Daniel Eley transformó su propia adversidad en esperanza para jóvenes caleños

Daniel Eley estaba viajando por diferentes partes de Colombia cuando conoció Cali. Sintió tanto gusto que se quedó a vivir por un tiempo. Pasados unos meses, viajó hacia el Amazonas y tras lanzarse al río sufrió un fuerte golpe en la cabeza que lo dejo cuadrapléjico. Pensó que nunca más volvería a ser una persona feliz y productiva, pero el accidente le abrió otros espacios en su vida.

Foto cortesía de Daniel Eley

Por Lina Marcela Rodríguez-CBN

Inglés de nacimiento, Daniel Eley, llegó un día a Cali y decidió quedarse por un tiempo. Consiguió trabajo como profesor de inglés en agosto de 2009 y ese mismo año se fue de viaje al Amazonas. Allí cambió su vida.

Había pasado feliz su primera navidad en Cali  disfrutado de la Feria. Vivía como un extranjero al que le gustaba aprender a bailar salsa, pasear por todo lado y disfrutar de la vida. Pero el 1 de enero del año 2010 ocurrió el accidente que lo dejó cuadrapléjico. Su cuerpo quedó sin movilidad desde el cuello.

Foto de Daniel Eley / cuatro días después de su accidente

Estuvo dos días y medio en una clínica en Leticia. La primera semana presentó cuatro infartos y los médicos dieron a conocer a su madre un pronóstico poco alentador. Posteriormente, Eley tuvo otro infarto, pero esta vez su corazón empezó a latir por sí solo. Estuvo dos meses en un hospital en Bogotá y luego fue llevado a Inglaterra, en donde pasó nueve meses más hospitalizado.

A finales del año 2010 salió del hospital de Inglaterra. Para el año 2011, sin saber que iba a hacer con su vida, pensó en regresar a Colombia. Al pasar el tiempo, él quiso buscar algo más allá de la vida material o externa. 

Antes del accidente, Daniel vivía como un joven viajero, pero sintió que eso no lo llenaba realmente.  Finalmente encontró el coraje y la alegría por dentro. Ya no podía hacer uso de todo su cuerpo, pero su mente y espíritu, lo llevaron más allá de lo que alguna vez imaginó.

“Fue un aterrizaje espiritual. Las cosas que pensé que me iban a hacer feliz no eran las que en realidad me hacían feliz. Lo que me ha hecho feliz es poder ayudar a otros, y ver el impacto que eso tiene y también sentir el apoyo y el amor de muchas personas alrededor. Son muchas personas que me han dado el coraje y motivación”.

Descubrió todas sus capacidades y se asombró, porque eran más de las que creyó tener. Había realizado trabajo social como voluntario en Guatemala y el Salvador, pero el accidente en Colombia fue el impulso definitivo. 

“Me siento más motivado y fuerte que nunca, más sabio, más capaz. Tengo destrezas y potencial que no sabía que tenía y a veces tengo miedo de pensar que vida habría tenido si no me hubiera pasado el accidente, porque seguramente no habría descubierto el potencial que realmente tengo”.

A partir de lo que al principio fue un infortunio, logró desarrollar un trabajo de fortalecimiento interior; surgió en él otro modo de ver la vida, un viaje espiritual, lo que él llamó un “renacer”. 

La cita que lo inspiró cuando estaba en el momento más difícil, fue “sé el cambio que quieres ver del mundo”, de Mahatma Gandhi. Daniel decidió ser un ejemplo para las personas que quería ayudar.

Para él, el universo se volvió cómplice, las oportunidades llegaron y las cosas sucedieron. No pensó que tendría tanto éxito, ni que podría llegar tan lejos en su estado. 

Daniel buscó contactos para desarrollar un proyecto social en Cali. Afortunadamente encontró una fundación en Cali, con la cual se dio una excelente conexión.

Foto del equipo FEDUT y Daniel Eley

En 2012 se alió con la Fundación Educación Para Todos, y con ayuda del director de la misma, Jorge Tchira, creó su propia Fundación en Inglaterra, la cual nombro como The Dan Eley Foundation

Cuando se puso en marcha el proyecto social, él y sus colaboradores en Inglaterra estuvieron durante un año recaudando fondos para iniciar el primer programa de capacitación de jóvenes y niños de sectores vulnerables en Cali. 

Daniel había visto jóvenes con muchas capacidades, pero sin oportunidad de potenciarlas al no tener suficientes recursos económicos. Debido a esto, él quiso contribuir al desarrollo de las capacidades de los jóvenes mediante cursos educativos.

De esta forma, Daniel, con todo su equipo y con FEDUT, ha ayudado a que cientos de jóvenes y niños para que mejoren su presente y visibilicen un mejor futuro por medio de la educación. Igualmente, su fundación apoya a jóvenes ingleses, pero centra sus esfuerzos en la comunidad en Cali.

Foto de Daniel Eley / primer grupo de estudiantes exitosos

El mensaje que él quiere dar a estos jóvenes, es que se pueden vencer todos los obstáculos, y que se debe tener en cuenta que detrás de cada adversidad hay grandes oportunidades.

Cada seis meses Eley viene a Colombia, a su “segunda casa”. Comparte con los niños, habla con los jóvenes, conoce sus historias de vida y sigue su proceso. Los cambios que ve en ellos lo motivan, le reconfortan y le generan una sensación de enorme alegría.

A pesar de que su historia de vida es diferente a las de los jóvenes, se ha conectado con ellos motivándolos con su ejemplo a superar los problemas y a ser fuertes.

Compartiendo con los jóvenes y los niños, Daniel también ha aprendido a ser más humilde y agradecido, pues se siente afortunado por haber nacido en un país que ofrece buenas condiciones y aprecia más su vida porque casi la pierde en el accidente que ocurrió hace casi ocho años.

Convirtiendo una adversidad en crecimiento personal, solidarizándose y siendo un ejemplo de vida, Daniel Eley ha transformado vidas, siendo una continua fuente de inspiración para los jóvenes y niños que ha apoyado incondicionalmente.

Foto de Daniel Eley

One Response to "Daniel Eley transformó su propia adversidad en esperanza para jóvenes caleños"

  1. claudia nicholls   diciembre 1, 2017 at 8:15 pm

    BRAVO daniel, sos un duro.

    Claudia

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.