El misterio de Fátima con ojos de niño

Hace 100 años, tres niños portugueses experimentaban apariciones de seres luminosos que les iban dando pistas acerca de sucesos que acontecerían a la humanidad a lo largo del Siglo XX, entre ellos la Segunda Guerra Mundial y el atentado al Papa Juan Pablo II. Cali Buenas Noticias estuvo en el sitio de las apariciones.

Por Jorge Manrique Grisales
Director de Cali Buenas Noticias
Cova da Iria (Portugal)

Un reloj digital marca los días, horas, minutos y segundos que faltan para el 13 de mayo de 2017, fecha en la que se cumplen 100 años del misterio de Fátima que a lo largo del Siglo XX y lo que va del XXI ha arrojado luces y sombras sobre el destino de la humanidad.

reloj
Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Llegar a Cova de Iria, donde tres niños pastores vieron una aparición del cielo, implica atravesar una selva de autobuses de mucho colores y nacionalidades que llevan hasta allí a los devotos de la Vírgen María provenientes de todo el mundo.

Ocurrió un domingo de mayo de 1917 cuando Francisco y Jacinta Martos, de nueve y siete años, junto a su prima Lucía Dos Santos, de 10 años, estaban en el campo haciendo lo que los niños a su edad hacían en aquella época en una sociedad mayoritariamente agrícola: pastorear ovejas. Desde hacía tres años, Europa conocía una vez más el rostro de la muerte, esta vez de la mano de la Primera Guerra Mundial. Portugal atravesaba por reformas políticas y también hizo parte del ruido de cañones.

Lucía, Francisco y Jacinta / Foto Joshua Benoliel - http://www.santuario-fatima.pt in Ilustração Portuguesa no. 610, 29 October 1917, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6785257
Lucía, Francisco y Jacinta / Foto Joshua Benoliel – http://www.santuario-fatima.pt in Ilustração Portuguesa no. 610, 29 October 1917, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=6785257

Todo pasó sobre una encina. Jacinta, Francisco y Lucía vieron una señora vestida de blanco que resplandecía como el sol. Los tres eran analfabetas y su tradición religiosa la heredaron de sus padres en una interminable cadena que relatos y prácticas piadosas que pasaron de generación en generación. Las revelaciones habían comenzado un año antes cuando un angel les anticipó a los pequeños las apariciones de la Vírgen María y les enseñó a orar

Ellos lo vieron todo y así mismo lo contaron a sus padres. Asombro, incredulidad, miedo, fueron los sentimientos que atravesaron a los adultos al escuchar aquel prodigio. Los pequeños lo contaron con la naturalidad con la que corre el agua, la misma que hoy miles de peregrinos se llevan como reliquia del lugar.

Foto Jorge Manrique Grisales-CBN
Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

La escena se recrea en una capilla construida en el mismo lugar de las apariciones y donde se venera una imagen de la señora vestida de blanco y coronada de oro. Muchos caen de rodillas al pisar aquella tierra y recorren así largos trayectos desde los buses o desde la Basílica de la Santísima Trinidad, el gran santuario construido para los peregrinos y que puede albergar a 8.500 personas. La imagen conmueve. Señoras, niños, penitentes de todas partes, a quienes los anima la fe para que sus rodillas aguanten el trajín del pavimento.

De la capilla de las apariciones salen procesiones con pendones y los asientos no duran desocupados ni un minuto. Pero eso no importa para quienes se conforman con estar allí de pie o de rodillas. De un costado del lugar se percibe el olor a cera de velas que se encienden y se consumen con la esperanza de un milagro.

Foto Jorge Manrique Grisales-CBN
Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

Cerca de allí se levanta la Basílica de Nuestra Señora de Fátima en la que reposan los restos de los tres pastorcitos. A la derecha Francisco y a la izquierda Jacinta y Lucía. La tumba de Francisco es sencilla. Sobre la pared aparece un relieve que lo representa cargando un corderito entre sus brazos. La de las niñas es un poco más alegre. Muestra a Jacinta rodeada de ovejas viviendo esa vida sencilla que los niños  llevaron hasta cuando comenzaron a hacer parte de la leyenda.

Francisco no vivió mucho después de las apariciones. La gripa española que asoló a Europa a finales de la Primera Guerra Mundial lo contó entre sus víctimas en 1919. La señora de blanco se lo había vaticinado en las visiones. Les había dicho a los tres que sufrirían mucho.

velas
Foto Jorge Manrique Grisales-CBN

De todas formas, la figura de Francisco es cautivante pues fue el primero que se llevó los secretos de Fátima a la tumba. Meses después, en 1920, moriría su hermana Jacinta por las mismas causas. Lucía se consagró a la vida religiosa en un convento de clausura y quedó como la única depositaria de las revelaciones que entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, les hizo la señora vestida de luz a ella y a sus primos.

Lucía, quien vivió hasta los 97 años, le dijo al Papa Juan Pablo II que en él se cumplió la profecía de Fátima de un atentado contra un pontífice. Los otros dos secretos tienen que ver con la Segunda Guerra Mundial y el retorno de Rusia al Catolicismo.

Foto Jorge Manrique Grisales
Foto Jorge Manrique Grisales

Por encima del santuario de Fátima cruzan muchos aviones que conectan a Europa con América. Es como una huella en el camino que queda dibujada con el rastro que dejan las aeronaves en el cielo azul. Bajo ese mismo cielo, el periodista Avelino de Almeida, del diario O Século relató cómo el sol “danzó” el 13 de octubre de 1917 ante la mirada atónita de unas 40 mil personas reunidas en la encina donde a la señora vestida de blanco hizo sus revelaciones a los niños.

El reloj digital sigue avanzando hacia la fecha más importante para el mundo católico en lo que tiene que ver con la tradición mariana. El 13 de mayo de 2017 se recordará como hace 100 años, Francisco, Jacinta y Lucía comenzaron a conocer con sus ojos de niño las revelaciones acerca del destino de la humanidad, ligado a la fe y a la devoción a la Vírgen María.

Fotos de Jorge Manrique Grisales-CBN

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

One Response to "El misterio de Fátima con ojos de niño"

  1. Milbia Franco   marzo 20, 2017 at 3:27 am

    Que hermosa expectativa para la celebración de cien años en que Nuestra Madre del cielo nos miró con amor y nos hizo un llamado a la conversión a través de la inocencia de unos niños,
    Muy buen relato.

    Responder

Deje un comentario

Su dirección de correo no será publicada.