Humedales, ecosistemas promotores de trabajo articulado entre Estado y sociedad

Jeison Araujo, guarda humedal del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, quien estuvo presente en el conversatorio 'Recuperación de humedales: experiencias locales y nacionales', contando la historia del humedal de Charco Azul, su renacimiento, actualidad y proyección.

Foto: Alcaldía de Santiago de Cali

Sus ojos brillaban, en ellos se podía ver la felicidad por el deber cumplido y el orgullo que se genera cuando se trabaja por el bien común. Así se veía Jeison Araujo, guarda humedal del Departamento Administrativo de Gestión del Medio Ambiente, Dagma, quien estuvo presente en el conversatorio ‘Recuperación de humedales: experiencias locales y nacionales’, contando la historia del humedal de Charco Azul, su renacimiento, actualidad y proyección, durante la celebración del Día Mundial de los Humedales.

Jeison comenzó su labor por este ecosistema ubicado en el Oriente de Cali trabajando como miembro activo de su comunidad. “Empecé participando en las capacitaciones que daba Corpocuencas que manejaba la parte social y económica del proyecto de recuperación de la laguna de Charco Azul. A medida que fuimos avanzando me fui interesando un poco más, al saber que detrás del polideportivo que había por mi casa existía una laguna que fue azul y me nació la inquietud de volverla a ver azul”, narró el joven.

Durante su intervención relató historias de la tradición oral que le fueron transmitidas por sus ancestros, quienes contaban que alrededor de la laguna existía una mujer que se llevaba algunos hombres y les quitaba el miembro, y en sus aguas estaba una anguila eléctrica que era como una leyenda similar a la del monstruo del lago Ness en Escocia.

El joven ambientalista, quien pasó de su labor como líder comunitario a guarda humedal del Dagma, destacó que lo que se viene ahora es apostarle a un sueño: crear guías ecoturísticos capacitándolos en el tema de aves que es lo que más abunda en esta laguna, para que las instituciones públicas y privadas puedan acercarse con más frecuencia a hacer un recorrido por el humedal y todos se apropien más de esta riqueza ambiental.

Este joven activo, enamorado del medio ambiente y en especial del humedal Charco Azul, es una clara muestra de que cuando la comunidad se empodera y trabaja articuladamente con el gobierno y otras organizaciones, se logran resultados extraordinarios.

De ello, también da fe Germán Galindo Hernández, experto nacional, quien también estuvo invitado al conversatorio realizado en la Universidad Icesi, compartiendo la experiencia que tuvo en Bogotá con la recuperación del humedal La Conejera y la creación de la Política Pública de Humedales.

“En 1993 empezamos el trabajo porque los humedales estaban siendo rellenados por escombros y urbanizados, vertían aguas residuales y en otros había ganadería y agricultura. Para ese entonces, la Bogotá había perdido el 95% de los humedales. Nos organizamos como comunidad y empezamos a trabajar para proteger lo que quedaba”, explicó Galindo Hernández.

Según reseñó este magister en Gestión Ambiental para el Desarrollo Sostenible, se aplicaron muchos mecanismos de participación ciudadana que están en la Constitución Política de Colombia y en la normatividad ambiental. “Entramos en acción con actividades de control de los rellenos y de los vertimientos de aguas residuales. Empezamos a hacer la restauración ecológica, sembramos árboles, retiramos escombros y lodos que se habían colmatado; buscando recuperar los cuerpos de agua y la vegetación típica para favorecer el sitio como espacio para la avifauna”.

Durante su intervención también relató cómo se unieron al proceso las universidades: “Iniciamos procesos de investigación científica desarrollando más de 50 trabajos de tesis de pregrado y posgrados generando información aplicada para el proceso de recuperación. Se logró vincular al Estado en el proceso y al final de 10 años logramos convertir todo ese trabajo en la Política Pública de Humedales de Bogotá en el 2005”, agregó.

Galindo Hernández hace énfasis en que la unión de esfuerzos entre lo comunitario, lo académico, lo público y lo privado, trae grandes beneficios. “Esta ha sido la política pública más participativa que se ha hecho en el país porque fue hecha por las comunidades, la científica, la local, así como la participación de los institutos de investigación y las entidades del Estado encargadas del tema”, puntualizó.

La apertura del conversatorio ‘Recuperación de humedales: experiencias locales y nacionales’ estuvo a cargo de Luz Ángela Forero, consultora ambiental, quien destacó los logros que ha tenido Santiago de Cali en el tema de recuperación y conservación de los humedales, a través del Dagma, resaltando las labores en la Comuna 22, Charco Azul y El Pondaje.

La consultora también alentó a la Administración Municipal para que continúe las labores de implementación de los planes de acción de manejo de los humedales que ya tiene formulados y actualizados.

“En la comuna 22 hay que propender por mejorar la conectividad, definiendo unos criterios para que las obras de infraestrucuta acojan esas determinantes y podamos empezar a conectar estos ecosistemas. En el paisaje rural el Dagma ha hecho un trabajo muy importante con la C.V.C. tratando de recuperar los humedales de Navarro y El Hormiguero y no debe perder eso que ya inició”, enfatizó la experta.

Este conversatorio se realizó como la primera actividad que tiene programada el Dagma para celebrar durante febrero, el mes de los humedales. Esta celebración continuará con dos avistamientos de aves en los humedales de Las Garzas y Charco Azul, el 10 y 17 de febrero respectivamente, finalizando el 25 de febrero con la VI Bicicletada.

Fuente: Alcaldía de Santiago de Cali/Katherine Becerra Cárdenas Comunicaciones Dagma

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.