El maestro Baudilio Cuama será el gran homenajeado en la versión XXII del Petronio

Por su trayectoria, legado y saber ancestral, la Alcaldía de Cali decidió que el maestro Baudilio  Cuamá sea el gran homenajeado en la versión número 22 del Petronio Alvarez.

Cortesía: Alcaldía de Santiago de Cali

Arrullado por las aguas del río Raposo, la marimba de chonta, los cununos y el guasá, nació en el corregimiento El Tigre, entre Piangüita y Buenaventura, el 8 de diciembre de 1947, Baudilio Cuama Valencia.

El ser hijo del indígena Eloy Cuama y de la negra Bernardina Valencia, le dieron la astucia y la sensibilidad auditiva para identificar los materiales que le daban vida a los aires musicales del pacífico, así como el don para tocar “el piano de la selva”, que su padre también ejecutaba con suficiencia. Con el paso del tiempo se convirtió en violero o lutier, que son aquellas personas que construyen, ajustan o reparan instrumentos de cuerda frotada y pulsada, además de ser maestro de marimba para niños y jóvenes de Buenaventura.

Nació zambo iluminado. Cumpliendo la profecía de su padre, dice que se entrevistó con un duende a orillas del río Raposo y desde los 8 años de edad se inspiró y comenzó a golpear 8 y 10 latas de una madera fuerte, dura, oscura y jaspeada, extraída de una palma de frutos comestibles llamada “Chonta”.

Baudilio sabía que “eso” sonaba en distintas tonalidades porque su padre lo hacía. También supo que cuando el tronco de la palma bordeaba los 40 centímetros de diámetro, estaba listo para cortarlo en forma de canoa, dejarlo secar, hervirlo durante 20 minutos, sacarle la savia para que no se resquebrajara, dejarlo al sol durante tres días, lijarlo, impermeabilizarlo con cera de abeja, ponerle tres o cuatro capas de sellador, echarle un poco de laca y alistarlo para hacer barriles de licor, lanzas, flechas, dardos, cuchillos, machetes, bodoqueras y tablas para marimba.

Y fueron, justamente, las marimbas las que lo sedujeron y las que él dio a conocer a lo largo y ancho de la costa Pacífica de Buenaventura, pasando por Bello Horizonte, Isla Santa Ana, Las Palmas, Calima y Yurumanguí, hasta convertirse en el maestro marimbero encargado de transferir su sabiduría a un grupo de jóvenes en la Escuela Taller de Buenaventura, una de las ocho de este tipo que el Ministerio de Cultura tiene en todo el país, encargadas de recuperar los oficios tradicionales de cada una de las regiones colombianas.

Por su trayectoria, legado y saber ancestral, la Alcaldía de Santiago de Cali, a través de la Secretaría de Cultura, decidió unánimemente, en el comité conceptual del Festival Petronio Álvarez, que el maestro Baudilio sea el gran homenajeado en la versión número 22 del evento.

Según la directora del Festival, Yamileth Cortés Arboleda, “el comité estudió varias hojas de vida de excelentes candidatos a este homenaje, pero la calidad de Baudilio, el gran aporte que le ha dado a la música y a la tradición del Pacífico, desde muy temprana edad, han servido no solo para transmitir sus saberes a niños y jóvenes que conservan su identidad, sino que ha sido maestro, difusor, un orgullo de nuestro pacífico y sin duda, un ejemplo a seguir”.

Fuente:Alcaldía de Santiago de Cali/William López Arango  

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.