexualidad, indiscutiblemente del rol que desempeñe en su familia; permitiendo, que puedan hacerse una retroalimentación una vez dada la respuesta entre quien pregunta y quien responde”, aclara Juan Pablo.

Categorías del juego:

  • ¿Qué sabemos?: preguntas sobre conocimientos específicos, las cuales contienen también sus respuestas para saber que tanto los participantes saben o desconocen del tema.
  • ¿Qué hacemos?: preguntas y enunciados con casos hipotéticos sobre posibles situaciones que se pueden presentar en la salud sexual y reproductiva.
  • ¿Qué hablamos?: enunciados con los que se busca una introspección en el proceder de las personas, y que relaten cuáles son los testimonios que ellos mismos comparten o han recibido frente al tema de la sexualidad, a partir de su propia educación.

¿Qué dicen quienes ya lo jugaron?

Ya varias familias se le midieron a jugar Consexuados. “En el caso de la familia ensamblada, quien asumía el rol de padre respondió las preguntas muy calmado y haciendo continua mención que cuando él era adolescente jamás se había imaginado participar en un juego de esta índole con sus padres. Además, se expresaron posiciones sobre diversidad sexual, tema que no se había dialogado antes en ese hogar”, cuenta Juan Pablo.

En la familia monoparental, el tema de la sexualidad ya se estaba tratando. Expresiones como “te acuerdas que”, “yo te dije hace tiempo que”, “no te olvides de lo que te he dicho”, dejaron entrever que entre madre e hija ya había una confianza para hablar del tema sin tabúes.

Finalmente, en el caso de la familia nuclear, convencional, cuenta Juan Pablo, sí fue un poco más cuidadoso, ya que era un tema poco tratado en su entorno. Por lo que fue necesaria la compañía la profesora Linda Orcasita, quien hizo las veces de mediadora.

“Hubo momentos sumamente enriquecedores en los que ambos hijos, más que todo el hombre, expusieron a sus padres inquietudes y comentarios. En las rondas, primó la participación del adolescente hombre y de su madre, tanto que hubo un momento de alteración en la pregunta referente al inicio de las relaciones sexuales, situación que se pudo manejar gracias a la mediadora. Mientras que la adolescente mujer y el padre fueron un poco más receptivos ante los comentarios que recibían de los otros participantes”, concluye el creador del juego después del piloto realizado.

Un panorama que reflejan los retos que tienen los padres y educadores en materia de sexualidad y que seguramente Consexuados ayudará a abordar de manera agradable y efectiva.

Fuente: Pontificia Universidad Javeriana Cali 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.