Política pública de libertad religiosa que fortalece sus valores

Con la aprobación de la ordenanza 029 por medio de la cual se adopta la política pública de libertad religiosa, de culto y conciencia en el Valle del Cauca, el departamento se convierte en el primero a nivel nacional en incluir dentro de su carta de navegación las diferentes creencias religiosas como actores presentes en la gestión gubernamental.

Foto Gobernación del Valle

La subdirectora de Planeación departamental, Sandra de las Lajas Torres, indicó que la política se construyó a través de mesas de trabajo participativo, apuntando al cumplimiento de 8 ejes fundamentales: Libertad religiosa y de cultos, Educación y formación, Participación e incidencia social, Paz con enfoque territorial, Cooperación interreligiosa e internacional para el desarrollo, Institucionalidad y transversalidad, Enfoque diferencial, y Familia.

“Esta política es la líder en este momento a nivel nacional, es el primer departamento que cuenta con una política pública a nivel departamental. Es muy importante decir que este trabajo lo hemos hecho de la mano con el Ministerio del Interior, que ha sido nuestro aliado y líder en el proceso, nos ha contribuido muchísimo”, dijo la funcionaria.

Destacó la participación del Comité departamental de libertad religiosa de culto y conciencia que fue creado con la Ordenanza 422 del año 2016 y la participaron de 1,500 personas del sector interreligioso de todo el departamento.

Expresó que lo anterior “nos da la tranquilidad de que lo aprobado en la Asamblea responde a las necesidades y a las aspiraciones de este sector que trabaja por el bien común del departamento, contribuyendo a fortalecer la convivencia, la paz, la reconstrucción del tejido social y los valores, y los principios”.

Sandra de Las Lajas Torres destacó que la Gobernadora ha cumplido con el sector inter-religioso, “que ha sido uno de sus compromisos dentro del Plan de Desarrollo, la formulación de esta política”.

“Esta política se convierte en una hoja de Ruta que cobija no solamente el período de la Gobernadora, sino de 10 años más sobre lo que se debe hacer para trabajar con el sector interreligioso; se convierte en estrategias, planes y acciones concretas para este sector que era invisible para el Estado”, concluyó.

Fuente: Gobernación del Valle / Marcela Quitián

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.