Estudiante de la UAO inventa protección para sillas de los vehículos

Alejandro Gaviria es estudiante de Comunicación Publicitaria y propietario de Zupra Cover, una empresa que se dedica a la producción y venta de covers que brindan protección y comodidad.

Alejandro Gaviria / Foto Universidad Autónoma de Occidente
Alejandro Gaviria / Foto Universidad Autónoma de Occidente

“Si yo lo necesitaba, muchas personas también”, pensaba Alejandro Gaviria, estudiante de Comunicación publicitaria de la Universidad Autónoma de Occidente, y propietario de Zupra Cover, una idea de emprendimiento que nació a mediados del 2015, con la idea de proteger las sillas delanteras de los carros de líquidos y polvo.

“Todo empezó por necesidad propia, pues yo salía de hacer ejercicio y no quería ensuciar el asiento del carro y veía que no existía ningún producto, diferente a una toalla, que lo protegiera. Al principio no hice más de 20 unidades que se vendieron en la primera semana y ahí pensé que, así como yo lo necesito, podían haber muchas más personas que también”, cuenta el joven de 24 años.

Alejandro es de los que cree que “grandes proyectos salen de la propia necesidad, pues muchas veces decimos ¿Por qué no existe algo para eso? y nos quedamos quietos y no actuamos. Lo que debemos hacer es que si no existe, crearlo”, asegura el estudiante de décimo semestre.

Zupra Covers

Hoy, año y medio después, Zupra Cover tiene tres productos: protector para asiento delantero, protector para asiento trasero y limpiador de la tela, eliminador de olores y bacterias. Estos productos están dirigidos para quienes realizan algún deporte, trabajan en obras y aquellos que tienen mascotas.

Sin embargo, el emprendedor busca seguir innovando con sus productos pues “según las tendencias del mercado y lo que se esté usando en el momento, nosotros buscamos cómo proteger esos nuevos productos, cubrir con las necesidades que surgen y así innovar en el mercado”, asegura.

La empresa no cuenta con un punto fijo y tampoco tiene empleados, por el momento toda la producción se hace por contratación de servicio, en el que participan cuatro personas. En cuanto a las ventas, se hacen en gimnasios de la ciudad y por redes sociales, lo que ha permitido hacer envíos a Bogotá, Medellín, Estados Unidos, México y Venezuela.

Fuente: Universidad Autonoma

 

 

 

 

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.