Cuando Unicentro cambió el estilo de comprar en Cali

Esta es la historia de un lugar que no es ajeno para nadie en Cali. La estudiante de Comunicación de la Pontificia Universidad Javeriana de Cali, Hayek Mitri Abud investigó cómo empezó todo.

 

Foto Conhistoria/El Páis
Foto Comhistoria/El País

Por Hayek Mitri Abud
Estudiante de Comunicación
Universidad Javeriana de Cali

Unicentro Cali fue el primer centro comercial en el extremo sur de Cali. Su construcción se inició en 1978 con la intención de crear un complejo comercial y residencial similar a los de la capital del país. Fue inaugurado en el año 1980.

El complejo fue construido por Pedro Gómez y Cia, como todos los centros de la marca Unicentro alrededor del país, y por eso mismo causó tanto impacto en la ciudad, pues ésta no contaba con lugar de tal magnitud, que se comparara con los de Bogotá. Los espacios libres hicieron de Unicentro Cali un lugar bastante atractivo para el público.

Tuve la posibilidad de conversar con el señor Luis Fernando Yanguas, propietario  de Yanguas Joyeros, un local comercial que ha estado allí desde sus inicios.

El señor Yanguas resaltó el impacto que tuvo Unicentro en la ciudad. En su estructura, contaba con parqueaderos y pasillos grandes, lo cual fue un gran cambio, ya que los caleños estaban acostumbrados al comercio del centro y de la avenida sexta, caracterizado por ser abierto e independiente un negocio del otro.

Foto Comhistoria/ El País
Foto Comhistoria/ El País

Destacó también que un elemento que marcó mucho la diferencia con lo que se frecuentaba previamente, fueron los cines, la inauguración de Unicali Uno y Dos, un cine múltiple, lo cual llamo la atención del público, ya que las salas de cine del centro de la ciudad eran independientes.

Recordó igualmente el supermercado Súper ley, que se construyó muy completo con la idea de que las personas que lo frecuentaran fueran de estratos altos.

Así mismo, aclaró que el centro comercial se desarrolló poco a poco como un sitio “exclusivo”, pues era visitado principalmente por habitantes de estratos cinco y seis, lo cual era sencillo distinguir, por su cercanía a lo que era la zona campestre de Ciudad Jardín, y porque en ese entonces el lugar donde estaba ubicado Unicentro, era considerado una zona fuera de la ciudad, es decir que era más accesible para personas con vehículo, considerando también que el transporte público no paraba con mucha frecuencia por allí y seguía de largo hasta la entrada de la Universidad del Valle por la que actualmente ingresan las motos.

Comercialmente, “Unicentro no era lo que hoy conocemos”, me compartió Yanguas. Contaba con pocos establecimientos, como el ya mencionado cine y el supermercado, así como con algunos bancos y un local llamado Sears, el primer almacén por departamentos de Cali.

Foto Comhistoria/El País
Foto Comhistoria/El País

Carecía de plazoleta de comidas, gozaba simplemente de quioscos ubicados en los pasillos, a excepción del restaurante La Estación, que prevalece aún. Este local organizaba mesas y sillas encerradas por plantas, para la comodidad de los clientes.

Yanguas insistió que la vida del comerciante en los años 80 no fue nada fácil y me dijo que personalmente tuvo que poner mucho en juego. El comercio no se movía mucho en ese lugar, por la lejanía y también porque en esa época no existía la cultura de los centros comerciales, pues todos los ciudadanos estaban acostumbrados a los lugares abiertos del centro de Cali.

Sin embargo, muy orgulloso, me comenta que solo aquellos comerciantes que le pusieron el suficiente empeño desde el principio, son los que actualmente tienen sus negocios sólidos y duraderos.

Hoy en día, el señor Luis Fernando Yanguas es dueño de las Yanguas Joyeros que se ubican en varios centros comerciales alrededor de la ciudad y es miembro del consejo de varios de ellos incluyendo Unicentro.

Hoy disfruta del presente de Unicentro, que ha crecido de forma desmedida, y predice un gran futuro, pues espera que este complejo siga evolucionado de manera que pueda siempre encontrarse con las expectativas del público.

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.