Turistas Afro, descubren cuál es la magia de las bibliotecas en el oriente de la ciudad

'Jet Black’ es una iniciativa de Darwin Balanta, en compañía de dos afrodescendientes de origen canadiense que busca visibilizar positivamente el oriente de Cali. Esa otra cara de la ciudad, hoy, llama la atención del mundo porque ahí están pasando cosas buenas.

 

Foto: Alcaldía Cali

‘Jet Black’ es una iniciativa de Darwin Balanta, en compañía de dos afrodescendientes de origen canadiense que busca visibilizar positivamente el oriente de Cali. Esa otra cara de la ciudad, hoy, llama la atención del mundo porque ahí están pasando cosas buenas.

La hermandad negra de América Latina está centrando su mirada en Cali. Es así como un grupo procedente de países como EE.UU, Canadá, Reino Unido y Uganda, llegó hasta la Biblioteca Pública Municipal del Centro de Emprendimiento Cultural, ubicado en el barrio El Pondaje, comuna 13, motivado por conocer las dinámicas e iniciativas de sus congéneres.

Es una mirada diferente hacia el turismo en Cali, una apuesta que le impregna un sentido humano y social a la “Sucursal del cielo” y la administración municipal ha dispuesto todo lo necesario para que los extranjeros conozcan y se enamoren, no solo de los paisajes, la brisa, el “sabor” y la música, sino de la gran riqueza cultural, de los talentos y de los componentes de transformación social que se implementan y en múltiples ocasiones, surgen, espontáneamente, en el oriente de la ciudad.

La Alcaldía de Santiago de Cali, en cabeza del alcalde Maurice Armitage, con el decidido liderazgo de la Secretaría de Cultura Municipal, desarrolla estrategias que permiten mostrar las manifestaciones culturales y su influencia, apostándole a atraer público internacional, nacional y local a lugares representativos, no convencionales de la ciudad.

Uno de esos es el oriente de Cali. Allí, con sus habitantes, se generan importantes procesos sociales, como por ejemplo, las bibliotecas, que ahora tienen un enfoque diferencial, determinado por transformar la red de bibliotecas en espacios de mayor aprovechamiento, no solamente para los niños, jóvenes, sino para la comunidad en general. Para ello, se trabaja en varios programas sociales que permiten una mirada que privilegia el enfoque social.

Entre estos programas se destacan: ‘Entre cortados’, ‘Alfabetización digital’, ‘Bici bibliotecas’, entre otros. Cada uno de ellos, ha posibilitado cambios importantes y tangibles en las familias que frecuentan la biblioteca de su barrio, pues han generado sentido de pertenencia, apropiación y un increíble interés colectivo, que ha derivado en la percepción generalizada de que ir a la biblioteca, es un encuentro de amigos y familiares en un club exclusivo para su disfrute.   

La respuesta ha sido tan positiva, que muchos emprendedores suman ideas y propuestas que ayudan a crecer y darle fuerza a estos procesos. Darwin Balanta asegura que para él, el oriente es la otra cara de Cali, esa ciudad que muchos no conocen.   

“Los negros no somos solo baile y música, somos mucho más”, expresó Balanta. “Hay todo un mundo por descubrir y explorar desde la Autopista Simón Bolívar hacía los límites del río Cauca, una población que le hace grandes aportes a la ciudad, en materia de desarrollo económico, social y cultural”, añadió.

Colombia tiene la tercera población negra más grande del continente americano, después de los EE.UU. y Brasil. El 50 % de la comunidad afrodescendiente está concentrado en la capital del Valle del Cauca y esta fue una de las motivaciones para que naciera la idea de mostrar lo bueno de la etnia ante el mundo.

Para la Secretaría de Cultura de Cali, es un acierto que se generen este tipo de iniciativas que fortalecen y potencialicen e impulsen la generación de ideas ingeniosas que desde el componente cultural propendan por desarrollar un turismo  consciente, cooperativo y focalizado para el Distrito de Aguablanca.

Los turistas conocieron de primera mano los diferentes programas que tiene la Secretaría en el territorio, entre esos ‘Aguablanca Emprende’, uno de los proyectos bandera que se ha convertido en un espacio de oportunidades de los distintos proyectos y emprendimientos de los sectores culturales.

Igualmente, experimentaron y conocieron que las bibliotecas de la ciudad no son como se las imaginaban, son mucho más. Distinguir niños jugando de un lado a otro, abuelos en internet, jóvenes interactuando, jugando dominó o ajedrez y amas de casa aprovechando estos espacios con sus hijos, les dejó una perspectiva única, que las bibliotecas son, literalmente, clubes culturales comunitarios, en donde se disfruta en familia, un proyecto que cada vez tiene mayor fuerza y reconocimiento en la región.

Finalmente, la agenda académica fue un punto clave para conjugar y  establecer convenios de talleres, conferencias, capacitaciones en la biblioteca. Estos temas, tratados en la ruta turística, se dieron con el objetivo de empezar a hacer otro tipo de turismo y que la Red de Bibliotecas Públicas sea una aliada y se fortalezcan mucho más las rutas de turismo social en la ciudad.

Fuente: Alcaldía Cali/Yuliana Valencia Bermúdez

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.