Con amor y perseverancia, Mireya les enseña a los habitantes de calle

Ana Mireya Ríos Sánchez es la profesora de primaria en la Fundación Samaritanos de la Calle. Ella tiene la difícil labor de activar las neuronas de los habitantes de calle que inician la primaria. Dice que son su reto diario y que un primer grupo haya terminado sus estudios es su mayor satisfacción.

Foto Alcaldía de Cali

“Desde que inicié mi carrera me gustó la labor social, para mí, tanto los estudiantes de la diurna como los de la nocturna, son lo más importante de mi trabajo, sacarlos adelante y que les vaya bien”, asegura la profesora.

Cuenta Mireya que algunos llegan con la mente en blanco, iletrados, perdidos, sin saber cómo empezar a estudiar, otros quienes ya han hecho la primaria han olvidado todo por culpa de la droga, y otro grupo es de empíricos, quienes han aprendido cosas básicas desde su experiencia. “A todos se les hace una prueba pedagógica que nos arroja la información de dónde podemos ubicarlos, es la metodología de escuela nueva que imparte experiencias desde la experiencia que tienen en la calle” explica la profesora.

El proceso de la primaria duró 10 meses, quienes llegan iletrados comienzan a aprender las figuras geométricas, luego las letras y los números, a quienes han olvidado todo se les hace un proceso de nivelación en el que se les recuerda las competencias básicas.

El secreto del éxito en su pedagogía dice que es la perseverancia, intentar una y otra vez y no desanimarse ante las dificultades, “son muy críticos, todo lo preguntan y me dicen, ¿de dónde sacó usted eso profe?, ¿por qué dice eso? Hay que explicarles y recordarles hasta cumplir con el objetivo”, puntualizó la profesora.

Este empeño y dedicación lo reconocen sus estudiantes, una de ellas es Janeth del Socorro Lozano, una mujer adulta que llegó iletrada a la Fundación, “ahora sé leer y escribir, para mí el apoyo de la profesora Mireya fue muy importante porque tiene mucha paciencia con nosotros”, dice Janeth, una vendedora ambulante que se defendía dando cambios sin saber ninguna operación aritmética.

Sandra Patricia Palacios es otra estudiante de primaria, ya terminó sus estudios y dice que sin la profesora no hubiera logrado aprender nada, “yo siempre la llamaba vea profe, no entiendo esto, lo otro, y ella me explicaba las veces que fuera necesario”, explicó Sandra.

La enseñanza de la primaria hace parte del componente pedagógico del eje de habitante de calle de la secretaría de Bienestar Social la cual se imparte desde la Fundación Samaritanos de la Calle, gracias al convenio con la Alcaldía de Cali.

Fuente: Alcaldía de Cali

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.