A cuidar el humedal Isaías Duarte Cancino

Con la certeza de que el empoderamiento ciudadano y el sentido de pertenencia por su territorio, son elementos fundamentales para el sostenimiento a mediano y largo plazo de los proyectos que ejecutan los gobiernos, el Dagma, convoca a los habitantes de las comunas 15 y 21 de Cali, que viven en los alrededores del humedal Isaías Duarte Cancino, para que ayuden a protegerlo.

Foto Dagma

De acuerdo al POT del 2014 el municipio de Santiago de Cali cuenta con 80 humedales, aproximadamente 60 de ellos en la zona urbana y el resto ubicados en la zona plana de los corregimientos de la ciudad.

Además del trabajo de recuperación que viene haciendo el Dagma de las franjas protectoras en el humedal Isaías Duarte Cancino, también viene trabajando en la restauración ecológica en el humedal lago de Las Garzas y La Babilla.

Desde el 2014, la Alcaldía de Cali, a través de su entidad ambiental, viene haciendo esfuerzos de recuperación de este ecosistema y en esta oportunidad hace un llamado a la ciudadanía para que apoye la labor de cuidado de esta importante zona. Según explica Ana María Valencia Hernández, líder del proceso humedales del Dagma, la entidad hace una labor de conservación pero es vital que la comunidad ayude a cuidarlo.

Según manifestó la funcionaria, en el 2014, con recursos de sobretasa y apoyo de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, en el humedal se hizo recuperación de 4 espejos de agua, que antiguamente eran un antiguo cauce del río Meléndez, y de las franjas protectoras; además, se construyó una infraestructura básica con senderos, señalética y unos puentes para facilitar el paso de los estudiantes hacia el colegio del mismo nombre del ecosistema. También se instalaron unos biosaludables que la comunidad utiliza para hacer ejercicios.
 
Cumpliendo con su misión de conservación, el Dagma viene haciendo la recuperación de los espejos de agua que se habían colmatado con vegetación y se hizo la recuperación del puente que había sido quemado. Igualmente se realizó recolección de residuos sólidos y embellecimiento, a través del mantenimiento de plantas ornamentales y siembra de árboles.

Es importante recordar que los humedales cumplen funciones ecosistémicas muy importantes como reguladores del sistema hídrico, es decir, según explica Valencia Hernández, que en temporada de lluvia ellos se llenan y evitan las inundaciones. También son importantes porque recargan los acuíferos de la ciudad y son refugios de flora y fauna nativa, y son precisamente los lugares de la ciudad donde más se encuentran concentradas las aves. “Nos visitan aves migratorias que llegan a estos espejos de agua a reproducirse y a descansar. Los humedales son fuentes de productividad primaria que sirve de alimento a muchos otros animales.

Finalmente, la funcionaria destacó que estos lugares también son muy importantes para la comunidad ya que en ellos se realizan caminatas ecológicas, actividades pasivas y de contemplación del paisaje.

Fuente: Dagma

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.